Aprovechando que esta madrugada no ha habido NBA y coincidiendo con el primer mes exacto de competición, en Fullbasket hemos querido analizar cómo están las franquicias:

CONFERENCIA ESTE

  1. Cleveland Cavaliers (11-2): sólo dos tropiezos no deberían enturbiar el fantástico inicio de temporada de los Cavaliers. Una derrota fue ante los Hawks. La otra, ante Indiana sin Lebron James. Lo demás, victorias sólidas en un bloque que no tiene rival en el Este: mejor ataque (110,8) y mejor diferencial (7,4). Los campeones apenas han retocado el roster, y da la sensación que han dado un paso adelante en las lecturas tácticas, con una circulación más rápida y una defensa que cuando se pone en serio da un salto cualitativo que rompe partidos con una aplastante facilidad. El 4º mejor equipo de la liga en el apartado de rebotes.
  2. Atlanta Hawks (10-5): aunque han perdido 3 de los últimos 10 partidos, Atlanta sigue siendo un bloque compacto, con las ideas claras y una defensa que sirve como base para sumar victorias (la 5ª mejor de la liga). A eso hay que añadirle un ataque que vuelve a adaptar la filosofía «spurs» que Budenholzer aprendió como asistente de Popovich. Con Schröder como base titular, los Hawks son el tercer equipo que más asiste por partido. Y una de las notas más positivas, parece haber recuperado una versión dominante de Howard, que promedia un 15+12 hasta ahora.
  3. Toronto Raptors (9-6): tras el inmaculado inicio de curso de DeRozan, los canadienses han acusado un ligero bajón en estas dos últimas semanas, donde han caído en cinco de sus últimos diez encuentros. Y si el #10 no está inspirado, los de Casey tienen un problema, ya que los puntos (sexto mejor ataque) llegan casi siempre por acciones individuales, no por juego coral (23º en asistencias). Sin Biyombo, y pese a la irrupción de Nogueira, los Raptors sufren para controlar el rebote. Dicho lo cual, son clara alternativa a los Cavaliers.
  4. Boston Celtics (9-6): el balance de los orgullosos verdes es «engañoso», porque las bajas de Al Horford y Crowder han minado el rendimiento de los de Brad Stevens, más endebles en su gran virtud: la defensa. Muchas de las derrotas han llegado en encuentros donde no han sabido competir, pese al extraordinario nivel que está mostrando Isaiah Thomas, promediando 26 puntos y 6 asistencias por encuentro, claro aspirante a All-Star junto a Kemba Walker. Que sea el equipo del Este con menos diferencial (+1,1) entre los que tienen balance positivo es, cuánto menos, significativo.
  5. Chicago Bulls (9-6): la primera semana fue un éxtasis en Illinois. 3 victorias, ninguna derrota y un despliegue ofensivo tan inesperado como espectacular. Pero rápidamente se volvió a la realidad, con derrotas inesperadas y un pequeño bache del que se han recuperado gracias a Jimmy Butler, que una temporada más está mejorando sus registros ofensivos. La llegada de Robin López a la pintura ha dado un plus de intimidación, dotando a los Bulls de mejor defensa (2º mejor equipo de la NBA en rebotes). Si recuperan una mejor versión de Mirotic, deberían ser un equipo temible.
  6. Charlotte Hornets (8-6): la grata sorpresa de este inicio de temporada, impulsados con la mejor versión de Kemba Walker, que está firmando los mejores números de su carrera. El segundo mejor equipo de toda la NBA en asistencias (24,7 de media), mejor que Atlanta y Spurs, sólo por detrás de los Warriors. Y es que los hombres de Clifford, aunque acumulan una racha de tres derrotas seguidas (Spurs, Grizzlies y Pelicans), han ganado a Atlanta, tuvieron contra las cuerdas a Cleveland y el tándem Zeller-Kaminsky aporta solidez en la pintura. Belinelli, desde el banquillo, suma más que Lamb. Y Batum sigue cumpliendo a la perfección con su rol.
