¿Cómo definir a los Warriors? La imagen del final del encuentro ante los Lakers resume perfectamente la actual NBA. Kobe Bryant, en el ocaso de su carrera (qué lástima verle así), abrazando a Curry, el jugador más en forma del planeta. Un traspaso de poderes. Del pasado al presente (y futuro). Un nuevo estilo. Más eléctrico. Más coral. Más imprevisible. La época del small-ball. Y por ahora son los Warriors los que han sabido incorporar mejor a sus sistemas el nuevo contexto competitivo.

 

Estos Warriors ya son historia de la NBA. El mejor inicio de todos los tiempos. 16 victorias y 0 derrotas. Mejor que los Rockets de Olajuwon o los Capitols de mediados del siglo XX. Superiores a los registros de los Bulls de Jordan, los Lakers de Magic, los Celtics de Bird… Un equipo para el recuerdo. Y también para el presente, qué demonios. Esa es la gran fortuna que tenemos todos los aficionados.

 

Y ya aparecen en el horizonte otros dos récords prácticamente imposibles. O quizás no para estos Warriors. Por un lado, las 33 victorias seguidas de los Lakers en la temporada 71-72. En la escalada tendrían que superar también las 27 de Miami Heat hace tres temporadas, las 22 de los Rockets hace ocho… y las 18 seguidas que enlazaron los Bulls de la temporada 1995-96. Los del mítico 72-10.  En sus primeros 16 partidos, aquellos Bulls estaban 14-2. Su diferencia de puntos era de +132 por el +250 de los actuales Warriors. Su media de anotación, 103,3 contra el 114,2 del actual campeón.

 

Las mejores jugadas de este inicio histórico de temporada. Un 16-0 que ya está en los libros de historia.

 

 

La película de los Warriors. Sobre el campeonato conquistado la pasada temporada ante los Cavaliers. 

 

 

Comments are closed.