Nuestro Juancho (Por Zaid5x5)

Juancho Hernangómez pertenece a ese perfil de jugadores por el que se pirran las franquicias NBA, el típico tres/cuatro (para mí más tres que cuatro, aunque aquí los entrenadores se empeñen en utilizarlo mucho más de cuatro que de tres) europeo, bien dotado de centímetros (206) y fundamentos, de envidiable movilidad y coordinación y con buena mano. Si nunca lo vieron no le pongan en la misma categoría que su hermano Willy porque no tienen nada que ver (más allá de su evidente parecido físico): el hábitat natural de Willy es la pintura mientras que el de Juancho se aleja conscientemente de ella. No es una cuestión de alergia, no vayan a pensar: va extraordinariamente bien al rebote y no tiene ningún reparo en fajarse bajo el aro cuando es preciso. Es más bien una cuestión de habilidades, de muñeca, de querencia: sabe que de espaldas al aro no tiene nada que hacer (no le vendría mal trabajarlo un poco, aunque fuera con su hermano en los veranos) y que de cara en cambio puede ser letal, pongamos sobre todo a cuatro metros del aro… pero también a siete cuando es preciso.

14519027830569

Pero la temporada de Juancho ha ido de más menos y de menos a casi nada, no tanto por culpa suya como del entorno: una institución en franco proceso de descomposición y un entrenador que decidió que fueran los veteranos quienes sacaran las castañas del fuego (y se abrasaran en el intento), algo que padeció no sólo él sino otro sueño estudiantil llamado Darío Brizuela. No negaré que ese conservadurismo técnico pueda tener alguna (sólo alguna) justificación porque Juancho está muy por hacer: su muñeca (aún siendo buena) es mejorable, como lo son su defensa, su catálogo de habilidades y sobre todo su toma de decisiones. Tiene mucho carácter, lo cual siempre es una virtud pero en ocasiones le juega malas pasadas ya que tiende a dejarse arrastrar por sus impulsos, como si su instinto le pesara mucho más que su criterio. Pecado de juventud que se le curará con el tiempo… y con minutos, claro.

Please enable Javascript to watch this video

Quizá por eso es por lo que no acabo yo de estar muy seguro de que haya acertado apuntándose a este draft. Las perspectivas más optimistas le sitúan al final de la primera ronda (o al comienzo de la segunda, según los casos), una posición que yo creo que podría haber mejorado con creces con un buen año 2016/2017. Caiga donde caiga, espero que tenga el buen criterio (y que lo tenga su franquicia, también) de no hacerse un Claver, no irse para allá precipitadamente para acabar siendo carne de Liga de Desarrollo o aún peor, de banquillo. Dos, tres, cuatro años más en Europa jugando a buen nivel (en donde sea, que me temo que huirá del Estu más pronto que tarde) le vendrían de perlas para completar su proceso de maduración. Tiempo al tiempo.

Agradecer a Zaid5x5 su tiempo con nosotros y la ayuda en el scout de Hernangomez.

<- Volver al inicio ->