Los récords ya no valen. Ahora es cuando los Golden State Warriors tienen que demostrar por qué son el mejor equipo de la historia de la NBA. La temporada regular ya no existe, y los Blazers cocinan hambrientos una machada con la que seguir escribiendo su ya histórica temporada. Sin duda, esta serie Golden State-Portland es una de las más atractivas. La baja momentánea de Curry puede ser la motivación perfecta para que los Blazers rindan cuentas en el Moda Center.

Cómo llegan

Los Houston Rockets no fueron un problema para los Warriors en la primera ronda. Los texanos lograron forzar el quinto partido, pero la superioridad fue insultante y las sensaciones fueron las mismas que la temporada regular: un baloncesto maravilloso, alegre a los ojos y angelical. Thompson tuvo encuentros supersónicos, Green siguió demostrando por qué merece la titularidad, pero el susto vino cuando Curry tuvo que abandonar el Toyota Center de Houston por un esguince en la rodilla. Los aficionados de la Bahía estaban totalmente preocupados hasta que se supo el diagnóstico concreto: 2 semanas. 2 semanas de las cuales ya ha pasado 1. Eso significa que Curry tardará unos días en volver a vestirse de corto, pero el resto de la camada de los Warriors es una delicatessen. La línea exterior es la mejor arma para los de Steve Kerr -por cierto, el míster ha sido nombrado recientemente Coach of the Year– con hombres como Iguodala, Barnes o un Livingston en alza.

Por su parte, los Portland Trail Blazers siguen engrosando su legado y quieren continuar haciendo historia. Las semifinales de Conferencia no entraban en la cabeza del aficionado más optimista del conjunto de Terry Stotts a principio de temporada, con un equipo completamente cojo debido a la marcha de sus estrellas (Aldridge, López o Matthews). Sólo quedó Lillard. Pues él solito, y con la inestimable contribución del recién nombrado MIP de la temporada, CJ McCollum, han endosado un 4-2 a unos buenos Los Ángeles Clippers y se han plantado entre los 8 mejores equipos de la NBA. La pareja Aminu-Crabbe ha sido, asimismo, un eje fundamental en la maquinaria de una franquicia que está sorprendiendo al planeta baloncesto.

Jugadores a seguir

Damian Lillard: Sin él, los Blazers no son nada. El espectacular base es el sustento de los de Oregón, con una visión de juego excelente y una capacidad atlética desbordante. El equipo baila al son de su varita, y esta temporada ha sido la mejor de los 4 años que ha estado en Portland. Con 25 puntos y casi 7 asistencias de media, Lillard se confirma como uno de los mejores bases de todo el planeta.

Klay Thompson: Sin Curry -de momento-, los Warriors deben apoyarse en el otro Splash Brother para sacar la serie adelante. Thompson es un animal en el perímetro: con un 42’5% de acierto, es un ametrallador temible para cualquiera que ose meterse en su camino. Su estilo de juego encaja a la perfección con el de los Warriors, un baloncesto fluido y dinámico. Es el escolta que todo el mundo querría tener. Su duelo con McCollum será muy bonito.

Las claves

  • Independencia de Curry. Ahora es cuando los Warriors tienen que demostrar que no son solo Curry. Que son mucho, mucho más. La lesión del mejor base del mundo ha dejado tocados a los del Oracle, que sufrirán en la creación. Lillard tendrá mucha más soltura sin Curry ahogándole en defensa. En la medida que los Blazers puedan aprovechar la ausencia del ’30’ la serie podrá llegar a 5 o 6 partidos.
  • La defensa de la línea exterior. Es el recurso más usado por los dos equipos. La gran mayoría de jugadas radica en el movimiento del balón alrededor del perímetro, y la defensa de esta línea puede ser la llave que funcione tanto a Kerr como a Stotts. El nivel de los pívots es mucho menor en ambos conjuntos, con Bogut y Plumlee como pilares.
  • El factor cancha. Si los Warriors consiguen vencer en los 2 primeros partidos, viajarán a Portland con los deberes hechos y, probablemente, aún sin Curry. Cuando éste se reincorpore, sería bueno para los californianos que la serie ya estuviera encarada para evitar males mayores.

El pronóstico

4-1 para Golden State Warriors