Sorprendieron en 2002, en el Mundial de Indianapolis cuando se convirtieron en la primera selección en ganarle al Dream Team. Emocionaron en Atenas 2004 cuando repitieron la hazaña en semifinales y se colgaron la medalla de oro en sus pechos. Por su enorme talento individual, pero sobre todo por su espíritu colectivo como máximo estandarte. Porque supieron tener el mejor cuerpo técnico posible, caracterizado por su rigor y por una estrategia implacable. Porque jamás se la creyeron. Porque durante 10 años se mantuvieron entre los mejores cuatro puestos de los torneos más importantes y fueron los N°1 del planeta. Porque fueron los mejores del mundo en un deporte que ni siquiera es el más relevante de la Argentina (el fútbol y el automovilismo lo son más). Porque cambiaron para siempre al básquetbol argentino. Porque su legado también es de oro.

 

Así empieza un artículo del portal ‘Cancha Llena’ de Argentina. Los compañeros de ESPN elaboraron un reportaje especial para una generación histórica. La Generación Dorada. Nocioni, Scola, Prigioni, Herrmann… Nombres ilustres de un equipo único e irrepetible.

 

Saboreen el reportaje. ‘La Generación Dorada’.

 

 

 

Comments are closed.