En la última jornada de campeonato, el alero del Trento Davide Pascolo y el center de Cremona Marco Cusin han destacado siendo de los jugadores más valorados. Los dos jugadores son de la región de Friuli-Venezia Giulia, y comparten origen con la mitad de la plantilla de aquella selección italiana campeona de Europa en 1999.

 

Davide Pascolo MVP de la jornada 31 (Foto: aquilabasket.it)
Davide Pascolo MVP de la jornada 9 (Foto: aquilabasket.it)

El Vanoli Cremona y el Dolomiti Energia Trentino conquistaron importantes éxitos la semana pasada en la novena jornada de Serie A Beko que permitieron a los dos equipos colocarse en plena lucha para los play-off, a tan solo una victoria de distancia de la actual líder de la clasificación, el Emporio Armani Milano. Los jugadores más valorados de los dos conjuntos comparten origen geográfico: Marco Cusin de Pordenone y Davide Pascolo de Udine, dos ciudades de Friuli-Venezia Giulia que, para quien no domina la geografía italiana, es la región situada en el extremo nordeste del país, pegando con Austria y Eslovenia, y de donde soy también yo que os escribo. Las capitales de provincia son Gorizia, Pordenone, Trieste y Udine, entre las cuales no falta una cierta rivalidad, sobre todo entre las dos ciudades principales: Udine y Trieste.

 

Los friulanos tienen fama de ser algo cerrados, serios y muy trabajadores, y estas calidades son muy importantes en el mundo del deporte profesional. Auténticos mitos del mundo del fútbol como Enzo Bearzot, Dino Zoff o Fabio Capello, leyendas del deporte de otra época como el boxeador Primo Carnera (campeón mundial de los pesos pesados en 1933 y 1934) o el ciclista Ottavio Bottecchia, que fue el primer italiano en ganar un Tour de France en 1924 y 1925, tienen en común de haber nacido en esta tierra de frontera, que presume de la media de altura más elevada de Italia; de allí que también varios jugadores de baloncesto que han hecho la historia reciente de este deporte en Italia compartan esta origen.

 

El núcleo de la selección italiana que se proclamó campeona de Europa en 1999 ganando a España la final disputada en París y que hasta el momento es el último éxito continental conquistado para los transalpinos era efectivamente friulano y la mentalidad también, ya que los expertos de baloncesto locales consideran a “uno de los suyos” el grandísimo Bogdan Tanjević, el coach yugoslavo que estaba al mando del barco azzurro en aquella ocasión y que forjó su carrera como entrenador en el Pallacanestro Trieste, donde estuvo por bien 8 temporadas (desde el 1986 al 1994) llevando al equipo bajo el patrocinio de Stefanel, antes de que la franquicia se trasladara a Milano (el patrón Giuseppe Stefanel compró el Olimpia Milano llevándose a entrenador y jugadores en Lombardía).

 

Bogdan Tanjević seleccionado de la Italia campeona de Europa en '99 (Foto: vavel.com)
Bogdan Tanjević seleccionado de la Italia campeona de Europa en ’99 (Foto: vavel.com)

En aquella grande Stefanel Trieste jugaban también dos campeones de Europa del ’99 locales, el triestino Alessandro De Pol y el esloveno naturalizado italiano Gregor Fučka.  “Sandrino” De Pol, alero clase 1972, nacido y crecido baloncestísticamente en Trieste, en la final de París anotó 7 puntos y fue una de las piezas clave durante todo el torneo, pues Tanjević, que lo conocía bien, contó mucho con él.

 

Gregor Fučka nació en Kranj en 1971, que en aquel entonces era Yugoslavia y ahora es Eslovenia, ciudad a unos cincuenta quilómetros de la frontera con Friuli y, tras empezar su carrera en el Union Olimpija de Ljubljana, en 1990 se transfirió a Trieste a la corte de Tanjević. El padre de Gregor había nacido cerca de Trieste y en plena guerra de los Balcanes (Eslovenia conquistó su independencia en 1991), Fučka fue nacionalizado inmediatamente y desde el ’90 empezó a defender los colores azzurros desde las categorías inferiores, ganando los Europeos Juniores en 1990. El pívot ambidextro que tantos éxitos cosechó también con la camiseta del FC Barcelona, en el Eurobasket de 1999 fue proclamado MVP del torneo.

