La situación de Tristan Thompson con los Cleveland Cavaliers se complica. Manteniendo su condición de agente libre restringido, el ala-pívot canadiense ha declinado recientemente la oferta que le puso sobre la mesa la franquicia de Ohio, a razón de un año y un montante de 6’8 millones de dólares, que expiró el pasado lunes a las 23:59. Con esta tesitura en el horizonte, Thompson aún sigue sin equipo a menos de un mes para que se dé el pistoletazo de salida a la competición oficial, y las opciones empiezan a ser preocupantemente escasas. Su intención es continuar formando parte de un bloque que vuelve a ser aspirante al anillo, pero no venderá sus servicios a cualquier precio.

 

Ahora, con la propuesta rechazada, es muy poco probable que los Cavaliers le vuelvan a ofrecer una extensión de un solo año más. Ya estaríamos hablando de una firma multianual. También se puede dar la situación de que cualquier franquicia le corteje, pero cualquier propuesta podría ser igualada por los Cavs. Según la ESPN, el jugador canadiense habría recibido dos extensiones de contrato: una por 5 años y 94 millones y otra por 3 años y 53 millones, que también habría declinado. La cúpula de la entidad prepara la que podría ser la última oferta: 5 años y 80 millones. Aunque todo parece indicar que no va a ceder.

 

Durante una emisión en NBA TV, David Griffin, General Manager de los Cavaliers, se mostró optimista y dijo que «esperamos plenamente que esté aquí de alguna forma. Tenemos la esperanza de que quiera seguir con sus compañeros en la misma forma que queremos tener a Tristan aquí. Si podemos llegar a un acuerdo, entonces lo haremos«.

 

Sus todavía compañeros de equipo también han expresado su deseo de que continúe en el plantel. Anderson Varejao confiesa que «yo también me vi en esa situación. Probablemente me perdí los primeros 21 partidos, pero tuve que hacerlo. Tenía que hacerlo en ese entonces porque me sentí como si fuera irrespetado con la oferta que me hicieron. Estoy bastante seguro de que él estará aquí pronto«. También David Jones quiso expresar su opinión sobre este asunto, y fue tajante: «Lo primero es lo primero, entendemos que esto es un negocio, y una vez que este negocio es resuelto podemos trabajar en la pista. Él está manejando su negocio, y le apoyamos al 100%. Al mismo tiempo, todos los que estamos aquí tenemos un objetivo y una misión, y no vamos a dejar que nada nos impida enfocarnos«.

 

 

Foto principal: Sports Illustrated

Comments are closed.