Tuvo que ser ayer. Los Golden State Warriors se bajaron de la nube al caer derrotados en Milwaukee. Finalmente dejan el récord en 24 victorias consecutivas, aunque la historia aún está por escribirse. En un partido flojo en ataque (95 puntos y 6 triples), los de Oakland padecieron las consecuencias de una agotadora gira por el Este. Pero hubo más partidos: el repaso de San Antonio en Atlanta, otra victoria in extremis de los Bulls o unos Lakers que no cesan en su caída libre.

 

Milwaukee Bucks 108-95 Golden State Warriors

 

El día que parecía que nunca iba a llegar ha llegado. Sumidos en el cansancio que conlleva una larga gira por el Este, los Warriors perdieron su primer partido de la temporada en Milwaukee. Precisamente en Milwaukee, el mismo lugar donde los Lakers cortaron su racha de 33 victorias seguidas allá por 1972. Los de Steve Kerr no tuvieron la esencia que les caracteriza: por primera vez este año, no llegaron a 100 puntos (hicieron 95) y sólo anotaron 6 triples (tienen una media de 13 por partido. Tras salir victoriosos de Toronto, Charlotte o Boston (tras doble prórroga), los Bucks fueron los encargados de poner fin a una racha que ha hecho historia. Sería un error pensar que los Warriors ahora van a ir hacia abajo, nada indica que lo van a hacer. La racha que mantienen sigue siendo espectacular: 24-1. Simplemente son humanos.

 

Los Bucks llevaron el timón del encuentro en la primera mitad, con un Greg Monroe fundamental en la pintura (28+11+5). No obstante, el 59-48 del descanso se iba a transformar en un 80-77 al final del tercer cuarto. Con todo por decidirse, los Splash Brothers no tuvieron la efectividad que les caracteriza desde el triple (Curry 2/8, aunque 28 puntos; Thompson 2/7) y los de Wisconsin provocaron canastas en contraataque para sellar un duelo que pasará a la historia.

 

 

 

Brooklyn Nets 100-105 Los Ángeles Clippers

 

Una buena versión de los Clippers se deshizo de uno de los equipos más débiles de la NBA en estos momentos: los Brooklyn Nets. Con un J.J. Redick en estado de gracia (otra noche superando los 20 puntos, 21), y acompañado por un contundente Blake Griffin en ataque (21+9+4), los angelinos fueron por delante la inmensa parte del partido. Los neoyorquinos, por su parte, estuvieron a punto de reponerse del 63-77 con el que se llegaba al final del tercer cuarto y tuvieron opciones de ganar la contienda gracias a la batuta de Jarrett Jack (16+5+11).

 

Charlotte Hornets 93-98 Boston Celtics

 

Duelo en las alturas de la Conferencia Este entre 2 equipos que aspiran a hacer grandes cosas este año. Los Celtics se llevaron el gato al agua en su visita a Charlotte, con un juego vistoso y atractivo. Los chicos de Brad Stevens, que estuvieron a punto de derrotar a los Warriors en el último partido, hicieron alarde de la misma eficiencia y se llevaron un partido igualado que se selló con una canasta de Evan Turner. Isaiah Thomas sigue batallando por ser el rookie del año, y anoche hizo un gran doble-doble (21+5+13). El mejor de los de Carolina del Norte fue Nico Batum (21+8+2).

 

Detroit Pistons 118-96 Indiana Pacers

 

Contundente victoria en Michigan de los Pistons ante unos endebles Pacers que no propusieron una respuesta tras el descanso. Aunque las fuerzas se equilibraban en el primer cuarto, los de Detroit pusieron la directa en ataque en el segundo y en el tercero aún con un Andre Drummond desconectado (8+11). En su lugar, tuvieron que asumir galones Ersan Ilyasova (20+5) y Reggie Jackson (21+3+9). El último cuarto fue descafeinado, ya que la diferencia en contra de los Pacers ya era de 23 puntos. La sequía de los Pacers se hizo evidente desde más allá del arco: sólo convirtieron 3 de los 16 probados y Paul George no tuvo su mejor noche (13+6+3).