  7. New York Knicks (7-7): cinco victorias consecutivas en el Madison han despertado un poco a los Knicks, con mimbres suficientes para estar en Playoffs. Aunque Melo está leyendo mal algunos partidos -abusando del tiro-, sigue siendo un seguro de vida. Y Porzingis prosigue con su magnífica línea ascendente, convirtiéndose ya en una realidad. Dos partidos superando los 30 puntos, movimientos al poste que recuerdan a Nowitzki y la posibilidad de anotar desde el triple hacen del letón un jugador referente en los de Hornacek, que además está sabiendo dar minutos de calidad a Willy Hernangómez, administrando a Rose (en una versión explosiva) y encontrando un estilo de juego que cuando se centra en defensa es muy efectivo.
  8. Milwaukee Bucks (6-7): Antetokounmpo y Jabari Parker. Esas son las dos piedras angulares a partir de las cuáles Milwaukee llegará (o no) lejos esta temporada. El heleno sigue mejorando sus promedios, ampliando su impacto en la pista y, por momentos, muestra una superioridad/facilidad abrumadora sobre los rivales. Las pérdidas, su punto débil. La nota positiva de los de Kidd: el quinto equipo que más asistencias reparte de media (24,2).
  9. Detroit Pistons (7-9): los hombres de Van Gundy, a la espera de Reggie Jackson, han dejado buenas sensaciones en este primer mes de competición. Con Drummond y Caldwell-Pope, han sumado más victorias de las que podían esperarse. Cuando vuelva el base habrá que ver cómo funcionan.
  10. Indiana Pacers (7-9): uno de los peores equipos de la liga fuera de casa, donde han perdido 5 de los 6 encuentros que han jugado. Las incorporaciones de este verano (Al Jefferson, Young y Teague) debían dotar a los Pacers de un plus, pero hasta el momento no se están viendo demasiadas muestras de equipo. Deberían estar en Playoffs.
  11. Orlando Magic (6-9): la franquicia de Florida buscaba tener una segunda unidad más competitiva. Y en gran medida la ha logrado, pero durante muchos partidos la imagen que ofrecen es bastante pobre. Insuficiente para aspirar a Playoffs. Ibaka no está rindiendo cómo se esperaba, y Payton tampoco crece al ritmo deseado. Hezonja, otro de los que no termina de ganarse la confianza del entrenador. Vucevic y Fournier tiran del carro. De los peores equipos en ataque.
  12. Washington Wizards (4-9): que Gortat dijera que «la segunda unidad es la peor de toda la NBA» estuvo fuera de lugar. Pero la realidad es que los capitalinos no tienen demasiadas notas positivas en este primer de liga. Satoransky le ha ganado la partida a Burke y Otto Porter ha dado un paso adelante, pero el tándem Wall-Beal se contagia de la irregularidad de sus compañeros. Mucho margen de mejora.
  13. Miami Heat (4-10):  quizás la gran decepción del Este. 10 derrotas, 8 en los últimos 10 partidos. Whiteside, pese a estar firmando números que no se veían desde Abdul-Jabbar y Chamberlain, no tiene secundarios que sostengan sus actuaciones. La ausencia de Dragic varios partidos no ha ayudado a que los de Spoelstra remonten el vuelo, y eso que Waiters está asumiendo galones en ataque con bastante cabeza.
  14. Brooklyn Nets (4-10): para no esperar nada de ellos, el balance no es tan negativo. El 9º mejor equipo de toda la NBA en anotación (105,4ppp), aunque son la segunda peor defensa, y eso les acaba pasando factura. No tienen punto intermedio: o pierden de más de 20 o caen de menos de 5. O dejan de luchar o caen por la mínima. Brook Lopez y Bogdanovic, los mejores.
  15. Philadelphia 76ers (4-11): el balance no debe preocupar en exceso a los de Brett Brown. Porque estos Sixers compiten en cada partido, no hacen el ridículo como en otras temporadas. (Y todo ello sin Simmons ni Noel). La irrupción de Embiid asegura dominar la pintura en los minutos que está en pista (restringidos), y el Chacho ha revitalizado el juego de una franquicia que ansiaba al fin poder disfrutar de buen baloncesto. Con paciencia y pensando a medio plazo, algo se está gestando en Philadelphia.

