Ya faltan muy poquitas semanas para que la liga universitaria americana dé el pistoletazo inicial y con ella los descubrimientos, los talentos, las polémicas y sobre todo un baloncesto completamente diferente a todo lo conocido. El college basketball es un emblema en los Estados Unidos y cada vez son más los fans que surgen año a año en todo el mundo. Novedades importantes en las reglas que tienen como objetivo hacer aumentar el ritmo de juego y universidades nuevas que se unen a los clásicos favoritos son las grandes noticias de una temporada que promete dar más espectáculo que nunca. Desde Fullbasket os intentamos traer de una forma rápida y directa todo aquello que la gente nueva en este mundo deba tener en cuenta de cara a la temporada 2015-2016. 3,2,1, esto arranca.

 

El formato

 

Habrá gente que se inicie esta temporada en el baloncesto universitario, y por tanto que menos que arrancar este análisis de la temporada explicando el formato de competición en College Basketball, completamente distinto al resto de ligas tanto profesionales como amateurs de este deporte. La temporada se divide en tres etapas diferentes:

 

  • Non-conference games: Como indica su nombre, en el primer tramo de la temporada los equipos del país se enfrentan entre ellos tanto en determinados torneos como en partidos individuales sin contar para nada la conferencia en la que estén incluidos. Esta primera etapa de la temporada es similar a una pretemporada al uso con la diferencia que el récord del equipo se tiene en cuenta para una futura clasificación para el torneo final, así como los rivales que haya tenido un determinado equipo durante ese calendario non-conference. De esta manera, la posición de las universidades en el Ranking se determinará en función de la entidad de los equipos que disputen los partidos y el resultado cosechado.
  • Campeonatos de conferencia: En esta segunda etapa de la temporada, todos los equipos de la división I de la NCAA jugarán en sus respectivas conferencias (32) y competirán por llevarse el campeonato, que da pase directo al torneo final, denominado por todos como March Madness. La estructura general de estos campeonatos de conferencia consta de una regular season, que determinará los seeds con los que llegará cada equipo al torneo de conferencia, y unos playoffs que indicarán mediante eliminatorias quién es el campeón de cada una de ellas.
  • Torneos de postemporada: A pesar de que el objetivo de toda universidad en la división I es llegar a ganar la ansiada March Madness o Locura de Marzo, esta no es la única competición de postemporada que se disputa en Marzo. Un comité de expertos es el que se encarga de determinar que otros equipos accederán al torneo junto a los campeones de conferencia en función del récord de victorias-derrotas y la dureza de calendario de los equipos en el denominado Selection Sunday. Es por ello que este día se fija como un día importante en el calendario deportivo americano, pues las polémicas sobre equipos clasificados y otros que se quedan fuera del torneo están a la orden del día todas las temporadas. Los equipos que rozan el pase al torneo final y no lo consiguen son llamados normalmente pera jugar el NIT, el segundo torneo universitario más importante de USA y que es retransmitido todos los años por ESPN en fechas cercanas a la March Madness.

 

Miembros del comité

  • Scott Barnes, Committee chair and director of athletics at Utah State University.
  • Joe Alleva, director of athletics, Louisiana State University
  • Joe Castiglione, director of athletics, Oklahoma University
  • Janet Cone, director of athletics, University of North Carolina at Asheville
  • Tom Holmoe, director of athletics, Brigham Young University
  • Mark Hollis, director of athletics, Michigan State University
  • Judy MacLeod, executive associate commissioner, Conference USA
  • Bernard Muir, director of athletics, Stanford University
  • Bruce Rasmussen, director of athletics, Creighton University
  • Peter Roby, director of athletics, Northeastern University

 

 

Los equipos

 

Tras una temporada 2014-2015 marcada por el espectacular papel de unos Wildcats imbatidos hasta la Final Four y claros candidatos al título, que dejó a Duke como claro campeón tras vencer a Wisconsin en la gran final,  el nuevo año se presenta competido con la vuelta de proyectos continuistas como el de North Carolina y la aspiración de otros desaparecidos los últimos años como Maryland. Duke y Kentucky sufren cambios drásticos en sus plantillas, pero como siempre con Coach K y Calipari en los banquillos, los dos proyectos más importantes del panorama universitario volverán a poner todo sobre la mesa para alzarse con la lucha por otro campeonato más en sus vitrinas. Junto a ellos buscarán dar la sorpresa distintos equipos que la temporada pasada dejaron mal sabor en la March Madness. Kansas Jayhwaks conserva a su núcleo del año pasado y recibe a un top recruit como Diallo, Virginia volverá a poner las cosas muy complicadas en la ACC y Niang y sus Cyclones volverán a hacer un intento más con la decisión de su máxima estrella de quedarse para su temporada Senior.

