Llegó lo bueno. Nueva temporada y con ello nuevas caras y aires de baloncesto que ilusionan a todos aquellos aficionados que hemos logrado vivir varios meses sin las competiciones de clubes tras el gran torneo olímpico vivido en Río 2016.

La Supercopa Endesa alza el telón el próximo viernes 19 y a pesar de que el clásico Barça-Madrid se lleva todos los focos en las semifinales del viernes, el anfitrión, Saski Baskonia y Herbalife Gran Canaria buscarán en el primer partido del viernes (19.00 Movistar +) el pase a la final en un choque marcado por las importantes bajas del conjunto dirigido por Sito Alonso ante el potencial de un Gran Canaria que viene de realizar una pretemporada más que ilusionante.

Saski Baskonia, conjuntar el nuevo proyecto

Tras una temporada de ensueño, con presencia en Final Four incluída, Baskonia inicia una nueva temporada. Y lo hace con plantilla, entrenador y hasta nombre renovados. A falta de confirmar al nuevo patrocinador tras el final de la relación contractual entre club y Laboral Kutxa, el conjunto presidido por Josean Querejeta ha sabido rehacerse a tiempo a la pérdida de tres pilares fundamentales la pasada temporada como Mike James, Darius Adams y en especial Ioannis Boroussis, reciente MVP de la Liga Endesa y motor del conjunto baskonista la pasada temporada. Junto a ellos el abandono del capitán Fabien Caseur (Brose), y el comandante de operaciones, Perasovic, rumbo a Efes, han obligado al conjunto vitoriano a centrar sus miradas en el mercado de agentes libres americano para cubrir una plantilla que por otro lado sí ha conseguido retener al cotizado Adam Hanga. Para repetir el difícil éxito del año pasado, Baskonia contará en el banquillo con la presencia de Sito Alonso, que cambia de esta manera el banquillo de Bilbao por el de Vitoria y tendrá a su disposición a jugadores con ganas de redimirse tras temporadas discretas en años pasados.

beabois
FOTO: baskonia.com

Es el caso de los tres grandes fichajes de este año. Los dos primeros llegan desde la NBA, y es que Shane Larkin y Andrea Bargnani tienen la difícil papeleta de sustituir al dúo Adams-Boroussis. El primer aterriza en España para afrontar su primera experiencia internacional tras tres temporadas en la NBA, donde ha vestido la camiseta de Dallas Mavericks, New York Knicks y más recientemente Brooklyn Nets, donde no ha alcanzado las expectivas creadas sobre él.

Pese a ello Larkin llega con la vitola de ser uno de los mejores bases del continente esta temporada, y el motor ofensivo de un Baskonia que jugará a su ritmo y al del francés Rodrigue Beaubois. El ex de Dallas y Strasbourg vivirá su primera experiencia en España, pero desgraciadamente para los vitorianos no podrá estar a las órdenes de Alonso para el primer compromiso de la temporada.

El caso de Bargnani es muy similar. Entre algodones, su participación será duda hasta bien entrado el fin de semana. Sus problemas físicos han sido el gran punto débil en los últimos años, y la necesidad de estar sano en este aspecto jugará parte clave en las aspiraciones de los de Alonso este año. Es por tanto que el técnico catalán podría no contar con el máximo anotador de la pretemporada baskonista y el center italiano para la cita ante Herbalife Gran Canaria, pero la cosa no se queda ahí. Tillie, el propio Larkin y Diop son otros de los que ocupan la enfermería y son dudas.

El resto de la plantilla se cierra con el ascenso al primer equipo de Tadas Sedekerskis y Daniel Bordignon (lesionado tres meses tras pasar por quirófano), que junto a Rafa Luz, ex de Obradoiro y Unicaja, conforman una rotación que ayudará al núcleo que se permanece de la temporada como Tillie, el esloveno Blazic o Shengelia, que está ante una temporada clave. El juego interior se cierra con la llegada del alemán Johannes Voigtmann, uno de los jugadores más prometedores del baloncesto alemán, y que viene de disputar el preeuropeo con su selección.

