Blake Griffin tendrá que estar de baja nuevamente entre cuatro y seis semanas, por lo que se perderá el All-Star de la NBA (como el año pasado). Tal y como adelantó la ESPN y diversos medios de comunicación norteamericanos lo confirmaron, el ala-pívot estadounidense que, precisamente iba a regresar este martes a las canchas en el partido frente a Indiana Pacers, se ha roto la mano derecha tras pelearse con un empleado de material de los Los Angeles Clippers en un conocido restaurante de Toronto.

 

Según las fuentes mencionadas, Griffin golpeó al utillero (Matias Testi) en el restaurante y lo volvió a agredir al abandonar el establecimiento. Según relata Arah Markazi, los dos implicados mantienen “son buenos amigos” y suelen salir juntos a menudo. Un portavoz del equipo ha comentado que Testi no ha sido despedido.

 

Tras el inaudito altercado, ambos implicados han abandonado la gira de la expedición californiana y han regresado de inmediato a Los Ángeles. Por su parte, la franquicia angelina ha anunciado que junto a la NBA investigarán la lesión y la forma en la que se produjo. Lo que está claro es que llega en el peor momento para Griffin. Tras haber superado las molestias en los cuádriceps que le han mantenido lejos de las canchas en los últimos 14 partidos, Griffin vuelve a dejar ‘colgados’ a los angelinos.

 

Los Clippers han emitido un comunicado que nos hace preguntar… ¿Puede haberse acabado la etapa de Blake en LA?

 

No hay lugar para esta conducta en nuestra organización. Este incidente no representa quienes somos como equipo. Estamos conduciendo una completa investigación en colaboración con la NBA. A la conclusión de la misma, se tomarán las acciones pertinentes.

 

Veremos cómo termina todo.

 

Comments are closed.