Trepidante jornada de martes en la Euroliga. El Barça aguantó 25 minutos al CSKA, que puso de nuevo en evidencia las dificultades a las que se enfrenta cuando encara un partido con tanta anotación. Navarro acabó expulsado por 2 técnicas. El otro español de la noche también ganó: el Unicaja se zampó al Cedevita Zagreb.

 

CSKA de Moscú 93-82 Barcelona Lassa

 

El primer cuarto fue una oda al baloncesto. Por efectividad, por dinamismo y por espectáculo. El 28-29 final fue el resultado tangible de un periodo en el que ambos equipos terminaron con un 5 de 6 en triples. Un porcentaje superlativo para un partido de alto nivel que no defraudaba. Navarro, con 11 puntos, confirmaba un partido más que está en su mejor versión de los últimos tres años. Enfrente, Higgins era una pesadilla constante para la defensa azulgrana.

 

Poco cambió el guión en el segundo periodo. Ambos equipos seguían manteniendo casi un 70% en tiros de campo, lo que es una barbaridad en cualquier liga del mundo. El CSKA llevó al Barça a su ritmo de partido: correr y ataques de 8-10 segundos. Por momentos parecían los Warriors (y eso que no estaba De Colo). Y los de Pascual cayeron en la trampa, sufriendo las acometidas de Teodosic y un Vorontsevich letal desde cualquier posición. Al descanso, con un alley-oop tremendo de Lazarev, los moscovitas ganaban 54-46.

 

El hecho de jugar a una anotación alta no es algo que favorezca a los de Pascual. El Barcelona es un equipo que juega a 70-80 puntos por partido, y cuando encaja tantos puntos las cosas suelen ir mal. Aunque consiguieron volver a entrar en el partido (54-53, min 24), el CSKA volvía a poner la directa y se escapaba. El parcial empezaba a ser preocupante (18-6), y la diferencia no dejaba de crecer (72-59, min 29). Las cosas se ponían muy feas cuando Navarro era expulsado por 2 técnicas (flopping y chulería). El Barça, KO: 76-59 al final del tercer cuarto.

 

(Vídeo de Aaron Morales)

El cuadro azulgrana iba a luchar contra las adversidades, y Pau Ribas iba a comandar un parcial de 2-11 que iba a dar aliento a los más optimistas (80-70, min 35). El pronóstico resultó ser demasiado aventurado y el CSKA cerró el partido con el talento innato de Teodosic. Luchando por el average, el Barça consiguió al menos evitar el rapapolvo.

 

 

Fenerbahce 85-79 Lokomotiv Kuban

 

Remontada trepidante del Fenerbahce de Obradovic ante un grandioso Lokomotiv. El equipo que ven en la próxima Final Four el 100% de los General Managers tuvo serias dificultades para vencer al conjunto ruso, que se apoyó en Víctor Claver para hacer 3 cuartos de bandera (21+7+2, 5/5 en triples). El parcial del último cuarto fue demoledor: 34-19. Jan Vesely, con 10 puntos en el último acto, fue culminante en la remontada de los otomanos. Además, fue el mejor de los suyos (17+7+3).

 

 

Panathinaikos 63-74 Estrella Roja

 

El Estrella Roja se llevó un trabajo triunfo de Atenas, venciendo en casa del Panathinaikos progresivamente. Los de Djordjevic, negados desde el perímetro (3/24), tampoco llegaron al 50% en tiros de 2 y propiciaron a un clima aburrido y soporífero. Raduljica no tuvo su mejor noche (12+1+1), y aún y así fue el mejor de los locales. Los serbios se aprovecharon de la tesitura haciendo gala de un gran juego en equipo, en el que no se quedó nadie sin anotar.

 

Unicaja 90-67 Cedevita Zagreb

 

Rapapolvo de los de Joan Plaza en el Carpena. Los de la Costa del Sol empezaron a hacer lo que querían con el Cedevita bien pronto (27-14 al final del primer cuarto), y la diferencia fue aumentando a medida que iba pasando el partido. Los 12 jugadores consiguieron anotar, y entre ellos destaca Mindaugas Kuzminskas, que no jugó en la semana pasada, con un 17+5. El Unicaja volvió a relucir una de las características que mejor le define: el rebote (43-23).

 

 

Comments are closed.