Es por ello que ahora mismo Sito Alonso solo cuenta con la presencia segura de Hanga, Luz, Sedekerskis, Shengelia, Blazic y Voigtmann, por lo que tendrá que hacer malabarismos en la rotación en el caso de que finalmente varios de los jugadores lleguen tocados a una cita en la que Gran Canaria será un rival muy duro. La falta de sinergia y trabajo conjunto también juegan un factor clave en un equipo baskonista que sin embargo tiene la obligación de cuajar un buen papel al ser el anfitrión del evento, tras el mal sabor de boca de las dos ediciones anteriores en Vitoria, donde Baskonia cayó de forma estrepitosa ante el FC Barcelona. El conjunto de Sito Alonso busca de esta manera su quinta Supercopa, título que no logra desde los cuatro triunfos consecutivos que logró entre 2005 y 2008.

Gran Canaria, nuevo ciclo sin Aíto pero con enorme mejora

Si Baskonia inaugura una nueva etapa, Herbalife Gran Canaria no se queda atrás. La salida de Aíto García Reneses tras dos temporadas en la isla supone el adiós a una de las mejores épocas del conjunto de las Palmas, afianzándose como uno de los grandes conjuntos en España y alcanzando por partida doble una final y una semifinal de la Eurocup tras caer ante Khimki y Galatasaray la pasada temporada.

Su puesto lo ocupará Luis Casimiro, que al igual que Aito abandona Sevilla para coger un avión rumbo a Gran Canaria. Allí se encontrará un bloque que continúa el gran baloncesto desplegado la temporada pasada, pero que se apuntilla con la llegada de varios nombres llamados a dar todavía un punto mayor de nivel al conjunto amarillo. El caso más notable es el del base americano nacionalizado macedonia, Bo McCallebb. El jugador de 31 años ha sido una de las grandes estrellas del baloncesto europeo esta década jugando en las filas de Montepaschi Siena, Partizán o Fenerbahçe, con experiencia en Francia la pasada temporada en las filas de Limoges. Su llegada dota a Gran Canaria de uno de los dúos más notables y complementarios de la competición. La anotación de McCallebb se une así a la veteranía y dirección de un Albert Oliver que continúa en las filas amarillas.

Junto a ellos, nombres ya consolidados como Rabaseda, Salin, Orio Paulí o un Kyle Kuric ya al 100% completan un juego exterior extremadamente versátil y complementario. Y todo ello aderezado por un juego interior que ha sido el gran objeto de refuerzo de la directiva del Herbalife. A la ya presencia de dos jugadores claves como Eulis Baéz y Pablo Aguilar se suman la llegada de dos veteranos con poco que demostrar como el norteamericano Richard Hendrix y el ex baskonista Darko Planinic, conformando uno de los juegos interiores más profundos de la próxima liga Endesa. El croata llega con la necesidad de resarcirse tras la soberbia temporada de Boroussis, mientras que Hendrix pondrá físico en la zona del Fernando Buesa Arena.

McCalebb
FOTO: eldiario.es

La plantilla se cierra con la incorporación de un superglue como Royce O’Neale, ex de la universidad de Baylor, llamado a dar mucha defensa al conjunto de Casimiro. Es por tanto que Gran Canaria está llamado a ser uno de los grandes nombres de esta temporada. Pleno de victorias en pretemporada (6 de 6) y un brutal +119 en diferencia de puntos colocan a un equipo que parece conocerse desde hace siglos como claro aspirante a alcanzar otra final nacional tras el sensacional papel realizado en la pasada Copa del Rey, donde alcanzaron la final, a la postre perdida ante el Real Madrid.

El conjunto canario llega sin bajas y con toda la plantilla a disposición de Casimiro, que buscará así su primera gran actuación como técnico de Herbalife. La Supercopa 2015 supone la tercera presencia del equipo en este evento. Las dos anteriores dejaron un sabor agridulce, especialmente la de 2009, donde los canarios acudían con el papel de anfitrión pero cayeron derrotados por 23 puntos. El año pasado fue de nuevo el conjunto blaugrana el que les apeó en semifinales tras perder por un 60-88 que demostró la superioridad del conjunto, entonces digirido por Xavi Pascual.