 

1

Tras la salida récord de siete jugadores rumbo al profesionalismo, Calipari ha sabido reconducir con la reclasificación del canadiense Jamal Murray un proyecto que pintaba realmente mal tras la pérdida de recruits de renombre como Brandon Ingram o Jaylen Brown rumbo a otros proyecto deportivos alternativos. Se llegó incluso a cuestionar si Calipari había perdido potencia en cuanto al reclutamiento, pero la llegada de una de las sensaciones del pasado Nike Hoop Summit junto con el recruit de otros dos jugadores 5 estrellas como Briscoe y el potencial número 1 del Draft 2016, Skal Labbisiere, vuelven a poner a los Wildcats como claros candidatos al título.  Tyler Ullis dará un paso al frente desde la dirección, y todas las miradas se vuelcan sobre él tras su buena temporada freshman a la sombra de los Harrison. Maravilloso en la dirección en todos los minutos que ha estado en pista, el pequeño base de los de Lexington se convierte en una pieza vital de cara a los éxitos de Calipari y los suyos. Junto a él, el senior Alex Poythress vuelve a tope tras su lesión del cruzado la temporada pasada, y buscará reinventarse tras varias temporadas lejos del nivel mostrado en su temporada freshman. Marcus Lee completa el núcleo central. Con un gran desarrollo este verano en palabras del staff técnico de los Wildcats, Lee apunta a compartir minutos de intensidad y defensa junto al haitiano Labbisiere, que tendrá que ser el motor interior sustituyendo al dominicano Towns. Labbisiere está llamado a ser uno de los grandes nombres de la temporada. Con una capacidad atlética increíble y para anotar de múltiples maneras, el jugador procedente de Lausanne Collegiate School está llamado a ser el referente interior de Kentucky. La versatilidad de Briscoe y Murray dotará de muchos minutos con dos bases en cancha y de alternativas distintas a lo que será capaz de proponer Ullis sobre la pista. El canadiense ha sido uno de los nombres destacados desde el final de la temporada pasada y este verano, donde ha cuajado una actuación sensacional tanto con la selección canadiense a sus 18 años como en el Nike Hoop Summit, donde terminó con 30 puntos en una auténtica exhibición. Es por todo esto que imitar lo sucedido la pasada campaña será imposible, pero la diversidad de armas y alternativas con la que cuenta Calipari le permitirá volver a pelear por el título un año más.

 

Junto a los Wildcats, el último rey del one&done, Duke Blue Devils se vuelve a presentar como alternativa y aspirante a Final Four. Los vigentes campeones han perdido al completo al núcleo que ganó el campeonato la pasada campaña, pero Coach K ha sabido actuar a tiempo y solucionar con la reclasificación de Derryck Thornton la dudosa salida de una pieza clave como Tyus Jones la pasada campaña. Thornton es sustituto ideal para el ahora jugador de Minnesota Timberwolves. Excelente visión de juego, manejo de balón, pase y agresividad de cara al aro dan la posibilidad a Coach K de volver a tener un jefe sobre la pista otro año más. Junto a él, Grayson Allen tendrá que dar un paso al frente y enseñar con consistencia lo mostrado en el pasado torneo final, donde su actuación desde el banquillo fue sobresaliente. Su capacidad atlética para ir al aro está llamado a darle una dimensión distinta al equipo de lo mostrado por otro emblema de los Blue Devils que ha abandonado el equipo, Quinn Cook, este verano. La llegada de Brandon Ingram, probablemente el freshman con más opciones de  ser el Newcomer of the Year junto a Ben Simmons, es la gran noticia en cuanto al reclutamiento de Coach K esta temporada. Su espectacular físico, talento y lanzamiento exterior hacen de él uno de los mejores jugadores de la nación desde ya. El único pero es su aspecto frágil, pero visto lo que ha evolucionado Winslow la pasada temporada a las órdenes del entrenador más laureado del baloncesto universitario, los fans de Duke tienen motivos para ilusionarse de nuevo. No extrañaría ver como Ingram se adapta al puesto de 4 abierto mientras otro All American, Luke Kennard ocupa el puesto de alero. Anotador incansable en su etapa de High School, Kennard dará alternativa anotadora desde la segunda unidad. Las grandes dudas de Duke llegan en su juego interior. La inconsistencia del pequeño de los Plumlee y las dudas sobre el juego de Amile Jefferson ponen al recruit Chase Jeter con más minutos de lo esperado en su primera temporada en Durham desde el banquillo. Un equipo con un potencial anotador impresionante que basará su juego en la transición, y que sin ningún lugar a dudas vuelve a dejar una actuación brillante de Krzyzewski en su reciclado como reclutador de one&dones.