 

Otros protagonistas made-in-Friuli de aquel Eurobasket fueron Giacomo Galanda y Roberto Chiacig. Ambos altos 2.10 m, Galanda nació en Udine en 1975 y jugaba en posición de ala-pívot, mientras que Chiacig, clase 1974 de Cividale del Friuli, cubría la posición de cénter.

 

Jack Galanda (Foto: outdoorblog.it)
Jack Galanda (Foto: outdoorblog.it)

Giacomo “Jack” Galanda empezó jugando en las categorías inferiores del equipo de Udine, donde su familia gestiona un histórico bar en el centro de la ciudad, antes de hacer una experiencia en una High School del Iowa en 1992-93, para luego volver a Italia  y jugar en la máxima serie con varios equipos, cosechando muchos éxitos, entre los cuales 3 ligas con Varese, Bologna y Siena. Se retiró el año pasado en las filas del Pistoia Basket. Del Eurobasket del ’99 se recuerda su enorme prestación en semifinales frente a Yugoslavia, cuando sus 12 puntos y 5 rebotes fueron fundamentales para superar a Bodiroga, Danilović y compañía.

 

Roberto “Ghiaccio” (= hielo) Chiacig empezó a jugar a baloncesto en la cercana Treviso y a lo largo de su carrera vistió muchas camisetas, sobre todo en Italia, pero también en Europa (jugó en el AEK Atenas en el 1996-97 y en Valencia a principio de la temporada 2006-07), sigue en actividad jugando en segunda división. Su prestancia física le convirtió en el hombre más imponente bajo aro y contribuyó con 9 puntos a la conquista de la medalla de oro en la final frente a España.

 

Junto con el Stefanel Trieste, el otro gran equipo de la región, que dejó de existir en la élite por cambio de patrocinio, fue el Snaidero Udine. Mi equipo. Desde la promoción en Serie A1 de la temporada 1999-00, que recuerdo con mucha euforia, tras un partido mítico en un Palasport Carnera abarrotado más allá de los límites imaginables, hasta que la crisis económica golpeara con fuerza el sector de la construcción y también la prestigiosa marca de cocinas en 2010-11, en Udine se ha vivido una década de baloncesto de alto nivel.

 

En aquella Snaidero jugaba uno de los participantes más silenciosos del Eurobasket del ’99, Michele Mian, escolta nacido en Gorizia en 1973, que en la competición jugó poco, pero Tanjević lo consideraba un importante hombre-equipo. Aún me acuerdo la polémica desatada por la convocatoria de Mian en vista de la competición europea, ya que Tanjević lo prefirió a otro conterráneo suyo, el excéntrico Gianmarco Pozzecco.

 

Gianmarco Pozzecco, genio y figura (foto: giacomobaresi.it)
Gianmarco Pozzecco, genio y figura (foto: giacomobaresi.it)

Decíamos antes que los friulanos suelen ser callados y formales, bueno, Pozzecco y yo somos las clásicas excepciones que confirman la regla. El extrovertido Pozzecco, genio y figura, clase ’72, también nació en Gorizia y desarrolló su carrera en las categorías inferiores del equipo de Udine, antes de consagrarse con las camisetas de Varese y Bologna. El carácter abierto con lampos de locura del base de Gorizia le han convertido en uno de los jugadores más amados de Italia, pero al mismo tiempo de difícil gestión y a menudo un rompecabezas para los entrenadores. Por eso el prudente Tanjević le prefirió el posado Mian para completar el roster de su selección y sus incomprensiones con Repeša le hicieron acabar la temporada 2004-05 en Zaragoza y lejos de “su” Varese.

