Doncic, un niño especial que se codea con los mitos

0

Luka Doncic es uno de esos talentos que aparecen cada mucho tiempo. Desde aquella Minicopa de 2013 -donde fue el MVP-, la trayectoria ascendente del esloveno ha sido fulgurante. Precoz desde bien pequeño, ha ido quemando etapas año tras año a pasos agigantados.

“Es un chico con un don especial pero trabaja como uno más”, decía Paco Redondo en Hospitalet hace dos años. Pero evidentemente no es uno más.

Ya cuando entró en la escuela del Olimpija Ljubljana (13 años) dejó muestras de su talento. Y es que en su primer entrenamiento, cuando apenas llevaba un cuarto de hora, fue ‘expulsado’… para ir con el equipo cadete (anécdota de @yugobasket).

Después de una temporada de consolidación en el primer equipo del Madrid -empezando el curso con 17 años-, Doncic está firmando un Eurobasket 2017 sensacional. En palabras del seleccionador Kokoskov: “Aquí hay muchos jugadores de la NBA. Esto no es el Madrid, es distinto. Él ha crecido aquí como jugador y nos ha hecho crecer como equipo. Esto es experiencia. Nadie nace con experiencia. Tú adquieres experiencia cuando juegas partidos. Y está disfrutando”.

Dragic, la estrella de Eslovenia, también destaca cómo se transforma en la pista: “Soy su compañero de habitación y sigue mirando dibujos animados, pero cuando sale a la pista hace cosas realmente increíbles”.

Tras su excelente actuación ante Letonia en cuartos, en este artículo pretendemos comparar su torneo con el que realizaron en su día Sabonis, Petrovic o Ricky con su misma edad (Sabonis y Ricky ya habían cumplido 19 años, Luka tiene 18).

Promedios:

  • Sabonis (Eurobasket 1983): 17,7 puntos -no se recogen más estadísticas en FIBA Europe-.
  • Petrovic (Eurobasket 1983): 13,4 puntos -no se recogen más estadísticas en FIBA Europe-.
  • Ricky Rubio (Eurobasket 2009): 5,9 puntos, 2,2 rebotes y 3,9 asistencias en 22 minutos de media.
  • Luka Doncic (Eurobasket 2017): 15,7 puntos, 7,7 rebotes y 3,1 asistencias en 29 minutos de media.

Más allá de estas cifras, hay que fijarse en el impacto que tuvieron cada uno. Sabonis condujo a la Unión Soviética a la medalla de bronce en el Eurobasket de 1983, firmando 28 puntos en el partido por el tercer puesto ante Holanda. Durante el torneo no bajó de los 10 puntos en ningún partido. Esos 28 puntos son el mejor registro en un campeonato continental para un jugador de 19 o menos años. Doncic firmó este martes el segundo mejor registro (27 puntos).

Drazen Petrovic no jugó demasiado con Yugoslavia en aquel Eurobasket de 1983 -acabó en séptima posición-. El genio de Sibenik no se estrenó hasta el tercer partido, ante Suecia, firmando 10 puntos. Desde entonces sería un fijo en cada partido, explotando en el último choque ante Alemania, donde anotó 25 puntos. Él y Radovanovic acabaron con el conjunto de Schrempf.

Ricky Rubio fue el base titular de la selección en el Eurobasket de 2009 -en el de 2007 no fue porque estaban por delante Cabezas, Calderón y el Chacho-. Y su impacto fue inferior a nivel estadístico si lo comparamos con Drazen, Arvydas y Luka.

Se preguntarán seguramente porque Pau Gasol no aparece en esa comparación. Simplemente porque su primer Eurobasket fue en 2001, cuando tenía ya 21 años y había sido drafteado por los Hawks en el número 3 -luego traspasado a Memphis-. En ese campeonato -España fue bronce-, Pau fue el sexto máximo anotador del torneo.

Nowitzki debutó en 1999, también con 21 años. Parker lo hizo con 19 años en el Europeo de 2001, firmando números normales (7,8 puntos de media) saliendo desde el banquillo.

Las épocas son distintas y las comparaciones son odiosas, pero es evidente que con Doncic estamos ante un jugador especial. Quizás, a su edad, nadie tan completo como él. Anota, rebotea -el sexto mejor del Eurobasket-, asiste, defiende y lidera. Da órdenes, calma a Randolph cuando pierde los estribos… Todo ello con 18 años.

Sin Llull, se espera que Doncic dé otro paso adelante en su carrera este curso en el Madrid. Más líder, más completo. Quién sabe si será su último año en Europa antes de desembarcar en la NBA. Luka será claro candidato a ser número 1 del próximo Draft. Hasta entonces, disfrutemos de él.