 

Dando lucha a ambos una vez más estará North Carolina. A pesar de no poder reclutar a ninguno de los objetivos que Roy Williams se fijó para esta temporada por su escándalo deportivo fuera de las canchas (Brandon Ingram es nativo de NC), los Tar Heels buscarán seguir con la continuidad de su proyecto y el desarrollo en jugadores claves. Dirigidos una temporada más por Marcus Paige desde el backcourt, el paso adelante de jugadores como el sophomore Justin Jackson, que cuajó una gran temporada freshman y Joel Berry II en la dirección se presuponen vitales para acompañar a la estrella local desde el perímetro. El reclutamiento de Kenny Williams dotará a UNC de más tiro exterior, tarea que la pasada campaña sólo pudo desempeñar Page y el recién undrafteado J.P Tokoto a nivel decente. Junto a ellos Roy Williams tendrá que gestionar uno de los mejores juegos interiores de todo el baloncesto universitario. La última temporada de Brice Johnson en Chapel Hill promete ser todavía más dominante que la anterior, y la energía de Hicks desde el banquillo dará buenos minutos para suplir a un Kennedy Meeks que ha ido de más a menos la pasada campaña (incluyendo una lesión de rodilla en el torneo final). La experencia es un grado en college basketball, y es por ello que  la química y propuesta continuísta de Williams desde el banquillo hará que los Tar Heels vuelvan a presentar batalla tras caer en Sweet 16 frente a Wisconsin la pasada temporada.

 

El gran cuartero de aspirantes lo cierra claramente Maryland Terrapins. En un artículo anterior comentaba el potencial de los de Turgeon para esta temporada, en parte gracias a la gran labor en el recruiting del segundo mejor pívot de toda la nación, Diamond Stone. La presencia interior de un jugador capaz de generarse de múltiples maneras canastas a este nivel es un punto de inflexión para cualquier universidad. Junto a él, el desarrollo de una estrella en potencia como Melo Trimble en dirección de juego y la batería de lanzamiento exterior que proponen los Terrapins para esta temporada conforman un quinteto titular al nivel de aquel que ganó la Final Four en 2002 y que estaba comandado por un sensacional Juan Dixon. La duda sobre Maryland es como serán capaces de llevar la presión y alcanzar unas expectactivas que hacía muchos años no llegaban a College Park. El acoplamiento de piezas como Sulaimon se antoja clave, y el desarrollo de su joven banquillo dando minutos de calidad será otra de las claves en el rendimiento de un equipo que promete volver a lo más alto diez años después.

 