 

Hoy en día toca a Marco Cusin y Davide Pascolo seguir llevando altos los colores regionales en la selección italiana, curiosamente el primero creció baloncestísticamente en Trieste y el segundo en Udine, llegando a debutar en la máxima serie con los dos equipos regionales antes de su desaparición.

 

Cusin es un pívot de 2.11, clase 1985, empezó a jugar a baloncesto porque era el más alto de la clase. Tras las categorías inferiores y dos años en Trieste, vistió varias camisetas en el campeonato italiano y con la selección azzurra fue protagonista en el Eurobasket de Eslovenia en 2013 (aún recordarán el monumental tapón a Rudy Fernández durante el España-Italia de aquel torneo), mientras que este año, debido a la presencia de Andrea Bargnani en posición de cénter, su rol fue más marginal.

 

Titular fijo del Vanoli Cremona, empezó la temporada entre altibajos, pero el pasado fin de semana protagonizó su mejor partido del año; con sus 15 puntos (7/7 en tiros de campo), 7 rebotes, 2 tapones y 24 de valoración contribuyó a regalar el éxito a los suyos en la cancha del Consultinvest Pesaro 74-86.

 

Su porcentaje de acierto en lo que va de temporada en tiros de campo es envidiable, está en 66,1%, al cual se puede añadir el 92.3% en tiros libres y una media de 8 rebotes y 0.9 tapones por partido: números importantes para un jugador fundamental en la economía del juego del equipo lombardo.

 

Pascolo en la concentración pre Eurobasket 2015 (foto: fip.it)
Pascolo en la concentración pre Eurobasket 2015 (foto: fip.it)

Davide Pascolo, alero de 2.02, nació en Udine en 1990 y empezó a jugar en las categorías inferiores del Fagagna, su pueblo, antes de empezar a jugar en serio en el Snaidero Udine, primero en el sector juvenil y luego en el primer equipo, durante las dos últimas temporadas de existencia del mismo en Serie A2. Pascolo vivió en su piel el drama de la desaparición del  equipo de su tierra del baloncesto que cuenta, y encontró casa en la cercana Trento, contribuyendo de forma magistral a la doble promoción del Energia Aquila Trentino desde la segunda división a la Serie A2 y al año siguiente a la Serie A.

 

Una trayectoria vertiginosa la del equipo blanquinegro, que en su primer año en Serie A conquistó una plaza para los play-off y así el derecho de disputar la Eurocup esta temporada y ahora está luchando en lo alto de la tabla.  Las gran temporada 2014-15 de Pascolo le valieron una convocatoria para la concentración pre-Eurobasket este verano, aunque fue finalmente descartado por parte de Pianigiani justo antes de empezar la competición. En la selección azzurra hay abundancia de aleros (Gallinari, Gentile, Datome, Polonara, Melli), pero Davide es joven y si sigue con los números que está haciendo registrar seguramente tendrá sus ocasiones para defender la camiseta azzurra en ocasiones importantes.

 

En la victoria conquistada por el Dolomiti Energia Trentino en la última jornada por 93-85 frente al Manital Torino, Pascolo fue protagonista absoluto: con 19 puntos, 11 rebotes y 31 de valoración fue proclamado MVP de la jornada en Italia.

 

Las estadísticas de lo que va de temporada son muy buenas para Davide, que está con un 62.3% de acierto en tiros de campo y una media de 5.1 rebotes por partido.

 

Italia campeona de Europa 1999 (Foto: ciuff.it)
Italia campeona de Europa 1999 (Foto: ciuff.it)

 

Aunque la desaparición de los equipos de Udine y Trieste ha cancelado Friuli-Venezia Giulia del mapa del baloncesto italiano, jugadores como Cusin y Pascolo mantienen alta la presencia regional con sus buenas prestaciones, a la espera de que alguien con espíritu emprendedor vuelva a apostar para volver a llevar a uno de los dos equipos en lo más alto o – porque no – a los dos, para que se vuelvan a vivir los disputados y emocionantes derbis de antaño.

 

Comments are closed.