Nikola Jokic es toda una realidad. Lo que comenzó siendo una explosión inesperada -por muchos- se ha acabado convirtiendo en una delicia para los ojos de los espectadores. El pívot serbio se encuentra en su segunda temporada en la NBA, donde ha conseguido desbancar de la titularidad en Denver a un jugador interesante como es Jusuf Nurkic (de hecho, se ha marchado traspasado recientemente) y está luchando duramente para aupar a su equipo hacia los PlayOff’s siendo la principal referencia en todos los aspectos.

A sus 21 años ha demostrado que puede dominar prácticamente todas las facetas del juego, en ataque es una auténtica bestia, repartiendo juego como si de uno de los mejores bases del mundo se tratase, y en defensa lidera a su equipo. Probablemente nadie esperaba esta gran mejora en su juego: fue seleccionado en el puesto 41 del Draft de 2014 y tras pasar un año más en Europa, dio el salto a la mejor liga del mundo.

Ha superado a Vlade Divac

Los elogios se están quedando cortos para un interior que ha superado (en cuanto a estadísticas) a uno de los mejores jugadores serbios de la historia: Vlade Divac. En su segunda campaña en la NBA, Nikola Jokic está consiguiendo promediar mejores números que el que fuera pívot de Los Angeles Lakers en su mejor temporada (1994-95). Mientras los mejores promedios del ex angelino fueron de 16 puntos, 10.4 rebotes y 4.1 asistencias en 35.1 minutos por encuentro, los de esta temporada del jugador de los Nuggets están siendo de 16.3 puntos, 8.8 rebotes y 4.3 asistencias en, únicamente, 26.8 minutos por partido.

Pero esta estadística queda aún más detallada si pasamos los números a por 36 minutos. ¿Qué quiere decir una estadística de este tipo? Nos muestra cómo serían las estadísticas que suma si ese jugador, en lugar de tener los minutos que ha disputado, jugara 36. Por lo tanto, si lo pasamos, Vlade Divac habría promediado 16.4 puntos, 10.6 rebotes y 4.2 asistencias por partido, prácticamente iguales a las que promedió. El cambio llega cuando nos fijamos en Nikola Jokic: en 36 minutos por encuentro, el serbio promediaría la friolera de 21.9 puntos, 11.9 rebotes y 5.8 asistencias por encuentro. Una auténtica barbaridad.

Lucha por el octavo puesto del Oeste

Casualidades de la vida o no, ahora mismo Nikola Jokic se encuentra compitiendo con el propio Vlade Divac para que su equipo entre en los PlayOff’s, aunque con roles totalmente distintos. Mientras el pívot de los Denver Nuggets se lo juega todo sobre el parqué, el que fuera interior de Los Angeles Lakers ha armado a los Sacramento Kings desde los despachos en su rol como general manager de la franquicia. ¿Quién conseguirá la ansiada octava plaza del Oeste?

Lo que de momento parece bastante claro es que Nikola Jokic será capaz de superar a su compatriota, como el propio Vlade Divac ha dicho en una entrevista reciente: «Creo que será mejor que yo, tiene muchísimo talento».