2

La segunda terna de aspirantes ha optado por proyectos continuístas. Kansas recupera a su gran líder Perry Ellis en su año senior, y el interior promete ser uno de los grandes nombres de la Big 12. Junto a él formará pareja interior otro de los grandes recruits de los últimos dos meses. El futuro de Cheick Diallo ha sido incierto hasta los últimos compases del proceso de reclutamiento, pero finalmente Bill Self ha conseguido traerse a un monstruo físico que para sorpresa de todos ha sorprendiendo con más aptitudes que su físico. MVP tanto del pasado McDonalds All American como del Jordan Brand Classic, Diallo muestra una capacidad especial para ser un factor clave. Aunque es improbable verlo en el quinteto desde el inicio con Jamari Traylor en la plantilla, es cuestión de tiempo que Diallo se haga con el puesto si muestra esa fortaleza que ha encandilado a muchos detractores tras dos de los grandes partidos de estrellas de instituto. La NCAA todavía no ha admitido al jugador apto para jugar, por lo que la decisión se podría cerrar muy pronto. El otro punto claro de las aspiraciones de los Jayhawks está en Wayne Selden. Con un rendimiento muy inferior a lo esperado tras su etapa de instituto, el alero deberá mejorar su toma de decisiones y porcentajes respecto a una temporada pasada en la que anotó por debajo del 40% en lanzamientos de corta y media distancia. Su hype ha ido disminuyendo con el paso de los partidos, y su paupérrima actuación en el torneo el pasado Marzo ha dejado a los fans de los Jayhawks con serias dudas respecto a lo que podrá hacer esta temporada. Junto a él y a Graham estará Frank Mason como líder de operaciones. El base ha sido el mejor jugador de Kansas la temporada pasada tras Ellis, por lo que este año este año Self espera un paso más del junior para situarse definitivamente como el gran base de la Big 12.

 

Iowa State vuelve con todo para rivalizar otra vez más con Kansas por el título de la Big 12. Con el mejor base de la conferencia y el mejor interior, la gran pérdida de los Cyclones ha llegado desde el banquillo. Uno de los grandes técnicos de la NCAA, Fred Hoiberg, ha puesto rumbo Chicago y las dudas sobre el trabajo de Steve Prohm llegarán desde el primer minuto. Niang ha decidido no presentarse al Draft ante la sorpresa de muchos, y solo por ello Iowa State vuelve a ser candidato para hacer otro buen papel en el torneo final. El forward de los Cyclones hace de todo y bien, capaz tanto de anotar, como de rebotear y pasar el balón, el jugador de Methuen es el claro motor de un equipo que tendrá que volver a lograr una identidad nueva. Junto a él la dirección del equipo será comandada por uno de los mejores bases de toda la nación, Monté Morris. Capaz tanto de anotar como de llevar la batuta del equipo, el mejor base en asistencias-pérdidas de la pasada campaña buscará anotar un poco más esta campaña con la pérdida de otra pieza del backcourt como Jones. Junto a ellos, los seniors Nitrou-Long y el forward McKay volverán a dotar a los Cyclones de un grupo experimentado y veterano capaz de ser una fuerza dominante en ataque, pero a la que Prohm quiere dotar de caracter defensivo (su gran pero) en su llegada al equipo tras sus buenas campañas en Murray State.

 

Por último, la lucha entre equipos como Gonzaga, que sufre la pérdida de su trío exterior pero conserva al para muchos mejor juego interior de la nación con Wiltjer, Karnowski y Sabonis, Virginia y Villanova (gran decepción de Marzo sin ninguna duda) promete dar mucho espectáculo en una temporada más que igualada. Mención especial para la Universidad de California, a la que Cuonzo Martin ha sabido volver a poner en el mapa con el recruit de dos cinco estrellas como Jaylen Brown e Ivan Rabb. El añadido de estos dos jugadores le da a Tyrone Wallace, uno de los grandes nombres en la PAC 12 la pasada campaña otras dos referencias en ataque, y dos jugadores muy físicos para conformar un equipo que a priori debería mostrar una buena defensa la próxima campaña. La capacidad en ataque está fuera de toda duda. Jaylen Brown es capaz de cubrir cualquiera de las 4 posiciones, mientras que Rabb es un arma más que capaz en transición y en el juego de 2×2. Su desarrollo físico en sus primeros meses en los Golden Bears es espectacular, y su agilidad y capacidad defensiva dotan a Cal de las herramientas necesarias para plantar cara esta vez sé a una Arizona en reconstrucción. A pesar de perder a cuatro de sus titulares la temporada pasada, la profundidad de plantilla y la llegada de Allonzo Trier ponen a los Wildcats como claros favoritos en su conferencia y a dar más que sustos en el torneo final. La defensa de Tarczewski, al que muchos ponían fuera del equipo este verano y el transfer de Ryan Anderson le da una solidez interior al equipo tanto en el rebote como en anotación. Por fuera, la anotación de Allonzo Trier y el tiro Gabe York, que cuajó una buena acutación en la March Madness esperan el desarrollo de Jackson-Cartwright tras una temporada freshman sin muchos minutos con la presencia de Stanley Johnson y Hollis-Jefferson en el equipo.

