Era seguir con vida o morir antes de lo esperado. Miami sabía que no tenía margen de error. Y no falló. Los de Spoelstra ganaron en casa a Toronto y forzaron el Game 7. Canadá dictará sentencia. 

Goran Dragic lideró la épica victoria con 30 puntos, su récord de anotación en playoffs, y estuvo muy bien secundado por Wade, que se fue a los 22 puntos y puso hasta tres tapones. De nada le sirvió a Toronto los 36 de Kyle Lowry con 12 de 27 y los 23 de DeRozan.

Las bajas por enfermedad y lesión del ala-pívot Chris Bosh y el pívot Hassan Whiteside han dejado a los Heat sin un hombre alto de calidad dentro de la plantilla por lo que el entrenador de los Heat, Erik Spoelstra, tuvo que decidirse por los hombres bajos en el cinco inicial, lo que al final fue la estrategia perfecta.

Los Raptors de Toronto son uno de los cuatro equipos de la NBA que todavía no han podido llegar a disputar unas finales de Conferencia en su historia, como les sucede también a los Hornets, a los Pelicans de Nueva Orleans y Los Ángeles Clippers.

La locomotora de los Cavaliers aguarda impaciente. Miami o Toronto, a 48 minutos de la final de Conferencia.