El EA7 Milano anunció este lunes en un escueto comunicado que Alessandro Gentile no terminaría la temporada en el club italiano.

Es decir, que el alero, uno de los pilares del equipo, continuará su carrera profesional lejos del club con el que ha vivido en la primera línea europea en las últimas cinco temporadas. Y se marcha de forma sorprendente, inesperada y abrupta.

Gentile era uno de los líderes del equipo entrenado por Jasmin Repesa, promediando 10,8 puntos, 3 rebotes, 2,4 asistencias, 1,1 robos y 9,4 de valoración en Euroliga. Pero algo ha pasado que todavía se desconoce. ¿Problemas con Repesa? ¿Problemas con los compañeros? ¿Se le ha quedado Milán pequeño?

La realidad es que es curioso que jugando Euroliga, siendo el líder del equipo y recibiendo elogios permanentes de su afición, Gentile decida marcharse (y de momento sin equipo).

Gentile se irá este mes de diciembre, curiosamente el mismo mes en el que llegó hace ya cinco años desde la Benetton de Treviso. Su palmarés, correcto: dos Legas (2013-14 y 2015-16), una Coppa (2015-16) y una Supercoppa (2016-17).

Han salido muchos equipos a la palestra que presuntamente estarían interesados en él. Barça, Fenerbahce, Panathinaikos, Brose Bamberg e incluso ya los Rockets y dar el salto a la NBA (Houston tiene sus derechos allí).
Pero tras una alocada tarde de lunes, el martes fue «tranquilo» entorno a su figura. ¿Ningún equipo quiere apostar en firme por él? ¿Es Gentile uno de esos jugadores con buen marketing pero que no gusta a los entrenadores por su carácter y teórica arrogancia? 
Lo que está claro es que un jugador de la talla de Gentile quede libre a estas alturas puede cambiar la dinámica de un equipo y, con ello, revolucionar la Euroliga. Veremos cómo acaba todo…