 

Por último, hay que prestar atención también a unos Sooners que tras caer la pasada temporada en el Sweet 16 vuelven a colocarse como alternativa aspirante gracias a la vuelta del jugador del año en la Big 12 la pasada temporada, el senior Buddie Hield, que tras admitir que todavía veía un proyecto ganador en Oklahoma ha decidido volver a ser la punta de lanza de un programa que tan sólo ha tenido la pérdida de TaShawn Thomas en el juego interior. El desarrollo en ataque de Cousins en el backcourt y la producción de Spangler prometen poner a los Sooners como contendientes a la Pac 12 y a mejorar su actuación de la temporada pasada en el torneo final, donde Michigan St logró la campanada al vencer por 62-58.

 

Las figuras

 

simmons

Si tenemos que hablar del recruit más esperanzador de la clase del 2015 ese es el australiano Ben Simmons. El jugador procedente de Montverde dejó su Australia natal para iniciar su carrera en el baloncesto en Estados Unidos a diferencia de su amigo Dante Exum que siguió formándose en las Antípodas, y desde ese momento la popularidad del jugador no ha dejado de crecer. Considerado para muchos el heredero de Lebron James en un futuro, Simmons es probablemente el recruit con más hype desde la aparición de Anthony Davis. Ala pívot autodenominado point forward, Simmons es el jugador total. Puede jugar en las 5 posiciones de ataque y es capaz de defender cualquiera de ellas a buen nivel. Espectacular manejo de balón para su altura, y anotador brutal, Simmons es también un gran arma en defensa. Capaz de rebotear, gran físico y excelente tamaño para un jugador en su posición, el australiano parece no tener debilidad alguna. Muchos scouts NBA han declarado al jugador incontestable número 1 del draft y probablemente el mejor jugador de la nación esta misma temporada. Su carácter ganador y liderazgo son además dos virtudes claras en el desarrollo de un jugador que ha llevado a su instituto a ganar 3 campeonatos estatales consecutivos. Con la salida de Mickey y Martin, él y Antonio Blakeney intentarán volver a repetir la clasificación al torneo final, y quién sabe si algo más.

 

paige

El líder de los Tar Heels las dos últimas temporadas ha decidido volver para su último año en Chapel Hill, y a pesar de haber bajado sus prestaciones respecto a su año sophomore, Marcus Paige sigue siendo uno de los mejores jugadores del país. UNC retiene a todo el bloque de la temporada pasada, y a la espera del paso adelante de Justin Jackson, el liderazgo de Page y la cohesión en una plantilla que cree en él prometen dar a los de Roy Williams una muy buena temporada en la ACC.

 

hayes

Con la salida de la estrella colegial Frank Kaminsky rumbo a la NBA y la segunda referencia, Sam Dekker junto a él, Nigel Hayes debe dar el paso adelante que su temporada pasada parece indicar. Multiplicando sus prestaciones respecto a su primera temporada a las órdenes de Bo Ryan, Hayes ha mostrado poder ser una amenaza también desde el lanzamiento de perímetro en su segundo año, lo que sumado a su capacidad para anotar atacando el aro y su velocidad le permitirán ser el arma principal de unos Badgers en los que él y Koenig tienen que dar un paso al frente en un equipo plagado de inexperiencia.

 

niang

Una de las noticias más sorprendentes al final de la pasada campaña la protagonizó el base de Providence Kris Dunn, al anunciar que no se presentaría al Draft 2015. Todo ello a pesar de haber alcanzado la cota máxima que los Friars podrían hacer, el talento de New London rechazó una primera ronda asegurada en vistas a hacer un año todavía mejor en la NCAA. La vuelta de Dunn da alas a Providence en su lucha en la Big East le posiciona desde el minuto como uno de los favoritos al jugador del año en la liga universitaria. Capaz de anotar y dirigir a un nivel superior al resto, el liderazgo Dunn con la salida de Henton colocará al tercer máximo asistente de la temporada pasada en la lucha por convertirse, si no lo es ya, en el mejor base de toda la nación.

