En una noche marcada por el duelo entre los dos mejores equipos de la temporada, Cleveland logró su primera victoria de la era Lue frente a los Wolves, mientras que Chicago volvió a demostrar su inseguridad e irregularidad al caer frente a los Heat con un extraordinario Dwyane Wade. En el Oeste, la mejor actuación de la carrera de DeMarcus Cousins no sirvió para lograr una victoria frente a los Hornets, mientras que el Oracle Arena fue una fiesta, Curry volvió a vestirse de dominador mundial y con 37 puntos no dio ni una opción a unos Spurs que se vieron superados de principio a fin en uno de los partidos más esperados de los últimos años.

 

Minnesota Timberwolves 107 – 114 Cleveland Cavaliers

 

Seis jugadores en dobles figuras y el liderazgo de un Lebron James que volvió a ser el rey fueron las claves de un partido que sirvió para que Tyronn Lue lograse su primera victoria como entrenador jefe de los Cavs frente a unos combativos Minnesota Timberwolves. James se fue hasta los 25 puntos, bien secundado por Tristan Thompson, clave con 9 puntos consecutivos que lograron abrir brecha tras la remontada de los Wolves, y Dellavedova (18). Por parte de los visitantes, el partidazo del rookie Town (26 puntos y 11 rebotes) tuvo en Lavine y Wiggins a las otras dos piezas que superaron la barrera de los 20 puntos.

 

Boston Celtics 116 – 91 Washington Wizards

 

Ver a Isaiah Thomas en la cancha es un derroche de alegría en cada partido. El pequeño base de los Celtics se encargó de liderar la tercera victoria consecutiva del conjunto de Stevens a costa de unos Wizards que son sin duda alguna una de las grandes decepciones de la temporada. Thomas se fue hasta los 23 puntos y 9 asistencias en tan solo 3 cuartos jugados, dejando un choque casi finiquitado al terminar el tercer periodo. El buen trabajo de la defensa visitante sobre la estrella local (que anotó solo 3 tiros de campo) y la mejoría ofensiva de los verdes en la segunda mitad fue demasiado para el conjunto capitalino, que tuvo en Porter y Dudley a sus mejores hombres.

 

Miami Heat 89 – 84 Chicago Bulls

 

Una de las cosas más bonitas de ver en la última década es ver a Wade anotar sin parar. Ayer volvió a hacer lo mismo para liquidar a unos Bulls que estuvieron a punto de tenerle en la famosa agencia libre de 2010. El escolta se fue hasta los 28 puntos y Bosh anotó 18 para comandar una remontar de 8 puntos frente a unos Bulls que se desinflaron en el último cuarto. De esta manera Miami vuelve a saborear la victoria tras cuatro derrotas de forma consecutiva. El español Pau Gasol volvió a ser el mejor del conjunto dirigido por Fred Hoiberg al anotar 19 puntos y capturar 17 rebotes, pero el horrible partido de Jimmy Butler dejó a los Bulls sin más alternativas en los momentos decisivos.

 

 

Orlando Magic 102 – 108 Memphis Grizzlies

 

Uno de los choques más igualados de la noche fue el que se celebró en el Fedex Forum de Memphis y que dejó la victoria en el lado local gracias a una gran defensa de los Grizzlies en la prórroga, dejando a Orlando en tan solo 2 puntos anotados en los últimos cinco minutos. Los Magic siguen sin saber jugar los momentos decisivos, y eso les volvió a costar una victoria que podría haber sido muy importante en una de las canchas más difíciles de toda la liga. El juego interior local volvió a ser decisivo (18 puntos Randolph y 17 Marc Gasol) junto a Jeff Gren (30), mientras que por el lado visitante, los 16 de Vucevic, Harris y Fournier fueron insuficientes para unos Magic que se hunden de forma contundente, y ya son 10 derrotas en los últimos 11 partidos.

 

Houston Rockets 112 – 111 New Orleans Pelicans

 

Sin Howard, ni falta que hace. James Harden con 35 puntos y la mejor actuación ofensiva de Ariza en la temporada (31) fueron decisivos para la victoria in extremis de los Rockets frente a unos Pelicans en los que Davis estuvo muy gris y además salio lesionado del encuentro. La buena defensa en la acción final dejó a Holiday sin la opción de lograr un tiro cómodo que pudiese incomodar la mejoría de unos Rockets que siguen mejoran poquito a poquito de la mano de su nuevo técnico. El mejor por parte de los locales fue el base de los Pelicans, que saliendo desde el banquillo se fue hasta los 32 puntos, 6 rebotes y 9 asistencias, recordando por fin a ese base que fue All Star y maravilló en sus tiempos en Philadelphia.

