Sixers never surrended. Sería un buen título para resumir lo que ha sucedido esta madrugada en la NBA. Philadelphia ha ganado al fin su primer partido en el adiós de Kobe Bryant en su ciudad natal, los Wizards han vencido a Cleveland y Marc Gasol ha destacado en el triunfo de Memphis ante Anthony Davis.

 

Los Sixers evitaron el ridículo histórico (si bien su marca está a la par con la que empezaron los New Jersey Nets de la 2009-2010) ganando a unos pobres Lakers. El partido, sin prácticamente defensa y de poco nivel baloncestístico, sirvió al menos para que los Sixers se dieran una alegría por primera vez desde el pasado 25 de marzo en Denver, cuando ganaron su último partido.

 

Pero además, el partido tuvo un aliciente. Kobe visitaba por última vez Philadelphia, su ciudad natal. La estrella de los Lakers fue recibida por todo lo alto, con una presentación preciosa y ovacionado cada vez que anotaba. De hecho, empezó el partido recordándonos al viejo Bryant, con tres triples seguidos y 13 puntos en el primer cuarto. Luego volvió a su aciago porcentaje y acabó con 20 puntos (7 de 26 en tiros de campo).

 

 

 

Por otro lado, los Grizzlies siguen fuertes en el Oeste y derrotaron a los Pelicans de Anthony Davis, frenado por un inconmensurable Marc Gasol. Y es que el pívot español firmó el mejor partido de toda su carrera. 38 puntos (16 de 16 en tiros libres), 13 rebotes, 6 asistencias y 4 tapones. Ningún jugador interiores firmaba tales registros desde Shaquille O’Neal en 2001 (vía Gonzalo Vázquez).

 

 

Una salvajada de partido.

 

 

La gran sorpresa de la jornada la dieron los Wizards, que derrotaron a los Cavaliers de Lebron (24 puntos) con una exhibición de John Wall, autor de 35 puntos. Los capitalinos dominaron el tempo del encuentro, y al tercer cuarto ya ganaban de +20. Los de Ohio echaron en falta la colaboración de Love, errático en el tiro (se quedó en 8 puntos).

 

Además, Ricky Rubio regresó con los Timberwolves, pero con derrota. Los Magic sumaron su cuarto triunfo consecutivo con un juego coral (hasta seis jugadores superaron los dobles dígitos en anotación). La clave para la derrota de Minnesota, el mal porcentaje en el tiro. Sólo Wiggins (27) estuvo a la altura.

 

Y por último, los Mavericks se mantienen en la zona noble del Oeste tras ganar a Portland en un partido igualado en el que decidió el tándem Dirk Nowitzki (28+7+6) – Deron Williams (30+6+8). El alemán forzó la prórroga y em el tiempo extra los texanos no perdonaron.

 

 

Top 10 de la noche

 

 

Comments are closed.