La rookie de la selección. La más joven del grupo que conquistó la medalla de plata en Río. A sus 20 años, Laura Quevedo ya habla como una veterana, y eso es por una mentalidad inquebrantable a la par que madura. Tras un verano inolvidable -primeros Juegos y fichaje por el Perfumerías Avenida-, la alero nos atiende durante su periodo de vacaciones con mucha amabilidad.

En primer lugar felicidades por la medalla de plata. ¿Os esperabais estar en ese podio olímpico?

¡Muchas gracias! No creo que se trate de esperarlo o no, hemos estado trabajando todo el verano, en primer lugar para ganarnos la plaza para estar en los juegos y después cuando lo conseguimos, trabajamos para subirnos al podio olímpico. Esa era nuestra meta y creo que hemos superado las expectativas de todo el mundo. Por lo tanto cuando trabajas con un objetivo fijo y las posibilidades en que se consiga existen, esperas que los resultados salgan, y así ha sido.

Sólo habéis perdido contra las americanas… ¿Se podrá competir de tú a tú algún dia como en los chicos?

Trabajamos para algún día poder plantarles cara durante 40 minutos, un partido entero. A día de hoy es muy difícil ganarlas. Es el Dream Team femenino, cuenta con muchas de las mejores jugadoras de la historia del país. Por ello tenemos que seguir, sabemos que aún hay diferencia, pero con el paso de los años confío en que nos igualemos.

En los tiempos muertos se ve siempre a Lucas Mondelo muy tranquilo.. ¿Sin cámaras mete más caña?

Ni la tensión de los partidos ni los momentos duros de ellos cambian su manera de dirigirnos, se comporta igual cuando está la cámara delante que en un entrenamiento cualquiera de la concentración.

A nivel personal… ¿la mejor experiencia de tu vida?

Sin duda, la mejor experiencia que he vivido hasta el momento, la cual voy a recordar toda la vida. Ha sido un continuo aprendizaje.  Lo podía calificar como mi mejor sueño de verano. He vivido en mi primer verano con la absoluta la clasificación a los juegos y los posteriores juegos. ¿Quién me iba a decir que con 20 años iba a jugar mis primeros JJOO?  Desde he pequeña he soñado con poder participar en unos y ahora mismo mi sueño se ha hecho realidad, siendo mi primera experiencia con la senior así que todo lo que venga después será más increíble aún.

¿Qué destacarías del grupo (más allá del nivel deportivo)? 

Sin duda ninguna la unión y el buen rollo que hay fuera de la pista. Podíamos decir que somos una familia. El sentimiento de equipo cuando las cosas no van tan bien, que todo el mundo tema en la misma dirección. Y aquí añadiría una frase que me encanta, el yo al servicio del nosotros. Cero egoísmos dentro del grupo.

¿La clave es esa unión y el sentimiento de equipo por encima de los egos? 

No me cabe duda de que es una de las claves del éxito de esta selección. Contamos con muchas de las mejores jugadoras de Europa y también del mundo. Las cuales están al servicio del equipo sin ningún tipo de ego.

Está claro que se trata de una generación única… Pero el futuro parece ser bastante prometedor, no? 

Las generaciones que vienen por detrás están demostrando que hay un buen relevo, España es una potencia del baloncesto europeo y yo creo que los éxitos en el equipo nacional están asegurados.

A nivel personal, segunda temporada en LF, de Ferrol a Salamanca. ¿Cómo afrontas el curso?

Con mucha ilusión. Fichar por el mejor equipo de la liga es una motivación para seguir creciendo como jugadora y seguir mejorando cada día un poco más. Con trabajo y esfuerzo los resultados llegarán.

¿Qué tienen que hacer los dirigentes para que las ligas FEB no queden tan marginadas (en comparación al bombo que tiene cada verano la SelFem)?

Después de este gran éxito olímpico creo que se ha de aprovechar el tirón mediático ya que hemos tenido mucha repercusión aquí en España y mucha gente se ha encargado y ha estado siguiendo nuestros partidos. Por lo menos para crear más adeptos al baloncesto femenino y mayor afición.