Preciosa jornada de domingo en la NBA, con Miami sentenciando en casa ante los Hornets y los Warriors adelantándose en la eliminatoria ante los Blazers con un superlativo Thompson. Además, los Raptors han eliminado a los Pacers y se enfrentarán con los Heat por un puesto en las finales de conferencia.

Miami Heat 106-73 Charlotte Hornets

El conjunto de Spoelstra prosigue en la competición tras eliminar a los Charlotte Hornets en el Game 7. Los de Steve Clifford se derrumbaron con un imponente parcial de 29-11 tras la reanudación, y su estrella, Kemba Walker no tuvo su mejor noche (3 de 16). Dragic (25) y Whiteside (10+12+5 tapones) formaron la sociedad perfecta para que el encuentro no tuviera emoción.

El encuentro empezó en la línea que le convenía a los Heat: una buena defensa tenía su premio en el otro aro. Whiteside y Deng empezaron a tener protagonismo, y la falta de puntería de los Hornets abría una pequeña brecha en el marcador (29-18). La aportación de Walker estaba siendo nula, y Charlotte lo estaba notando. Un buen trabajo debajo del aro de los Heat les concedió la posibilidad de anotar tras segundas oportunidades.

Los de Steve Clifford ofrecieron una mejor versión en el segundo cuarto. Una buena reacción, liderada por Batum, les puso al acecho en el electrónico (40-35). Pero los Hornets no se iban a ver tan cerca de su oponente en todo el partido. Con un Dragic estelar (17 puntos al descanso), los Heat empezaban a poner la directa antes de ir a los vestuarios con un 54-42.

Y la debacle absoluta llegó en la reanudación. Unos Hornets muy fallones (22/64 en tiros de campo tras 36 minutos) no estaban demostrando ser aptos para alcanzar las semifinales del Este. La sangría de los de Carolina del Norte fue increíble, en todos los aspectos, defensivo y ofensivo. Con Walker aún medio escondido, Dragic y Deng (15+8+4) formaron la pareja perfecta para cerrar el encuentro antes de los 48 minutos (83-53 al final del tercero).

La primera piedra del proyecto de los Hornets está puesta. Miami pasa por primera vez a semifinales desde que se marchó Lebron James.

Golden State Warriors 118-106 Portland Trailblazers

Había dudas de cómo serían capaces de afrontar los vigentes campeones el primer partido de la serie ante los Blazers de Lillard y McCollum. Y cualquier duda se disipó en el primer cuarto, con los Warriors bordando el baloncesto (37-17). Con Klay Thompson inspirado (18 puntos en ese primer parcial, acabó con 37 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes), Bogut como amo y señor en la pintura (10+12) y Draymond Green (23+13+11) controlando el balance defensa-ataque/ataque-defensa, los de Kerr eran una apisonadora imparable para los de Oregon, erráticos y superados por el sensacional ambiente en Oakland.

Mejoraron un poco los de Sttots en el segundo cuarto, pero eran incapaces de frenar la sangría en defensa, si bien los Warriors, cuando están en ese modo, son prácticamente imparables. Al descanso, 65-51. Y tras la reanudación, uno de los momentos en los que Golden State suele siempre pisar el pie del acelerador, el partido terminó de romperse, con Livingston (12+4+6) dominando el tempo a placer.

Lo intentó Lillard (30, pero con un 8 de 26) a la desesperada en el último periodo, pero sin éxito. Iguodala y Speights sumaron desde el banquillo (10), mientras el quinteto titular terminaba en dobles dígitos en anotación, mostrando su mejor versión sin Curry, que dejó entrever que podría estar listo para el Game 3. O quizás no le hace falta (aún) a los Warriors…

Toronto Raptors 89-84 Indiana Pacers

15 años después, Toronto puede decir que ha pasado una ronda de Playoffs. En un séptimo partido de infarto y por los pelos, sí. Pero lo han logrado. Aunque sus dos estrellas hayan rendido al peor nivel de toda la temporada, DeRozan anoche resurgió para dar el pase definitivo a semifinales. Con Lowry desaparecido, el escolta se fue hasta los 30 puntos. Paul George (26+12) lideró una remontada en la segunda mitad que puso a los Pacers a tan sólo 3 puntos (llegaron a perder de 16), pero los de Vogel no pudieron culminar la remontada y los canadienses siguen adelante. ¿Podrán con Miami?

 

Comments are closed.