 

https://www.youtube.com/watch?v=Xs5E8WiXNyI

 

Atlanta Hawks 119 -105 Denver Nuggets

 

Liderados por Paul Millap, Atlanta Hawks no sufrió ningún problema para superar con holgura a unos Nuggets que pese a mostrar mejoría con respecto a la temporada pasada, todavía están lejos de ser una franquicia competitiva a nivel de Playoffs este año. El ala pívot de los Hawks anotó 22 puntos y lideró a los de Budenholzer a su victoria número 27 de la temporada. El encuentro duró 12 minutos, pues el parcial de 35-20 del segundo cuarto dejó prácticamente sentenciado un choque en el que los locales poco pudieron hacer por remontar en la segunda mitad. Will Baron volvió a ser el mejor jugador de los Nuggets desde el banquillo al anotar 21 puntos.

 

Detroit Pistons 96 – 92 Utah Jazz

 

Reggie Jackson, hiperactivo en ambos lados de la pista, lideró a Detroit a una victoria importantísima en una de las canchas más difíciles de toda la liga, cortando así las dos derrotas consecutivas cosechadas por el conjunto de la Motown esta pasada semana. El base de los Pistons anotó 29 puntos y lideró junto a Ilyasova la ofensiva de los visitantes. El colchón logrado en el primer cuarto sirvió a los de Van Gundy para jugar con esa ventaja el resto del choque a pesar de los esfuerzos de Hood y Hayward (23 y 22 puntos respectivamente) por intentar acercar a los Jazz de nuevo al partido. El 31% en tiros de campo en la primera mitad fue un lastre demasiado grande para un equipo que sigue sin poder contar con una pieza clave como es Derrick Favors.

 

Charlotte Hornets 129 – 128 Sacramento Kings

 

Todo hacía presagiar que el Spurs – Warriors iba a ser el partido de la noche, pero la realidad fue bien distinta. Las dos prórrogas del Hornets-Kings nos dejaron sin ninguna duda la actuación de la noche. DeMarcus Cousins se fue hasta los 56 puntos, tope en su carrera, en la ineficiente búsqueda del triunfo por parte de unos Kings que dejaron desplegar todo el potencial ofensivo de unos Hornets que tienen a Kemba Walker en un momento dulce de juego. y a Troy Daniels como el artillero perfecto. El alero de Charlotte anotó 8 triples desde el banquillo además del triple clave, y junto al base de los Hornets impidió que la máxima anotación de un jugador en la temporada valiese para que los locales se llevasen el triunfo. La salida del choque de Cousins por faltas en la segunda prórroga dejó a los de George Karl sin su pieza clave, lo que impidió finalmente la victoria.

 

https://www.youtube.com/watch?v=oBD2MAXYtbI

 

San Antonio Spurs 90 – 120 Golden State Warriors

 

El partido prometía ser épico, emotivo y para guardar en las hemerotecas. Pero solo hubo un equipo en el Oracle Arena, el local. Los Warriors, que indudablemente ya empiezan a estar en las quinielas como uno de los mejores equipos de la historia, pasaron por encima de unos Spurs que no supieron que hacer en ninguna fase del encuentro. Stephen Curry volvió a demostrar porqué es el máxima candidato a repetir estatuilla como mejor jugador de la temporada, y con 37 puntos en tres cuarto sigue batiendo récords a ritmo de un equipo que se muestra infalible en defensa, y todavía más en ataque. El 30 de los Warriors demostró de nuevo una magia única en los 29 minutos que estuvo en cancha. Si, se dice pronto, solo 28 frente a uno de los mejores Spurs de la historia. Popovich se relamía de rabia en el banquillo mientras veía como los suyos eran apalizados en cada uno de los cuartos del choque. 23-29, 24-33, 19-33 y un 24-25 dejaron clara la impresión de que estos Warriors son imbatibles para cualquier equipo del mundo en este baloncesto actual.

 

El partido supuso además la entrada de Curry en más libros de historia. Llegó a la absurda cifra de 1400 triples anotados, además de superar la barrera de los 10000 puntos anotados en su carrera. Tras la brutal paliza de los de Kerr en Ohio, las seguridad en los pases y la eficiencia en defensa se antojaban claves para que los tejanos tuviesen opciones, pero 28 pérdidas y el juego cómodo de los locales moviendo el balón dejaron desde el minuto 1 la impresión de que anoche no habría más partido que el trámite que finalmente sucedió. Ni la presencia de Duncan habría servido para algo más que anécdota en una noche en la que Kawhi Leonard se hizo más pequeñito que nunca antes en lo que llevamos de temporada. Pese a ello el alero volvió a ser el mejor con 16 puntos. Por parte de los Warriors, a los 37 de Curry se sumó la gran labor del banquillo personificado en Barbosa, Brandon Rush y Livingston, autores de 13,13 y 12 puntos respectivamente. No hay un equipo igual, y no verlos repitiendo anillos sería sin duda alguna la gran sorpresa de la temporada.

 

 

 

 

Top 10

 

Comments are closed.