Ir al Inicio de la Guía

Las power conferences se llevan toda la prensa a la hora de hablar de College Basketball, pero si hay algo en la competición universitaria americana que enamora a todos los aficionados al baloncesto esas son las mid majors. Conferencias con un poder económico y mediático muy diferente a los denominadas grandes, pero que sin embargo sacan el espíritu completo de lo que significa esta competición a nivel mundial. Las grandes sorpresas en el torneo final vienen protagonizadas en su mayoría por universidades pertenecientes a este tipo de conferencias, y de lo que no hay ninguna duda es que esos denominados upsets son el encanto principal de una competición en la que absolutamente todo puede pasar.

Tras el análisis a las grandes conferencias, toca el turno de repasar de una forma más general lo que puede suceder en las dos denominadas High-Majors y algunas de las Mid Majors con más potencial de esta temporada.

Missouri Valley Conference (MVC)

La MVC tuvo un protagonismo más que destacado la pasada temporada. El buen papel de Northern Iowa durante la temporada se consolidó en el torneo final, donde tuvo que ser Texas A&M en un partido trepidante el que eliminara a los Panthers tras dos prórrogas y una remontada donde los pupilos de Ben Jacobson llegaron a tener 12 puntos de ventaja en una de las noches más dominantes de Jeremy Morgan. Por otro lado Wichita State fue el gran dominador del calendario non-conference, pero fueron los Panthers los que lograron el pase directo al torneo tras eliminarles en semifinales del torneo contra todo pronóstico.

McDuffie es uno de los nombres que tiene que dar un paso más esta temporada.

La 2016-2017 tendrá un invitado más. La pérdida de jugadores de la talla de Fred VanVleet o Ron Baker convierte a los Shockers de Gregg Marshall en un equipo más vulnerable que en años interiores. Pese a ello su plantilla es profunda, y llegadas como la de Frankamp junto a la presencia de nombres como Wessell o el sophomore Markis McDuffie serán grandes activos para Marshall. Su gran temporada freshman, donde se llevó el título de mejor novato del año en la conferencia, le sitúa ahora con la “obligación” de dar ese puntito más y pasar a ser referencia alternando ese puesto de 3 y 4 para los Wichita St. Como alternativa a los Shockers encontramos esta temporada de nuevo a Northern Iowa e Illinois State. Los Panthers pierden a nombres de la talla de Washpun, Bohannon o Jesperson, pero el talento llegado a los Panthers parece más que sólido para acompañar a un Jeremy Morgan que apunta a llevarse todos los premios posibles a nivel individual esta temporada en la MVP. Jacobson tendrá el papel de acoplar un núcleo diametralmente opuesto al del año pasado, pero las trazas son más que sólidas para realizar una temporada regular más convincente que la del año pasado.

Completa el trío de favoritos una Illinois State que retiene y contará esta temporada con el mejor trío de toda la conferencia. Akoon-Purcell, claro candidato a jugador del año, unido a Paris Lee y McIntosh deberán liderar a los Redbirds a asaltar por fin el triunfo en la MVC. título que no alcanzan desde 1998. Evansville, la alternativa en pasadas temporadas pasará por una temporada más que complicada tras la pérdida de sus dos máximos pilares el pasado año, el lituano Mockevicius y su gran anotador D.J. Balentine.

e0009423089-584938
Balentine y Mockevicius, las dos grandes ausencias de Evansville esta temporada.

Si por algo destaca este año la MVV es por la pérdida de grandes talentos. Nombres como Anthony Beane, D.J Balentine, Mockevicius o los propios nombres de UNI y Wichita St dejan la conferencia tras años siendo protagonistas a nivel individual, por la que renovación está llamada a ser prácticamente total en un año en el que las sorpresas pueden estar a la orden del día.

