El Pallacanestro Reggiana gana su primera Supercoppa de Italia al imponerse 80-68 al Olimpia Milano en la final; Amedeo Della Valle MVP de la competición

 

Ha arrancado oficialmente la temporada de baloncesto en Italia, con la Beko Supercoppa que se ha disputado este fin de semana en Turín. De los cuatro equipos participantes en la manifestación, quizás haya ganado el menos esperado: el Grissin Bon Reggio Emilia, que el año pasado perdió la final de los play-off frente al Dinamo Sassari al 7º partido de una serie histórica.

 

De hecho los tricampeones del 2014-15, detentores del trofeo, eran los favoritos para repetirse, junto con el renovado Emporio Armani Milano, equipo construido a base de talonario para poder competir a altos niveles en Euroliga. Cuarto contrincante el Reyer Venezia, equipo revelación de la pasada campaña.

 

Las semifinales disputadas el sábado pusieron en seguida cara a cara los dos finalistas de la lucha scudetto; Sassari y Reggio Emilia protagonizaron un duelo emocionante que vio el equipo de Emilia Romagna imponerse por la mínima a los de Cerdeña: 79-78.

 

El Grissin Bon dominó el primer cuarto, pero luego el Dinamo fue cogiendo confianza y recuperando poco a poco. Los rojiblancos tuvieron que luchar hasta el último balón para no echar al viento todo lo bueno logrado hasta el momento, quizás volviendo a ver los fantasmas de los pasados play-off. Stefano Gentile (15 puntos) y Darius Lavrinovic (14) fueron los máximos anotadores por parte reggiana, en un partido en el cual brillaron también los participantes en el Eurobasket: Achille Polonara (12 puntos), Amedeo Della Valle (7) y el nuevo fichaje Pietro Aradori (11), llegado este verano al equipo que se consolida una vez más como el más italiano de la Lega.

Stefano le ganó la partida a su hermano Alessandro (Foto: olimpiamilano.com)
Stefano Gentile le ganó la partida a su hermano Alessandro (Foto: olimpiamilano.com)

 

En la otra semifinal había mucha curiosidad por ver en campo el renovado – una vez más – roster del Emporio Armani Milano, con nuevo entrenador incluido: un experimentado como Jasmin Repesa. Equipo nuevo, pero defectos antiguos… De hecho por tres cuartos del encuentro el Reyer Venezia se mantuvo adelante en el marcador, sucumbiendo solo al final, gracias a un gran último cuarto del Olimpia, que al final se impuso 71-66. Mejor en campo con diferencia – como no – el capitán Alessandro Gentile, con 17 puntos y 22 de valoración.

 

Llegó la final del domingo, con el EA7 favorito sobre el papel, pero los del Grissin Bon empezaron fuerte y no se dejaron alcanzar en ningún momento por parte de los lombardos. 80-68 el resultado final logrado por un conjunto que reúne la juventud de Della Valle y Polonara con la experiencia de hombres como Lavrinovic o Kaukenas: una mezcla explosiva que promete muy bien en casa de Reggio Emilia.

 

En el duelo entre los hermanos Gentile, esta vez ganó el mayor, Stefano, el “malo” (que de malo tiene muy poco: es un gran jugador de baloncesto, pero comparado con el fenómeno Alessandro sale poco gratificado). Stefano fue el máximo realizador del partido con 14 puntos, mientras que Alessandro, quizás pagando el cansancio acumulado durante el Eurobasket y el encuentro de semifinales, se quedó en 9.

 

MVP de la competición ha sido elegido Amedeo Della Valle, que con sus 13 puntos, 4 rebotes y 18 de valoración se ha hecho con el galardón. No nos equivocamos definiendo a Amedeo la estrella naciente del baloncesto italiano: con tan solo 22 años ya tiene otro título de equipo y un importante reconocimiento individual.

 

También Rimantas Kaukenas (12 puntos) y Pietro Aradori (10) dejaron su sello en una final que tuvo poca historia y en la cual, una vez más, han aparecido todos los defectos de un Olimpia Milano que mucho tendrá que trabajar si quiere volver a ser competitivo en Europa, pero también en Italia, donde la competencia parece más que nunca feroz y, a una semana del comienzo de la Lega, no hay un claro favorito al título.