Este 2015 está siendo especialmente dramático en cuanto a fallecimientos de jugadores NBA. Son muchos los que nos han dicho adiós durante este año (Anthony Mason, Neal Walk, Moses Malone, Jackson Vroman…), hasta un total de 11. La última triste noticia que tenemos que contar es la muerte de David Meyers, militante en las filas de los Milwaukee Bucks del 1975 al 1980.

 

A los 62 años de edad, el interior nacido en San Diego perdió la siempre dura batalla contra el cáncer. Fue encontrado en su domicilio particular de Temeluca, California. Un verdadero mazazo para la historia del baloncesto americano, al que casi no le ha dado tiempo de quitarse el luto.

 

La trayectoria de Meyers en el baloncesto pronto dio sus dulces frutos. Durante 4 cursos (1972-1975), defendió la camiseta de los Bruins de la Universidad de California. Estableciendo en su casillero números realmente buenos (18’3 puntos y 7’9 rebotes de media por partido en su último año), alzó el trofeo NCAA en dos ocasiones, en 1973 y 1975, a las órdenes del mítico entrenador John Wooden.

 

En 1975, Los Ángeles Lakers dirigieron su radar hacia su persona en el draft de ese mismo año. Y así lo hicieron: en la elección número 2, la franquicia oro y púrpura se adjudicaba los servicios del portento californiano. No obstante, a continuación, la carrera de Meyers dio un giro de 180 grados y fue traspasado a los Milwaukee Bucks, un traspaso que enviaba a los Lakers a un tal Kareem Abdul-Jabbar.

 

Meyers tardó más bien poco en ganarse un hueco en la franquicia de Wisconsin. Estuvo 2 años sirviendo de punto de apoyo en la rotación, hasta que en la campaña 1977-1978 dio un salto tremendo de calidad y contribuyó, con 14’7 puntos de media por encuentro, a llevar a sus Bucks a las semifinales de la Conferencia Este, que perdieron 4-3 contra Denver. Un año más tarde, el infortunio llamó a su puerta y una lesión de espalda le dejó apartado de las pistas un buen tiempo.

 

Cuando se recuperó, sólo le restaba 1 año en su carrera como baloncestista. Volvió a registrar grandes números, como los de 2 años atrás (12 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias de media), pero colgó las botas prematuramente. Tal y como él confesó, quería pasar más tiempo con su esposa e hijos. Una vez retirado, Meyers declinó su profesionalidad a la docencia más de 20 años, impartiendo clases de sexto grado en Lake Elsinore, hasta que el cáncer le obligó a centrar toda su atención en esta lucha. Una lucha que no siempre acaba bien.

 

 

Foto: Sporting News

Comments are closed.