Es de esas historias que salen a la luz años después de que se produzcan. Porque no todo trasciende a los medios y hay que sumergirse en los pabellones para conocerlas.

El popular agente Misko Raznatovic ha reconocido en una entrevista a Bilic traducida por Hoopshype que el Barça descartó a Nikola Jokic por un mal partido. Sí, así de real.

Sucedió hace poco más de un año. Joan Creus, por aquel entonces GM del Barça, y Joan Carles Raventós, el encargado de las secciones del club, fueron a ver a Jokic, que por aquel entonces estaba en el Mega Leks, donde dominaba y ya había suscitado interés de la mejor liga del mundo.

Cuenta Raznatovic que el traspaso estaba prácticamente cerrado -y que incluso se apalabró en aquel viaje de la comitiva culé-, pero Creus y Raventós querían ir a ver in situ al talento serbio para corroborar que los informes eran acertados.

Y claro, como el deporte no es uniforme y los jugadores no son robots, Jokic hizo el peor partido en mucho tiempo como profesional -el peor, según los que le conocen bien- justo aquel día, algo que desconcertó a Creus, que finalmente acabaría no apostando por él (lo haría por Samuels y Lawal).

Por un mal día, que puede tenerlo cualquiera, el equipo azulgrana descartó a uno de los pívots que mejor nivel está ofreciendo este curso en la NBA con los Nuggets: promedia 13 puntos y casi 8 rebotes en 24 minutos.

Un MVP de la Liga Adriática que, con 20 años, pudo aterrizar en Barcelona, pero fue Denver el que apostó de verdad por él.