Si hay un equipo que está sorprendiendo a todo el mundo este año, sobre todo en las últimas semanas, ese son los Denver Nuggets. La franquicia de Colorado está ocupando la octava plaza de la Conferencia Oeste con un récord de 33-36, por delante de Blazers y Mavericks, gracias a su buen trabajo ofensivo.

Hay un factor que no se menciona demasiado cuando se habla de la lucha por el octavo puesto entre Nuggets, Blazers y Mavericks: la regularidad. Y es que mientras que los dos últimos han vivido varias subidas y bajadas durante la temporada, los de Denver han sido enormemente regulares, a pesar de las lesiones. La racha perdedora más larga de los Nuggets este año ha sido de 5 derrotas, y la ganadora de 4 triunfos, que se ha producido en las últimas semanas. Nada que ver con Blazers, que en diciembre llegaron a perder 11 partidos de 15 disputados, o Mavericks, cuyo récord a inicios de 2017 era de 10-24.

Ataque de élite

Si hay un aspecto en el que los Nuggets están pisando fuerte esta temporada, ese es el ataque. Los de Denver son el quinto mejor equipo de la NBA en eficiencia ofensiva con 109.8 puntos por 100 posesiones y el tercero en asistencias por partido con 25.1, sólo por detrás de Warriors y Rockets. Además, también son el séptimo mejor equipo en porcentajes de acierto en tiros de campo y de tres puntos.

El ataque de los Nuggets está siendo francamente bueno a nivel colectivo. Ahora mismo hay hasta seis jugadores (Jokic, Gallinari, Harris, Burton, Chandler y Mudiay) con más de 10 puntos por partido, y otros varios más con uno 9 por noche. Tan sólo los Wizards, gracias a la adquisición de Bogdanovic hace algunas semanas, pueden igualar esta estadística.

Una de las mejores virtudes ofensivas de este equipo es la capacidad para sacar provecho de los cortes a canasta. En este tipo de acción los Nuggets son el cuarto equipo más eficiente con 1.31 puntos por jugada. Y es que tener a un gran pasador como Nikola Jokic, del que hablaremos después, es una gran ventaja para el cuadro de Mike Malone.

La capacidad de los Nuggets para atacar la zona es espectacular. Los de Colorado son el tercer equipo de la NBA con más puntos anotados en la pintura por partido con 49.0, y el segundo en puntos en segunda oportunidad con 15.3.

Es también muy remarcable, como ya hemos dicho antes, el poder colectivo de los Nuggets. Sin ser un gran equipo en las transiciones y contraataques como Rockets o Warriors, son uno de los equipos más corales. Con 59.5 puntos asistidos por partido, son el cuarto mejor conjunto en esa categoría. Eso explica también los buenos porcentajes en los tiros realizados nada más recibir, que son de un 40.6%, la cuarta mejor marca de la liga.

El factor Jokic

Ahora mismo no se puede hacer un artículo de los Nuggets sin hablar de Nikola Jokic. El pívot serbio empezó la temporada sin hacer mucho ruido, pero des del inicio del 2017 sus números han experimentado una subida espectacular en todos los aspectos:

Como se puede ver, la mejoría del serbio en los últimos meses ha sido simplemente espectacular. Su protagonismo en el esquema ofensivo no ha hecho más que aumentar, y eso le ha ayudado a ser mejor pasador, anotador, y reboteador. Como podemos ver, en el primer tramo de la temporada no había logrado ningún triple-doble. Desde que empezó el 2017 ya lleva cinco.

La importancia de Jokic en el ataque de los Nuggets es innegable. Su talento pasador, “heredado” de otros grandes pívots europeos como los hermanos Gasol, Vlade Divac o Arvydas Sabonis, le ha convertido en la estrella del cuadro de Colorado.

Un aspecto muy importante para el juego del serbio, y que ha sido una constante durante toda la temporada, son sus buenos porcentajes. Jokic es un magnífico tirador de media distancia, sobre todo en los lanzamientos realizados nada más recibir. Entre todos los pívots con al menos 2.5 tiros campo intentados en catch and shoot, Jokic es el tercero con un mejor porcentaje de acierto (49.0%), sólo por detrás de Jason Smith y Pau Gasol.  

El serbio también está brillando en las acciones en el poste. Y es que entre todos los jugadores con más de 2.5 posesiones por partido en esa zona, Jokic es el segundo más eficiente con 1.08 puntos por jugada, sólo superado por DeMar DeRozan.

La defensa, asignatura pendiente

Si el ataque de los Nuggets está siendo fantástico, se podría decir todo lo contrario de su defensa. Y es que los de Denver son el segundo peor equipo en Eficiencia Defensiva con 110.3 puntos encajados por 100 posesiones, sólo por detrás de los Lakers.

El principal problema de los chicos de Mike Malone es su defensa interior. Y es que pese a tener varios jugadores interiores de calidad (como Faried, Jokic o Plumlee) ninguno de ellos es un gran protector del aro. Los Nuggets son el cuarto equipo con más puntos recibidos en la pintura con 47.2 por noche. Son también el equipo que permite unos porcentajes más altos en los tiros de 5 a 9 pies del aro (1.5 a 2.7 metros) con un 46.2%.

Otro gran punto débil de estos Nuggets, a nivel defensivo, es su defensa en transición. Son el cuarto equipo que más puntos permite por transición (1.16 puntos por jugada), el segundo peor en puntos recibidos por pérdidas (18.5), y el sexto en puntos recibidos al contraataque por noche con 14.4 puntos.

No va a resultar fácil para Mike Malone encontrar una solución a estos problemas defensivos. Su plantilla está repleta de grandes jugadores ofensivos, pero no de grandes defensores. Lograr algunos especialistas en este área, sobre todo si se concretan las salidas de Emmanuel Mudiay y Wilson Chandler, debería ser un objetivo prioritario el próximo verano.

Futuro prometedor

Con todo dicho, el futuro de estos Nuggets tiene muy buena pinta. Sin necesidad de recurrir al tanking han logrado encontrar en Nikola Jokic una estrella sobre la cual construir un proyecto ganador. Y lo mejor es que sólo tiene 22 años y tiene toda una carrera por delante.

Además, también cuentan con otros jugadores jóvenes como Gary Harris, Jamal Murray o Juancho Hernangómez, que pueden ser grandes escuderos para el pívot serbio. Y eso no es todo, pues los Nuggets también tienen suficiente espacio salarial para seguir reforzando su plantilla, ya sea con una estrella o con varios buenos jugadores de clase media.

El futuro es brillante para estos Nuggets, y con Jokic como capitán del barco con tan sólo 22 años quién sabe hasta dónde pueden llegar en las próximas temporadas.