Encandiló a Europa hace unos años. Fue Rey de Italia en varias ocasiones. Ahora, nadie sabe dónde está. Hablamos del mítico Montepaschi de Siena, ahora conocido con el sobrenombre de Mens Sana militando en la A2 italiana. El quebrantamiento de la ley les puede salir muy caro: la justicia italiana sopesa retirarle buena parte de los trofeos que alzó en la primera década de este siglo.

En el año 2014, la llamada Operación timeout hizo público un tremendo entramado de corrupción en el que se realizaban varias facturas con el objetivo de crear fondos ocultos e ingresarlos en paraísos fiscales para no tributar en Italia. Este fraude fiscal sirvió para pagar los sueldos de los jugadores sin tener que pasar cuentas antes por la hacienda local.

El principal responsable de este tejido corrupto es la cabeza visible del club, Ferdinando Minucci, cuyo proceso penal sigue adelante y abierto. Además, el entrenador principal, Simone Pianigiani, también se enfrenta a una sanción administrativa (no penal, ya que en su caso la cuantía no excede el límite que estipula la ley) que le podría mantener apartado de los banquillos entre 3 meses y 3 años por incumplir el artículo 39 del Reglamento Jurisdiccional de la Federación Italiana de Baloncesto.

Pero lo peor para los aficionados es que, con el veredicto de la fiscalía a punto de conocerse, al Mens Sana Siena podría retirársele los 6 campeonatos de liga que consiguió ininterrumpidamente entre los años 2008 y 2013. Tomar una posición privilegiada en pagar a los jugadores, propugnando así una competencia desleal, es algo que les está pasando mucha factura. Veremos cuál es el futuro del legendario club italiano, que fue declarado en condición de quiebra hace 2 años al conocerse que arrojaba un déficit de 5’4 millones de euros.

Comments are closed.