American Athletic Conference (AAC)

La AAC es sin duda alguna una de las mid majors a seguir con mayor detenimiento esta temporada. Su concepto es bien diferente a una mid, pudiendo meterla en el grupo “no oficial” de las denominadas mid, sino “High-majors”. La gran cantidad de alternativas con una UCONN tremenda a nivel de recruiting dan “chicha” a una competición que apunta a ser una lucha directa entre los Huskies y el talento de Troy Caupein en Cincinnati. Los de Kevin Olley han logrado hacerse con una clase completísima y liderada por el cuatro estrellas Alterique Gilbert, llamado a ser uno de los grandes nombres en la American este año. Brimah y Purvis regresan, y Ollie solo perderá a un Daniel Hamilton clave en sus esquemas de juego la pasada temporada. Si Ollie es capaz de incluir de forma correcta a nombres como el propio Gilbert o Durham, sumado a la llegada de transfers como Larrier, los Huskies son candidatos a volver a ser uno de los grandes nombres en la AAC este año.

La alternativa será una Cincinnati en la que Caupein lo acapara todo. El último año del base de los Bearcats tiene que ser el de su explosión definitiva. Con su dirección intacta y su capacidad para ser el motor total en la ofensiva del equipo, su nombre y el premio al jugador del año parecen ir íntimamente ligados esta temporada. Si su capacidad para ser una amenaza en el perímetro aumenta y abusa más de jumpshots de forma correcta, los de Cronin serán equipo de March Madness y uno de los equipos con mejor defensa y más correosos de toda la temporada. Junto a Caupein, la vuelta de Gary Clark es el otro gran nombre a seguir. Mejor defensor de la pasada temporada, su aportación en ataque tendrá que ser vital para las aspiraciones de de Cincinnati tras un inconsistente año 2016.

Troy Caupein es sin duda alguna el gran candidato a POY en la AAC. Talento a raudales.

SMU pasará por un año complicado. Tras una buena temporada 15-16 con el gran problema de la sanción sin postemporada, la era Brown llega a su fin con la llegada de Tim Jankovich. A su llegada a los Mustangs no podrá contar con su gran estandarte los años anteriores. Nic Moore ha pasado al profesionalismo, por lo que es turno para SMU de dar el relevo a la veteranía de Ben Moore y el papel de un Shake Milton que este año debe ir a mucho más tras el transfer de Keith Frazier rumbo a North Texas. El objetivo es acercarse a esa burbuja que de acceso a la MM, pero el papel no será fácil ante la batería de rivales con la que cuentan los Mustangs esta temporada.

Temple y Memphis vuelven a ser los otros dos equipos llamados a estar arriba. Los Owls pierden activos tras lograr el título de temporada regular el pasado año. Nombres como DeCosey y Bond abandonan el programa, pero la continuidad de Enechionyia y la llegada de un nombre como Quinton Rose parecen suficientes argumentos para hacer a Temple aspirante a luchar. Memphis cuenta con nuevo entrenador. El veterano Tubby Smith llega a los Tigers para reactivar un programa en horas bajas durante la última etapa de Pastner, y la continuidad de los hermanos Lawson, unido a la llegada de transfers interesantes, son el mejor motivo para cree en ello. Profundidad en la rotación y varios nombres llamados a destacar en la conferencia liderados por uno de los jugadores más completos de la nación. No suenan mal las cosas para los Tigers.

Big East Conference (Big East)

Llegamos al campeón, lleva la otra High-Major. Villanova busca volver a imponerse no ya en la conferencia, sino a nivel nacional tras su sólido título la pasada campaña en una final de infarto con Kris Jenkins como protagonista. El alero de los Wildcats regresa este año para ser el gran líder del equipo junto al All American Josh Hart. Su capacidad para ser determinante en ambos lados de la lista, así como su valentía para liderar el equipo le convierten en uno de los jugadores más completos de la nación y claro candidato a jugador del año. Sin Arcidiacono en el perímetro, es de esperar todavía más protagonismo para uno de los jugadores más atractivos para los scouts este año. Como decíamos, Hart, junto a Jenkins y un Jaylen Brunson que este año debería dar un pasito más en su desarrollo parecen argumentos más que suficientes para suplir la baja de dos hombres claves en el resultado del año pasado, el propio Arcidiacono y Daniel Ochefu. Omar Spellman podía haber supuesto la guinda para el pastel, pero su inegibilidad por problemas académicos tras su transfer de un instituto público a uno privado le dejarán con el rol de redshirt y sus cuatro años intactos a partir de la próxima temporada.

