Interesantes dos partidos este sábado en la Liga Endesa, con victorias visitantes, tanto de Morabanc Andorra como de Iberostar Tenerife.

El club lagunero sigue de dulce y ya son cuatro triunfos consecutivos a pesar de sus 18 pérdidas contra un Rio Natura Monbus que acumula seis derrotas seguidas (81-82), ya que el tiro final de Allen no acabó entrando. San Miguel, con 18 puntos el día de su cumpleaños y un triple decisivo, lideró a los visitantes.

Deividas Dulkys, desaparecido hasta ese momento, apareció en el tercer cuarto para mostrar su brazo. Con tres triples llevó la igualdad al último cuarto (62-62). Dos triples de Allen y Eimantas Bendzius oxigenaron al Rio Natura Monbus Obradoiro; el Iberostar Tenerife respondió con otros dos de Grigonis y Hanley (74-73). La igualdad era máxima. Hasta que a falta de minuto y medio Allen puso a los suyos cuatro arriba (81-77).

Una canasta rápida de Georgios Bogris y una pérdida de Artem Pustovyi dieron vida al Iberostar Tenerife, que volvió a tomar la delantera a falta de 40 segundos gracias a un nuevo triple de San Miguel (81-82). En ese tiempo el Rio Natura Monbus Obradoiro dispuso de dos ataques para ganar pero primer Dulkys y luego Allen fallaron.

El MoraBanc Andorra lo borda y se estrena en el GC Arena (64-90) consiguiendo la victoria número 100 en su historia en la Liga Endesa. Además, es el segundo triunfo más amplio del equipo como visitante y el tercero a nivel general. Shermadini (17p), Antetokounmpo (16) y Jelinek (15), los más efectivos

El Andorra, con un juego eléctrico y espectacular encestó con suma facilidad, y así abrió una brecha prácticamente definitiva en el marcador antes de llegar al último cuarto, ante un combinado insular que asistía impotente a la exhibición de su rival (45-62).

En los diez minutos finales los jugadores que dirige Joan Peñarroya siguieron en su línea de acierto a la hora de mover el balón -la conexión entre Albicy y Shermadini fue indefendible- y encestar, llegando al ecuador con 22 puntos arriba (54-76) y el encuentro decidido, ante la frustración de jugadores y aficionados locales.