Las madrugadas de los domingos al lunes siempre son más divertidas. NBA desde última hora de la tarde. Lo que equivale a diversión y espectáculo. Un plan perfecto para terminar una semana y comenzar otra. Más todavía si podemos presenciar cómo el trío de los Spurs, Tony-Manu-Tim, hacen historia (una vez más).

 

Boston Celtics 87-95 San Antonio Spurs

 

Difícilmente se puede calificar la obra que llevan realizando Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili desde hace más de una década en la NBA. A nivel individual hablamos de tres jugadores que son leyenda. Por números, talento y palmarés. Pero si los juntamos, los calificativos aumentan sin límite. El mejor trío de la historia. Tras ganar anoche a los Celtics (bendita casualidad), Duncan-Parker-Ginóbili suman 541 victorias, una más que el mítico Big Three de Boston de los 80 (Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish). Juntos han ganado cuatro anillos y siempre han estado por encima del 60% de victorias en Regular Season (lo que significa 50 o más durante 14 años seguidos). Casi 56.000 puntos, 21.000 rebotes y 13.600 asistencias entre los tres. Números abrumadores.

 

¿Qué hubiera pasado si anoche se hubieran enfrentado los dos tríos? Nunca lo sabremos. La única realidad es que estos Celtics son mucho menos poderosos que aquellos orgullosos verdes. Pero aún y así plantaron cara y hasta los últimos compases tuvieron opciones serias de llevarse el partido. Isaiah Thomas y Avery Bradley, los mismos que a lo largo del choque les mantuvieron cerca en el marcador, fallaron en el último minuto tiros decisivos. LaMarcus Aldridge, cada vez más adaptado al sistema ‘Popovich’, fue el mejor (23 puntos y 14 rebotes). Junto a él, un Kawhi Leonard en modo ‘clutch’, que anotó 7 de sus 19 puntos en los últimos seis minutos de partido.

 

Otra efeméride: Tim Duncan superó la barrera de los 26.000 puntos en la liga. Casi nada.

 

https://www.youtube.com/watch?v=61t6JznwLh0

 

Atlanta Hawks 94-92 Charlotte Hornets

 

Dice la mítica frase que sólo pueden fallar aquellos que lo intentan. Y eso fue precisamente lo que le pasó a Kemba Walker ante los Hawks. El base de Charlotte, que mantuvo con esperanzas a los Hornets hasta el último momento (bien ayudado con Marvin Williams y sus triples), falló el tiro decisivo. Ese en el que la pelota quema. De los que te catapulta a la gloria o te puede hundir en el más mísero infierno si fallas. Walker falló y la franquicia de Jordan encadenó su tercera derrota del curso.

 

Y es que enfrente tuvieron a un bloque que parece haber cogido el ritmo de antaño. Kent Bazemore ha sabido captar el mensaje de motivación de Budenholzer y es ya el idóneo sustituto de DeMarre Carroll. Ha dado un paso adelante y junto a Millsap, Teague y Al Horford forman un quinteto temible. Temible porque vuelven a defender con solidaridad, llegando a las ayudas y sacrificándose para después atacar con mecanismos interiorizados que recuerdan (otra vez) a los Spurs (ya saben que Budenholzer es discípulo de Popovich). Ese cuarteto de Atlanta terminó con dobles-dígitos en anotación y ‘tapó’ un poco la aciaga noche de Korver en el tiro.

 

Milwaukee Bucks 87-106 Toronto Raptors

 

Los Raptors hicieron valer el factor cancha y pasaron por encima de Milwaukee con un buen partido de Jonas Valanciunas. El lituano fue amo y señor de la zona y terminó con 19 puntos y 8 rebotes. Los de Jason Kidd no controlaron el tempo del partido, y al descanso ya perdían de 14 (41-55). Lowry en la dirección (15 puntos y 7 asistencias) y Patterson desde el banquillo (16 puntos) cortaron una posible reacción de los ‘renos’ en la segunda mitad. Mencionar el buen trabajo de Scola, titular y siempre sumando (7 puntos y 7 rebotes).

 

Los 20 puntos y 9 rebotes de Giannis Antetokounmpo, de nuevo el mejor en su equipo, volvieron a ser estériles. Si bien es cierto que los Bucks aún están en plena construcción, y a la espera de que regrese Jabari Parker, el inicio de temporada es un tanto decepcionante (no alarmante). Mimbres suficientes para creer, confiar y soñar. Pero de momento, la realidad es más cruda y tocará empezar desde la base.