Pese a ello, Jay Wright vuelve a tener a su disposición un equipo con un potencial ofensivo tremendo y con una rotación con experiencia y talento para volver a ser claro candidato a dominar la Big East y llegar lejos en el torneo final.

usa-kris-jenkins-josh-hart
Con Hart y Jenkins todo parece de cara a Nova para buscar el repeat.

La alternativa volverá a ser un año más los Musketeers de Chris Mack. Uno de los equipos más trabajados de todo el panorama nacional regresa con su dupla más talentosa intacta y con la única pérdida de dos piezas claves la pasada temporada su estilo de juego como los centers James Farr y Jaylen Reynolds. Pese a ello, la continuidad de hombres como Bluiett o Summer harán que Xavier vuelva a ser ese equipo peligrosísimo, aun con la duda de si Myles Davis volverá a las canchas para el calendario de conferencia tras ser sancionado de forma indefinida por problemas internos. Si Mack logra sustituir con garantías el rol de Reynolds en la zona, la batería exterior con Macura como puntilla darán a los Musketeers de nuevo una temporada más 2016-2017 más que exitosa.

Junto a Nova y Xavier, este año Creighton vuelve a lo más alto. Tras una temporada de 9-9, la llegada de un jugador como Marcus Foster dota de presencia, y mucha, al perímetro de los Bluejays. El junior se une de esta manera a Maurice Watson, uno de los mejores bases del país y máximo asistente el pasado año en la conferencia. Huff y Zieden, su máxima arma desde el perímetro, regresan un año más, y junto a la llegada del cinco estrellas Justin Patton, redshirt la pasada campaña, Creighton es sin ninguna duda la alternativa a los dos grandes dominadores de la conferencia la pasada temporada.

20160224-mbb-creightonvsmarquette-21216
Marcus Foster llega a Creighton para formar un duo de lujo con Maurice Watson

Georgetown, con la continuidad de Peak y Copeland unido a la llegada de Pryor procedente de Robert Morris parece que no echará de menos a un Smith-Rivera que fue el motor del equipo el pasado año. Un núcleo sólido que hace que los pupilos de Thompson mejoren sobre el papel un año pasado que supo a decepcionante ante la incapacidad de clasificarse para el torneo final a última hora. El punto español en la conferencia lo pone Yankuba Sima, que en su segunda temporada en College buscará seguir evolucionando su capacidad defensiva, convirtiéndole de forma inmediata en uno de los mejores rim protectors de toda la NCAA. Todo ello mientras los Red Storm de St John’s siguen desarrollando los esquemas de Mullin en un equipo con un aumento de talento importante en casi todas sus posiciones.

West Coast Conference (WCC)

La WCC fue sin duda alguna la conferencia de la sorpresa. Y es que con Wiltjer y Sabonis a los mandos, el título parecía marcado y más que dominado por Gonzaga en todas las previsiones de pretemporada el año pasado. La realidad es que los Zags no llegaron en ningún momento a eso nivel previsto, por lo que tanto BYU como en especial St Mary’s plantaron una batalla inesperada a todos los lugares. Con las dos referencias interiores de los Zags en la NBA, Mark Few ha sabido reinventarse para lograr revalidar un título de regular season que los Gaels se llevaron con total merecimiento el año pasado. La realidad es que Gonzaga ya no es claro candidato a imponerse con holgura en la WCC, sino que este año sí parece que su nivel puede hacerle llegar muy lejos en el torneo. Karnowski regresa al 100% tras perderse parte de la temporada pasada por problemas de espalda, y su impacto en la zona ayudarán a completar un perímetro que da miedo a nivel nacional. Josh Perkins arranca su segunda temporada en Washington tras una más que ilusionante campaña freshman, y la llegada de dos piezas veteranas y consolidadas como Jordan Matthews y Nigel Williams-Goss junto a Johnathan Williams hacen de los Zags el número 1 en cuanto a transfers esta temporada. Un equipo veterano y experimentadísimo que cuenta con talento de estrella en cada una de las posiciones de su quinteto, y que tiene en la incógnita de Zach Collins la puntilla perfecta para apuntalar un quinteto de los más potentes de todo el país.

karnowskiprzemek_1
Karnowski vuelve a las pistas para liderar a unos Bulldogs muy potentes.