CONFERENCIA OESTE

  1. Los Angeles Clippers (14-2): no son el mejor equipo de la NBA, pero actualmente sí tienen el mejor balance de la competición. Fuera del Staples no conocen la derrota (7-0) y tienen el mejor diferencial de puntos (+13,8). Con Blake Griffin centrado y físicamente recuperado, los angelinos tienen un bloque compacto, con un Chris Paul que sigue bordando la excelencia en el apartado de líder y una segunda unidad que sabe aportar lo que requiere cada partido. Crawford, Rivers y Speights, unidos a Mbah a Moute y Redick, configuran una plantilla experimentada y con hambre de victoria. A eso hay que añadirle a DeAndre Jordan, cada vez más dominante dentro (12,1 rpp). Veremos cuándo llegue la hora de la verdad si saben mantener este nivel.
  2. Golden State Warriors (13-2): la primera derrota del curso, en casa y ante los Spurs, sembró dudas. Pero éstas parecen haberse disipado ya porque los de Oakland suman 13 victorias en 14 partidos, 9 seguidas. Con 119,2 ppp de media a día de hoy, van camino de ser el mejor ataque de todos los tiempos. El Big Three (Four, sumando a Draymond Green) funciona, y supone una amenaza casi indefendible para los rivales. Aunque la segunda unidad echa de menos a Barbosa, Speights y Ezeli (sobre todo en el juego interior), Pachulia va encontrando su espacio y la defensa mejora partido tras partido. Despistarte dos minutos contra los subcampeones te supone encajar un parcial casi definitivo. Ahí está la gran virtud de estos Warriors.
  3. San Antonio Spurs (12-3): tuvieron una semana (la segunda) de crisis de identidad, acompañada por tres derrotas que sembraron dudas en el seno de los texanos, pero Popovich ha enderezado el rumbo rápidamente y los Spurs siguen siendo un equipo, aun a medio gas, temible. Leonard y Aldridge lideran un engranaje que, inevitablemente, echa de menos la figura de Duncan, pero ha encontrado una evolución en Dedmon y Simmons, así como un Mills con más galones. La dosificación de Parker, Pau y Ginóbili, clave.
  4. Memphis Grizzlies (10-5): posiblemente uno de los equipos más en forma en estas dos últimas semanas de competición, acumulando seis victorias seguidas que les ha permitido pasar de los no Playoffs a acechar el tercer puesto de San Antonio. Y la gran clave de este éxito radica en la defensa. Fizdale ha encontrado nuevamente con la tecla y los osos son la tercera mejor defensa de la NBA. La pareja Conley-Gasol es una de las más prolíficas de la competición, generando casi el 50% de los puntos de su equipo. Green, Allen y Ennis son los gladiadores perfectos para sacrificarse en defensa. Quizás deberían moverse para fichar un jugador más fiable en el exterior (lo que tenían antaño con Courtney Lee).
  5. Houston Rockets (9-6): resumir todo el potencial del equipo de Mike d’Antoni en James Harden sería un tanto osado. Pero no descabellado, porque el «nuevo» base de los Rockets está promediando hasta ahora 28,7 puntos y 12,5 asistencias de media. 29,90 en PER, el 5º de la NBA. Pero junto a él se reúnen sobre todo dos nombres: Clint Capela -mejora sustancial en su segundo curso- y Eric Gordon, que ha recuperado su versión anotadora. El problema: la defensa.
  6. Oklahoma City Thunder (8-8): si antes hablábamos de Harden en solitario, lo de Westbrook supera tal barrera. El base de Oklahoma promedia un triple-doble 31,9 ppp, 9,6 rpp y 10,5 app. Cifras escandalosas, a la altura de Oscar Robertson, pero que son tan positivas para los de Donovan como negativas cuando se ofusca en ataque y se precipita (5 pérdidas de media). Empezaron bien los Thunder, pero de los últimos 10 partidos han perdido 7. Oladipo ha sumado más en ataque en los últimos compromisos, pero necesitarán de un Kanter más prolífico y una segunda unidad más participativa… o los Playoffs serán un reto complicadísimo.
