Lo que en un principio parecía un simple disco roto se está convirtiendo en todo un calvario para Steve Kerr, entrenador de los Golden State Warriors. El técnico de los vigentes campeones de la NBA confirmó este lunes que se ha tenido que someter a una segunda operación y que «no se marca una fecha en el calendario para volver».

 

Kerr explicó que durante su intervención quirúrgica a finales de julio sufrió una filtración del líquido espinal, lo que le ha obligado a pasar nuevamente por quirófano. «No es lo habitual, pero ocasionalmente puede ocurrir cuando hay un corte accidental de la corteza que rodea el cordón espinal. Perdí líquido espinal y se necesitó cerca de un mes para saber qué pasó, ya que sufría muchos dolores de cabeza».

 

Sin embargo, el técnico de los Warriors confirmó que «no hay riesgo alguno», aunque no vuelve a la competición todavía porque siente otros síntomas. «Desafortunadamente, no es un esguince en el tobillo, una o dos semanas. No voy a poner un calendario de cuándo volveré«.

 

Que todo vaya bien y le veamos nuevamente en las pistas, dirigiendo a uno de los equipos más divertidos de la liga. Mientras tanto, Luke Walton será, a priori, el técnico de los campeones en este inicio de Regular Season.

 

Comments are closed.