 

niang

Niang ha optado por seguir un año más, su último en College, y seguir dotando a una renovada Iowa State del talento de un interior diferente. Con la salida de Hoiberg, y la llegada de Steve Prohm al banquillo de los Cyclones, Niang volverá a ser la batuta que guíe el excelente ataque de Iowa St junto a Monté Morris. Talento y calidad a raudales para un jugador que es capaz de hacer de todo y bien en un equipo hecho a su medida. Tras el duro palo de la derrota frente a Alabama-Birmingham la pasada temporada en la segunda ronda, Niang luchará con más fuerza que nunca para poner a los Cyclones en el lugar que se merecen.

 

hield

Oklahoma volverá a tener en sus filas a su máximo anotador y uno de los mejores jugadores del país a nivel colegial. El senior seguirá siendo la punta ofensiva del sistema de los Sooners tras seguir los consejos de su entrenador Kruger y no entrar en el pasado Draft el mes de Julio. En su lugar, Hield buscará una Final Four más cercana que nunca. El aumento de la profundidad de plantilla en los Sooners y la única pérdida de TyShawn Thomas para el programa ponen a los Sooners en una posición idónea para luchar en la Big 12 y avanzar lejos en el torneo final tras la derrota en Sweet 16 el año pasado frente Michigan State. Hield está más preparado que nunca, y Oklahoma más ilusionado que nunca para intentar la sorpresa.

 

levert

Desgraciadamente para los intereses de los Wolverines (que ni tan siquiera fueron capaces de clasificarse para el torneo la pasada temporada), la baja de LeVert en el mes de Enero fue un duro golpe del que John Beilein no pudo recuperarse. Por primera vez en los últimos 4 años Michigan no jugó postemporada y la vuelta de su jugador emblema durante los últimos años dos años para su temporada Senior le da alas a un programa que ha visto como en las últimas temporadas todas sus estrellas iban abandonando el programa de forma precipitada rumbo a la NBA. La capacidad de Levert para anotar, pasar el balón y crear juego de ataque serán vitales para las aspiraciones de unos Wolverines en los que muy pocos creen en este arranque de campaña. La continuidad de toda la plantilla a excepción de Max Bielfeldt y la también recuperación de Walton convierte a los pupilos de Beilein en un equipo peligroso para todos los rivales y una plantilla capaz de imponerse a cualquiera. 

 

trimble

Tras ser una de las sensaciones de la temporada pasada en su año de debut en baloncesto colegial, Romelo Trimble está preparado para liderar otro año más a unos Terps que este año prometen luchar por todo. Con el reclutamiento de Diamond Stone, el transfer de Robert Carter y Sulaimon y la permanencia de Layman junto a él, Trimble tiene por delante un reto excepcional, llevar a su equipo a conseguir el título 14 años después de la hazaña de Antonio Dixon y Steve Blake. Con un rol más centrado en la distribución y menos anotación, Trimble deberá evolucionar en su juego para cumplir las expectactivas que Mark Turgeon tiene sobre él esta campaña. Su tiro, capacidad de ir a la línea y su talento complementan a una plantilla que asusta de nuevo.

 

Más jugadores a mirar con lupa:

  • Skal Labissiere y Jamal Murray  (Kentucky)
  • Denzel Valentine (Michigan State)
  • Brandon Ingram y Grayson Allen (Duke)
  • Ryan Arcidiacono (Villanova)
  • Malcom Brogdon (Virginia)
  • Domantas Sabonis y Kyle Wiltjer (Gonzaga)
  • Isaiah Taylor (Texas)
  • Troy Caupain (Cincinnati)
  • Nic Moore (SMU)
  • Demetrius Jackson (Notre Dame)
  • Allonzo Trier (Arizona)
  • Jaylen Brown (California)
  • Dwayne Bacon (FSU)
  • Jakob Poetl (Utah)
  • Ron Baker y Fred VanVleet (Wichita St)
  • Monté Morris (Iowa State)

 

Los españoles

 