  7. Utah Jazz (8-8): Synder está construyendo algo interesante en Utah. Porque pese a la ausencia de Hayward durante varios partidos y la mala suerte de Burks, los de Salt Lake City están en zona de Playoffs con varios jugadores en progresión (Lyles, Hood y Exum), un claro líder (Hayward) y una defensa que sirve como bastión para ganar partidos.
  8. Los Angeles Lakers (8-8): Luke Walton ha sabido reconstruir a los Lakers más rápido de lo que todos esperábamos. Un equipo alegre, que compite mejor y defiende más que en las últimas temporadas. Desde 2012 no había un inicio tan positivo. Con Russell y Randle aumentando su nivel, Young en su versión más centrada, Clarkson y Lou Williams como perímetro anotador  y la pareja Mozgov-Deng para aportar experiencia, los angelinos han firmado encuentros de gran nivel ofensivo. Si las lesiones les respetan y mantienen una regularidad, volver a Playoffs no sería ninguna utopía.
  9. Portland TrailBlazers (8-9): la pareja Lillard-McCollum es seguramente la más prolífica de toda la NBA. Y de ello sobreviven los de Oregon, que lucharán por Playoffs pero necesitarán tener suerte con las lesiones y añadir esfuerzos de la segunda unidad.
  10. Denver Nuggets (6-9): muchos mimbres interesantes, pero falta una referencia clara. Un líder que destaque por encima de los demás. Porque Barton, Gallinari, Nurkic o Faried son capaces de hacer grandes partidos, pero no mantienen una regularidad. Juancho intenta aprovechar sus minutos, y el rookie Murray ha explotado esta última semana con actuaciones que le han permitido a los de Colorado ganar 4 de los últimos 10 partidos.
  11. Sacramento Kings (6-9): a la espera de ver qué pasa con Gay y Cousins, los Kings siguen siendo el equipo de cada curso: capaces de lo mejor y de lo peor en apenas 24 horas. La proyección, hasta que no haya traspasos, es incierta.
  12. New Orleans Pelicans (6-10): hay la etapa a.H y d.H. Antes de Holiday y después de Holiday. Desde que ha vuelto el base (tras cuidar de su mujer enferma), los Pelicans suman cuatro victorias seguidas. ¿Casualidad? En el deporte no existen. Él y un Frazier que está firmando grandes partidos han dotado al monstruo Anthony Davis de mejor opciones de tiro y espacios en la pintura. Y claro, él se acerca a las mejores campañas de Chamberlain y Abdul-Jabbar. Segundo en PER tras Westbrook. Casi nada.
  13. Phoenix Suns (5-11): no está Booker rindiendo al nivel que se esperaba de él, y los de Arizona lo están acusando. Porque pese a la mejora de Len en la pintura, la irregularidad defensiva y su fragilidad como visitantes les pasa factura. Curso de transición. Debería haber movimiento con Knight o Bledsoe.
  14. Minnesota Timberwolves (4-10): el equipo que más ventajas sacan en las primeras mitades… y el peor equipo de la NBA en los tercer cuarto. Ese es el drama de los de Thibodeau, que han dejado escapar la mitad de sus partidos tras el paso por vestuarios, con parciales abultados que les han dejado sin opciones de competir hasta el final. Con un Ricky que no termina de consolidarse, Wiggins ha dado un paso al frente en la faceta ofensiva, con Towns como escudero de lujo y LaVine aportando puntos desde el banquillo.
  15. Dallas Mavericks (2-12): no han tenido a Nowitzki más que dos partidos. De acuerdo. Pero la imagen de los Mavericks en este primer mes de competición es horripilante. El peor equipo de la liga, en balance, en repartir juego, en anotar… en todo. Un drama absoluto. Ni el paso adelante de Harrison Barnes en ataque (en partidos esporádicos) ni un notable JJ Barea han evitado que los de Carlisle sumen, hasta el momento, sólo 2 victorias en 14 partidos. El peor arranque suyo desde 1999.