En la lucha, unos Gaels que vuelven con todo respecto al año pasado, incluído su backcourt estrella Emmett Naar y Joe Rahon. Ambos buscarán clasificar a St Mary’s al torneo tras la gran decepción del año pasado, donde el comité decidió no incluirle a última hora a pesar de ser uno de los grandes favoritos a colarse dentro de la burbuja.

BYU y Pepperdine son las alternativas, aunque a larga distancia. Los Cougars volverán a contar con Nick Emery liderando al equipo, pero las pérdidas de una leyenda como Collinsworth y su máximo anotador la pasada campaña (Chase Fischer) parecen demasiado para los mormones a la hora de competir contra dos superpotencias como Bulldogs y Gaels.

El objetivo a nivel global será ver si el nivel de la conferencia aumenta tras una última temporada muy pobre, dando más variedad a una competición que ha perdida interés los últimos años.

BONUS TRACK: Ivy League

Si hay una conferencia que llame la atención a aquellos aficionados menos familiarizados con la NCAA esa es la Ivy League. La conferencia con las universidades más prestigiosas a nivel académico de USA se presenta esta temporada como una gran batalla entre Princeton y la gran dominadora a nivel histórico, Harvard. Yale parecía estar en la pelea, pero la baja anunciada hace escasos días de Makai Mason deja más que tocada una universidad que el año pasado hizo historia al entrar por primera vez desde 1963 en el ansiado torneo final.

Pero antes de todo hay que entrar en el cambio principal de la conferencia para este año. Hasta ahora la Ivy League era la única conferencia en dar pase directo para el torneo a su campeón de temporada regular ante la ausencia de torneo de conferencia, pero este año se iguala al resto al disputarse el evento entre los cuatro primeros a final de año. Philadelphia será el lugar de celebración, dejando un sabor agridulce por alterar una liga que a todos los aficionados a la NCAA considerábamos diferente por su carisma.

Dec 9, 2015; Champaign, IL, USA; Yale Bulldogs guard Makai Mason (11) brings the ball up the court against the Illinois Fighting Illini at State Farm Center. Illinois beat Yale 69 to 65. Mandatory Credit: Mike Granse-USA TODAY Sports
Makai Mason se perderá toda la temporada por una lesión en el pie. Motor absoluto de Yale.

Como he hemos dicho, Princeton y Harvard serán los grandes candidatos a todo. Los Tigers vuelven con absolutamente todas sus piezas claves el año pasado y un verano de trabajo, por lo que las dos derrotas de la pasada temporada pueden convertirse en imbatibilidad a lo largo del año sin Yale en la pelea. Junto a todos ellos regresa Hans Brase, pieza clave en sus primeras tres temporadas en el equipo antes de romperse el LCA la pasada campaña. Un núcleo largo, con profundidad y en el que Caruso entra de forma inmediata en candidato a jugador del año. Por parte de los Crimson, la vuelta de Chambers tras otra lesión de larga duración es lo que determinará si Harvard se lleva el título de conferencia o no. La ausencia de ayuda para Edosomwan la pasada temporada pasó mucha factura a los de Amaker, pero si el senior guard vuelve a encauzar una travesía que ha ido de menos a más, Harvard dejará muy muy lejos ese 6-8 de la pasada temporada en la conferencia.

Cornell, con Hatter y en especial Morgan volviendo y Yale estarán en el grupo de seguimiento, mientras que es de esperar que Columbia dará un más que previsible bajón tras su buena temporada pasada con la salida de su gran estrella Maodo Lo, uno de los grandes nombres en la Ivy durante la 15-16.