Sebas Saiz (Ole Miss): De entre todos los españoles que jugarán el año que viene en la NCAA, Saíz es sin duda el que está llamado a tener más protagonismo. Titular en las filas de los Rebels, el ala-pívot procedente de Estudiantes entra en su tercera temporada como una pieza importante en la rotación de Andy Kennedy. Tras una primera toma de contacto en su año freshman, Saíz se hizo la pasada temporada con el puesto de titular en un equipo que tras su ausencia en 2014 si logró aparecer en el Madness la pasada temporada, donde el 6º seed, Xavier, se impuso con contundencia por 57 a 76 en la segunda ronda. A pesar de ello el protagonismo del jugador español aumentó en su año sophomore, elevando sus minutos por partido hasta los 25 y su anotación hasta casi los 8 puntos. Su tope de anotación lo supero el 9 de Diciembre, donde destrozó a Oregon con 17 puntos y 5 rebotes. Su desarrollo en la última temporada ha sido evidente, especialmente en el lanzamiento y sus porcentajes, donde ha subido desde el 46% hasta un más que sorprendente 57. Con la plena confianza de su entrenador, esta temporada deberá ser la de la consolidación de un jugador que promete ser vital en los esquemas de juego de los Rebels, pero que estará llamado a demostrar una regularidad mayor en su rendimiento. (@sebassaiz)

 

Yankuba Sima (St. John’s): Si hay un recruit español que esta temporada haya llamado más la atención es el del jóven Yankuba Sima por la universidad de New York. Con un proyecto renovado a las órdenes de una leyenda NCAA y NBA como Chris Mullin, el jugador catalán es un prodigio físico que contará con minutos desde bien entrada al temporada tras la salida de Obekpa rumbo a UNLV. Comparado en multitud de ocasiones con Ibaka, Sima es un proyecto defensivo por hacer, con grandes capacidades para el rebote,  que poco a poco sigue mostrando mejoras en su desarrollo como jugador de ataque y sigue consolidándose como pieza importante de la cantera de la selección española. Sus números este pasado verano en el mundial sub-19 dejaron al pívot en 9,7 puntos, 7,3 rebotes y 2 tapones por encuentro. (@yankusima)

 

Iván Cruz Uceda (Miami): La última temporada de Iván Cruz en los Hurricanes promete ser todavía mejor que la primera en Florida. Su entrada tarde en el equipo la pasada temporada (se perdió 16 partidos debido a su transfer desde un junio college) le hizo combinar momentos de muy buenos flashes en ataque con otros de auténtica ausencia. A pesar de ello, el jugador español terminó haciéndose con el puesto de titular durante el NIT, torneo en el que los Hurricanes perdieron en la final frente a Stanford, que se llevó el título. El compromiso del jugador procedente de la cantera de Estudiantes es total, e incluso su entrenador, Jim Larrañaga, ha confirmado estar muy satisfecho con el trabajo de Cruz este verano, donde ha perdido más de 20 libras y su procentaje de grasa ha caído desde el 24 al 9 por ciento.

 

“He’s faster, quicker, stronger, jumps higher, is more confident, more comfortable and his teammates are more confident and comfortable with him,”

 

Es por ello que el protagonismo de Iván Cruz promete ser todavía mayor al del tramo final de temporada, especialmente si mejora su defensa, gran pero en su primera temporada en Miami.

 

Jon Ander Cuadra (Campbell): El hijo del eterno Mikel Cuadra dará el salto a América este verano tras su gran temporada en EBA, donde se ha mostrado como un líder claro en las filas del centro de estudios Mikeldi. El jugador, que ha pasado por las mejores canteras del baloncesto español como la Masía o la Canarias Basketball Academy, se ha comprometido con la Universidad de Campbell, donde todo apunta a que tendrá un gran año. El ala-pívot llega a North Carolina tras una muy mala temporada para los Camels, que quedaron penúltimos en la South Big Conference. A pesar de ello, su capacidad anotadora, de abrir la cancha y su tamaño proporcionarán a Campbell una alternativa con la que Kevin McGeehan ya ha mostrado su satisfacción durante este verano. (@cuadra_jon)

 

Adrián Carrión (Grand-Canyon): El base sevillano apenas contó con minutos la pasada temporada en las finales de los Antelopes, disputando sólo cuatro encuentros en los que sólo pudo capturar 2 rebotes. El equipo dirigido por el All Star Dan Majerle finalizó segundo en la WAC la pasada temporada, mejorando su actuación de hace dos años cuando se anunció la subida de la universidad a la Division I. La continuidad del senior DeWayne Russell volverá a dejar presumiblemente a Carrión con muy pocos minutos en su año sophomore. (@adricarri8)

