El Real Madrid no podrá revalidar el título por cuarto año consecutivo. Los de Pablo Laso perdieron ante un Unicaja que rozó la perfección en la primera mitad (46-37) y vapuleó en la segunda (94-79). Los andaluces buscarán, ante el Barça, su primera Supercopa de la historia (fueron semifinalistas en 2004 y finalistas en 2006).

 

Las 5 claves del partido:

 

  1. Reacción inmediata: del 2-10 inicial a un 17-12 que marcó la pauta del partido. Los de Joan Plaza reaccionaron con un Will Thomas letal y un Kuzminskas en estado de gracia. En el segundo cuarto, Nedovic se sumaría a la fiesta. Desde ese parcial, Unicaja dominó el marcador hasta el final sin paliativos.
  2. Defensa sobre Llull y Carroll: si eres capaz de frenar a los jugadores más peligrosos del otro equipo tienes mucho ganado. Y en eso basó Unicaja su defensa, frenando al base menorquín (8 puntos) y al escolta estadounidense (16 puntos). Si bien es cierto que maquillaron sus registros al final, durante el encuentro estuvieron desacertados.
  3. Juego en equipo: los 12 jugadores que saltaron a pista por parte de los andaluces anotaron, al menos, una canasta. En el Madrid, aunque sólo faltó Nocioni, los puntos estuvieron menos repartidos.
  4. Cansancio y pérdidas: Unicaja hizo muchas cosas bien, pero es cierto que el Madrid estuvo lejos de su mejor nivel. Fruto (posiblemente) del cansancio por la Copa Intercontinental (dos partidos seguidos más viaje largo), las ideas no fluían como de costumbre. El dato más revelador: un ratio de asistencias/pérdidas de sólo +3 (15/12).
  5. Un público entregado: jugar en casa siempre es un extra de motivación. Y los cajistas lo aprovecharon. Aupados por una afición entregada que llevó a su equipo en volandas, los de Joan Plaza jugaron con el factor emocional para encender a la grada con tapones y una gran defensa que contribuyeron a la victoria final.

Comments are closed.