Partido de altos vuelos el vivido hoy en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid entre el Real Madrid y Morabanc Andorra, dos equipos que pese a la diferencia en la clasificación, primero y octavo, se han medido en tres ocasiones en la presente temporada, resueltas en tres prórrogas, con el ya mítico Campo Atrás de Vitoria y con dos victorias blancas por una de los del principiado, que llegan a la cita con la sensible baja del alero georgiano Beqa Burjanadze.

Después del mazazo de la Final Four en la que el Real Madrid fue apeado de la lucha por el título a las primeras de cambio, Pablo Laso descartó a Trey Thompkins y a Álex Suárez.

Arrancó el partido con un ritmo vertiginoso y acierto por ambos lados, prueba de ello el 10-10 en el minuto 2 con 6 puntos de Jeff Taylor. Ese alto acierto se fue disminuyendo según pasaban los minutos, con defensas más agresivas y algo menos de acierto. La igualdad en el marcador se mantuvo como tónica general, con los dos equipos marcándose muy de cerca y sin dejarse jugar a campo abierto. Un ligero apretón blanco al término del primer cuarto le dio una breve ventaja, 25-19.

Salieron los blancos con más ideas ante un conjunto, el del principado, más pendiente en buscar a Shermadini que en aprovechar los espacios que le condecía la defensa blanca. Con el georgiano bien atado, pese a sus 11 puntos, el Real Madrid se disparó en el marcador, 33-21 con canasta de Luka Doncic en el minuto 12 y tiempo muerto de Peñarroya. Un tiempo muerto que no tuvo mucha incidencia en el juego en los suyos, y es que a raíz de eso, otro parcial, de 6-0, que seguía ampliando la distancia, 39-21. Los problemas se multiplicaban, tercera personal de Shermadini a 05:53 para el descanso. Los hombres de Laso, con una anotación muy coral y gran participación de todos los jugadores, supo mantener las distancias en el luminoso pese a la insistencia visitante, logrando cierto colchón al descanso, 52-38.

  • Giorgi Shermadini, el mejor al descanso con 11 puntos, 3 rebotes y 13 de valoración.
  • Anthony Randolph, único jugador en pisar la cancha del Real Madrid siendo incapaz de anotar en la primera parte.
  • 28-13 para el Real Madrid en puntos desde el banquillo al descanso

Morabanc Andorra saltó impetuoso en el tercer cuarto, endureciendo la defensa y buscando con velocidad el aro madridista. Ante el vendaval de los del principiado emergió por primera vez en el partido la figura de Anthony Randolph, autor de 8 puntos y protagonista de un bonito duelo con Antetokounmpo, 62-48 a 05:49 para el final del tercer cuarto. Momento en el que volvía Shermadini a pista, con sus tres faltas personales. El juego blanco giraba en torno a la figura de un colosal Anthony Randolph, que volvía loca a la defensa andorrana y a Peñarroya, que no era capaz de dar con la tecla para frenar al coloso estadounidense. El Real Madrid se soltó la melena ante el empuje de sus aficionados y un triple de Llull firmaba la máxima ventaja de la noche, 72-48 en el minuto 26. Las distancias empezaron a rondar los 30 puntos, con un Morbanc Andorra hundido, se llegó al final del tercer cuarto con clara ventaja blanca, 81-56.

Con el partido visto para sentencia, la grada de animación blanca tomó el protagonismo del partido. Con el ambiente enrarecido por la superioridad blanca, los hombre de Laso no bajaron el pistón, impidiendo cualquier atisbo de reacción visitante, 91-68 a 04:45 para el final. No solo no bajó la intensidad el Real Madrid, si no que con la salida al final del partido Nocioni la aumentó, ampliando con eso la ventaja ante un Morabanc Andorra que ya pensaba en el partido del viernes, se llegó al final del partido con un abultado resultado,

 

Real Madrid (25+27+29+26) 107 : Llull (9) Maciulis (8) Taylor (6) Randolph (14) Ayón (8) – Felipe (12) Carroll (16) Rudy (8) Hunter (13) Doncic (4) y Nocioni (9)

Morabanc Andorra (19+19+18+20) 76 : Albicy (3) Jelinek (7) Walker (-) Antetokounmpo (16) Shermadini (21) – Stevic (14) Navarro (3) Czerapowicz (5) Colom (7) Maric y Schreiner.