 

Atlanta Hawks 78-103 San Antonio Spurs

 

Los más atrevidos lo auguraban como la gran final de la NBA. Viendo el partido de ayer, la diferencia de nivel entre ambas franquicias sigue siendo palpable. Los Spurs vencieron y volvieron a convencer en su visita al Phillips Arena de Atlanta con un Kawhi Leonard inspirado (22+8+4). Los de Georgia, por su parte, están mostrando signos de debilidad que contrastan con los grandes resultados cosechados en el inicio de la temporada. La sequía ofensiva de las águilas fue tremenda: enfilaban los vestuarios con 25 puntos en su casillero (el récord negativo lo tienen los Clippers del 1999: 19 puntos). Sólo Paul Millsap firmó dobles dígitos en ataque (22+5+2).

 

 

Chicago Bulls 98-94 New Orleans Pelicans

 

Parece que los Bulls recuperan el tono. Tras tomar un bache de 3 partidos perdiendo ante Charlotte, Phoenix y Boston, la victoria ante los Clippers fue balsámica y anoche volvieron a vencer. Aunque cualquier aficionado a los de Chicago debe llevar consigo un pulsómetro últimamente. Pierdan o ganen, están compitiendo unos partidos que no se saldan con más de 5 puntos de diferencia.

 

Los de Windy City tuvieron que remontar un encuentro que se les estaba poniendo cuesta arriba ante los Pelicans, ya que fueron a remolque hasta que empezó el último cuarto. La cuadrilla local estuvo comandada por Pau Gasol (18+11+2), bien secundado en la pintura por Joakim Noah (10+9+2). No obstante, el mejor del partido volvió a ser un tal Anthony Davis (22+13+2), que tuvo como compañero de baile a Tyreke Evans en el exterior (22+3+8).

 

 

Houston Rockets 126-97 Los Ángeles Lakers

 

Sonrojante derrota (y ya van 6 seguidas) de los Lakers en Houston. La diferencia de nivel no tardó en hacerse notar y los texanos hicieron lo que quisieron con la franquicia oro y púrpura, que tiene a 3 victorias y media al penúltimo clasificado de la Conferencia Oeste, los Pelicans. Los Rockets, por su parte, neutralizan el balance victorias-derrotas y se ponen con 12-12. James Harden (30+3+3) fue suficiente para que los locales pusieran la directa y se fueran +17 al descanso. En el otro bando, Kobe sigue prolongando su buen estado de forma y volvió a asumir el liderazgo californiano con un notable 25+7+6.

 

 

Dallas Mavericks 111-114 Washington Wizards

 

Dos de los equipos más irregulares de la NBA, con un nivel equiparable, se midieron en un duelo vibrante. Los Washington Wizards salieron victoriosos del American Airlines Center de Dallas, completando un gran partido que no fue visto para sentencia hasta que Dirk Nowitzki fallara el triple que hubiera enviado el encuentro a la prórroga. Los locales tiraron de garra para competir un partido que estaba -18 al final del tercer cuarto. La estrella alemana de los Mavs tuvo una noche mediocre (13+6+2), y Wesley Matthews tuvo el papel anotador (28). Hay que subrallar el triple-doble de Raymond Felton en la dirección (10+11+11). Todos estos elementos no fueron capaces de acabar frenando a la dupla Wall-Porter (26+5+16 y 28+6+3).

 

 

Portland Trail Blazers 110-112 New York Knicks

 

Damian Lillard fue héroe y villano para los Trail Blazers. Si bien fue autor de un gran 29+8+4, falló el triple decisivo que hubiera dado la victoria a los de Oregón. Éstos no pudieron frenar a una bestia sin cadena, de nombre Carmelo Anthony, que hizo la mejor actuación de la temporada con un 37+6+2. El final del partido fue agónico y se decidió a base de tiros libres, pero la victoria voló a Nueva York. Kristaps Porzingis tuvo una noche negra: no anotó en los 19 minutos que estuvo en pista. Esta victoria puede ser balsámica para los de la Big Apple, que siguen en la parte indeseada de la Conferencia Este con 11-14. Por su parte, los de Portland marchan undécimos de la Western con 10-15.

 

 

 

 

 

Top 10 de la noche

 

 

Comments are closed.