 

Houston Rockets 89 -109 Miami Heat

 

Si hay un equipo que esté decepcionando con mayúsuculas en este comienzo de temporada, ese es Houston Rockets. Los pupilos de Kevin McHale siguen sin conocer la victoria esta temporada y tras una segunda parte para olvidar, le sirvieron en bandeja de plata el partido a unos Heat que llegaron a perder por 21 puntos tras la primera mitad. Los Rockets comenzaron dominando y mostrando una mejor imagen que en los dos partidos previos, pero la gasolina duró exactamente 24 minutos. Tras el descanso, al ya sumado horrible partido de Harden (otro más y ya van tres consecutivos en la que el escolta estrella de los Rockets no supera el 30% en tiros de campo) se unió una apatía y falta de intensidad que por momentos recordó a la pretemporada. Miami, aprovechandose de la situación comenzó a hacer sangre mediante el dominio en la zona de Whiteside y el papel estelar del rookie Justice Winslow, que cuajó una segunda mitad perfecta tanto en ataque como en defensa, dando muestras del motivo por el que muchos lo colocaban como claro robo del Draft.

 

El pívot de los Heat finalizó el choque con 21 puntos, 15 rebotes, 2 tapones y 12-15 en lanzamientos de campo, reencontrándose así con su mejor juego tras unos discretos dos primeros partidos. Junto a él, Wade con 20 puntos y 8 asistencias y la participación de un gran banquillo liderado por Winslow y Tyler Johnson (10 y 11 puntos respectivamente) fueron suficientes para destrozar a unos Rockets que anotaron 26 puntos en toda la segunda mitad. Harden volvió a estar errático con un 2 de 15 en lanzamientos de campo y su racha ya asciende a un esperpéntico 12 de 54 en lo que va de temporada. La falta de ideas más allá de la estrella de los de McHale le pasa factura a un equipo sin identidad ni trabajo en este arranque de temporada. Marcus Thornton, que hizo su debut como titular esta temporada se fue hasta los 21 puntos en el único jugador de Houston que se salvó de la quema junto al jóven Capela.

 

 

Orlando Magic 87 – 92 Chicago Bulls

 

Orlando Magic volvió a demostrar competitividad frente a otro rival para temblar en un calendario inicial que no ha hecho más que perjudicar a los de Florida. Chicago tuvo que trabajar más de lo esperado en los minutos finales una victoria que parecía condenada a producirse tras una gran primera parte de Nikola Mirotic. Él y Gasol fueron los motores en ataque de Chicago, mientras que el montenegrino Nikola Vucevic, con 15 puntos y 11 rebotes, y Evan Fournier fueron los mejores de unos visitantes en los que Mario Hezonja solo pudo disputar 5 minutos de juego.

 

Jimmy Butler se convirtió en la punta de lanza de Chicago atrás gracias a una soberbia actuación individual, logrando 4 robos de balón y 1 tapón, mientras que McDermott complementó desde el banquillo la anotación de la dupla española con 12 puntos. Mirotic se fue hasta los 16 con tres triples (que le convierten en el segundo jugador tras Curry que más triples ha anotado esta temporada), los mismo que un Pau Gasol más cómodo que en encuentros anteriores.

 

 

Denver Nuggets 93 – 117 Oklahoma City Thunder

 

La apisonadora dirigida por Kevin Durant y Russell Westbrook volvió a cobrarse una nueva víctima tras la victoria sin problemas de los Thunder frente a unos Nuggets que pintan a ser unas de las victorias habituales en los encuentros frente a los de Mike Malone . Con un parcial de 37 a 20 en el tercer cuarto, los de Billy Donovan se permitieron el lujo de rotar y reservar a sus máximas estrellas en vistas al partido que jugarán hoy en el back to back frente a Houston Rockets. Hasta siete jugadores terminaron el choque en dobles figuras, destacando los 25 puntos de Kevin Durant y el coqueteo una vez más de Westbrook con el triple doble al finalizar el choque con 15 puntos, 9 rebotes y 8 asistencias. El español Serge Ibaka volvió a reencontrarse en facetas ofensivas al anotar 18 puntos y taponar hasta 5 veces el ataque de Denver.

 

Por parte de los de Colorado, el horrible partido de cara al aro de Mudiay (3-14 en tiros) dejó completamente solo a Gallinari (15) ante el peligro. Su debilidad en defensa solo se vio cuestionado con el brutal tapón que Kenneth Faried logró en el primer cuarto y que probablemente se convierta en una de las jugadas top de la noche. Junto a Gallo, los 15 puntos de Will Barton volvieron a sentarle bien a Denver, que echan mucho de menos al alero Wilson Chandler (al que no se espera hasta dentro de unos 10 días).

 

Dallas Mavericks 103-93 Los Angeles Lakers

 

Tercera derrota seguida de unos Lakers que no pintan bien. Y Kobe Bryant acepta su pobre nivel. «Apesto totalmente. No soy capaz de meter un tiro». La realidad es que los números desde que empezó la temporada son paupérrimos: 16 de 51 en tiros de campo y 6 de 29 en triples. Los peores de su excelsa carrera. Los Mavericks, con Nowitzki en modo estrella (25 puntos y 9 rebotes), fueron superiores y sumaron su segundo triunfo del curso. La vuelta a las canchas de Chandler Parsons seis meses después de su operación fue una de las notas positivas del partido (2 puntos y 3 asistencias en 11 minutos).

 

 

Top 10 de la noche

 

 

 

Comments are closed.