 

Francis Alonso (UNC Greensboro): A pesar de contar con ofertas más que suculentas, como el interés mostrado por Virginia en su recruit, el base procedente de la cantera de Unicaja finalmente ha decidido jugar para la universidad de Greensboro. Su rol y el interés del equipo en contar con sus servicios tras su gran temporada en Cushing Academy (17.0 puntos, 6.5 asistencias y 3.0 rebotes) hacen pensar que uno de los mejores talentos de la generación del 96 va a dejar un buen seguimiento en su primera temporada en North Carolina. Viene de hacer un torneo discreto en el Europeo Sub-20 de este pasado verano. (@francisalonso10)

 

Jorge Bilbao (UT-Arlington): A punto de arrancar su tercera temporada en Texas, Jorge Bilbao ha gozado de más minutos durante su campaña sophomore, destacando los 18 puntos que anotó el 17 de febrero frente a LA-Lafayette. Su desarrollo físico ha ido en aumento desde su llegada a la NCAA y es de esperar que su contribución al equipo desde el banquillo siga evolucionando de forma constante a lo largo del año. (@jorgebilbao45)

 

Alex Ramón (Colgate): A punto de afrontar su última temporada en el baloncesto colegial, el base procedente de la cantera de Baskonia ha visto en claro ascenso los minutos de juego en estos tres años en Hamilton. En su primera temporada apenas disputó tres minutos por encuentro, mientras que la pasada 2014-2015 fue de menosa  más hasta convertirse de forma claro en la primera alternativa desde el banquillo para Matt Langel. Esa progresión debería notarse en esta última temporada, donde el jugador, de madre vitoriana y padre dominicano espera seguir aumentando sus minutos en pista y su contribución al equipo.

 

Rubén Guerrero (USF): Tras un éxito absoluto en su primera temporada en Florida, Guerrero mira con ojos más que esperanzadores la temporada 2015-2016. A pesar de ser los últimos en la AAC la pasada campaña, el rendimiento deportivo del ex jugador Unicaja ha sido perfecto para un freshman que acaba de aterrizar en la liga. Titular en 22 de los 26 partidos disputados por los Bulls la pasada campaña, el poderío físico del pívot (que ha ganado peso este verano) y la integración en el equipo han sido una de las buenas noticias para la universidad en un año con malos resultados deportivos. Solo cabe esperar un desarrollo exponencial de Guerrero tanto en los esquemas de ataque como en su intensidad de juego a las órdenes de Orlando Antigua. (@erruben33)

 

Javier Lacunza (Florida Atlantic): En un camino deportivo similar al de Alex Ramón, al alero pamplonica de los Owls ha visto mejorados sus minutos de juego la pasada campaña a 13. Su momento cumbre llegó a principios de Enero, donde Lacunza vio mejorados de forma drástica su participación en cancha hasta los 30 minutos por partido. Con todo ello, el jugador terminó la campaña con 3,4 puntos y 1,8 rebotes por partido. (@javierlacunza)

 

TOPS 25

 

cbs_sports
North Carolina
Kentucky
Kansas
Maryland
Virginia
Iowa State
Duke
Oklahoma
Wichita St
Gonzaga
Michigan St
Villanova
Indiana
California
Arizona
UCONN
Wisconsin
Utah
Baylor
Notre Dame
Miami
Vanderbilt
Oregon
SMU*
Cincinnati
2_BLUE-RIBBON_logo
Kentucky
Maryland
Virginia
North Carolina
Kansas
Duke
Arizona
Iowa State
Villanova
Gonzaga
Wichita St
California
Indiana
Vanderbilt
Michigan State
Oklahoma
Michigan
Oregon
Purdue
Utah
SMU*
Texas A&M
UCONN
Butler
Dayton
favicon
Kentucky
Duke
North Carolina
Maryland
Virginia
Kansas
Iowa State
Arizona
Oklahoma
Villanova
Gonzaga
Michigan St
California
Wichita St
Vanderbilt
Purdue
Indiana
UCONN
Wisconsin
Butler
Oregon
Michigan
Louisville
SMU*
Texas A&M

 

*SMU no podrá jugar postemporada debido a la sanción por irregularidades académicas

Comments are closed.