El Barcelona se proclamó campeón de la Supercopa tras derrotar al Unicaja.

 

Las cinco claves de la gran final:

 

1 – Los triples: el small ball es una realidad tangible en el baloncesto moderno. 14 triples ante el Gran Canaria, 11 ante Unicaja. El Barcelona conquistó su sexta de la Supercopa aniquilando a los rivales desde la línea de 6,75m.

 

2 – Ribas, MVP: ya lo fue en la Lliga Catalana, y anoche repitió. Pau Ribas va camino de convertirse en el mejor fichaje del verano. Su actuación (15 puntos y 25 de valoración), tan silenciosa como brillante, le permitió llevarse el premio a mejor jugador de la final. “Esto es el principio. Queremos ir a por todo”. Declaración de intenciones.

 

3 – Rebotes y asistencias: dos de las facetas más importantes en el baloncesto. Controlar el rebote (35 a 28 favorable al Barça) y ser capaz de repartir juego (18 a 11 asistencias también en favor del Barça). El Barça fue superior en ambas y desde ahí se cosechan los éxitos.

 

4 – Defensa: el Barça dejó a Unicaja en todos los cuartos por debajo de los 20 puntos. Algo que no pudo lograr el Madrid en semifinales. Lawal en la pintura y Perperoglou en el perímetro fueron un bastión inexpugnable para los de Plaza.

 

5 – Una ilusión que acabó yendo en contra: había un sueño en Málaga, y acabó pasando factura. Joan Plaza había apelado a la épica para hacer historia, pero los nervios fueron en contra de los andaluces, más erráticos que en la semifinal frente al Madrid. Un 6 de 17 en triples y un 16 de 38 de dos, unidos a las 10 pérdidas, dejaron sin opción a los cajistas.

 

 

 

Foto: EFE

Comments are closed.