Así de rotundo se mostraba Mitch Kupchak, general manager de los Angeles Lakers en palabras que recoge el periodista de Yahoo Sports, Dan Devine. Era algo que podíamos esperar, que todos lo veníamos viendo de unos años a esta parte, desde la extensión de contrato de Kobe por casi 48’5 millones de dolares cuando aún se encontraba recuperándose de su lesión en el tendón de Aquiles, los Lakers hipotecaron su futuro a corto y medio plazo a expensas del talento de su estrella más prolífica de las últimas dos décadas, Kobe Bryant.

 

Una estrella, que desde 2012 a esta parte entró en franca decadencia, un declive que por otro lado, es entendible debido a su edad y al desgaste físico de tantos años compitiendo al máximo nivel en la élite de la NBA. El cinco veces campeón de la NBA, está disputando su última campaña vistiendo la zamarra púrpura, y esto, por muy extraño que parezca, es lo mejor que le podía pasar a los Lakers, ya que podrán invertir y fichar jugadores de nivel una vez se quiten la enorme nómina que en estos momentos cobra el 24.

 

»Para mi es doloroso ya que he estado con él 20 años aquí», afirmaba Kupchak. También habló de cómo están enfocando esta temporada en una despedida constante a Kobe, por parte de todas las franquicias y de ellos mismos,  y de como su marcha, recalca de nuevo, dejará vía libre en el aspecto salarial de la franquicia. También trató el tema de la retirada del dorsal de Kobe, y dijo que es muy posible que se retiren tanto el 8 como el 24, los dos dorsales que ha lucido Kobe en los ángeles, según apunta Eric Pincus de Los Angeles Time.

 

También habló en una entrevista para la ESPN de como este año de alguna manera, estaba cortando la progresión de las jóvenes estrellas del equipo angelino como son jugadores como D’Angelo Russell, Julius Randle, Clarkson o Larry Nance Jr. Después matizo estas palabras señalando que esta totalmente justificada esta temporada, ya que desean despedir como se merece al mejor jugador de la historia de la franquicia, según palabras de Kupchak.

 

Respecto a los jóvenes del equipo y su mala temporada, señaló que también estar en el mismo equipo que una leyenda como Kobe les puede perjudicar más que ayudar en algunos momentos. » No creo que se algo malo, al revés, creo que hay motivos para la esperanza. A veces cuando cometen fallos y están bajo la mirada de un tipo como Kobe, les puede afectar más, sin embargo, desarrolar su juego de esta manera les puede hacer pensar que a veces no pasa nada por cometer algún fallo.»

 

Declaraciones a parte, la situación en la franquicia es para analizar. Hoy por hoy, los mejores números los está haciendo Kobe (quizás porque también esta poniéndose a tono para estar bien en el All Star) . Esto, evidentemente, habla mal de los jóvenes del equipo como Clarkson que no ha hecho los números que se esperaban de él. Pero la lectura y análisis de esta situación creo que va más allá, es un problema también que toca al propio GM, como es Kupchak, ya que suya fue la idea de traer a gente como Lou Williams, Brandon Brass, Roy Hibbert, o a un jugador pasado de rosca como es Metta World Peace. Estos fichajes han hecho que la aportación del los jóvenes que previsiblemente serán el futuro de la franquicia, haya decaído.

 

Otra persona a señalar es sin duda el entrenador de la franquicia, Byron Scott. Ha tenido cero mano izquierda con los jóvenes talentos de la plantilla. No hay más que ver como en el inicio de la campaña, obligó a Russell a jugar y hacer cosas para las que aún no estaba listo o atizar sin pavor a la defensa ‘blanda’ de Randle. Todo este cúmulo de circunstancias han dejado lo que estamos viendo, una temporada perdida para los Lakers, en la que cuando su físico se lo permite, Kobe salva el honor en algún partido, mientras que en otros, el 24 parece tener carta blanca para tirar todos los tiros que quiera, incluso cuando son paupérrimos. La temporada y la despedida de Kobe, quizás les sirva de excusa este año a los jóvenes para no crecer tanto como deberían estar haciéndolo, pero el año que viene sin él, deberán de dar la cara de una vez.

 

Unos jóvenes en los que sólo están respondiendo bien por momentos el propio Randle y Russell, a pesar de los esfuerzos de su entrenador porque no sea así, un Scott que parece estar más empeñado en ponerles bajo la lupa de las críticas que por mejorar a sus jugadores. Da la sensación de que el cuerpo técnico tiene poco o nada que decir en lo que hace la directiva, la misma que se encuentra en una encrucijada dónde no ha sabido llevar una transición entre los últimos años de Kobe y fichar jóvenes y rehacer una franquicia que necesitaba una renovación completa.

 

Con todo este cóctel, los Lakers se dirigen a los últimos dos meses de Kobe Byrant como jugador en activo. Las excusas a la directiva se le empiezan a terminar, y los jóvenes deben tienen que empezar a pensar que la 2016/2017 debe ser su temporada. Con el principal problema como es la ficha salarial de Kobe, solucionado, es el momento de fichar bien y construir un equipo acorde a la historia de esta franquicia y empezar el camino hacia los éxitos. Sin pausa, pero sin prisas.

 

Comments are closed.