El All-Star 2019 de la NBA se disputará finalmente en Charlotte al haberse absuelto la ley que atentaba contra los derechos de los transexuales.

El evento, que estaba planeado celebrarse en una de las mayores urbes de Carolina del Norte en esta misma temporada, fue prorrogado indefinidamente hasta que no se derogara una ley muy polémica que vetaba a los transexuales el hecho de escoger el sexo en el que se sintieran identificados en los servicios públicos.

Durante este miércoles, el Comisionado de la NBA, Adam Silver, y el propietario de los Charlotte Hornets, Michael Jordan, han presentado conjuntamente la elección de esta sede. Las relaciones entre franquicia y asociación han mejorado ampliamente desde que la ley en cuestión ha quedado sin efectos.

De este modo, Charlotte volverá a ser el foco de atención durante el fin de semana del All-Star después de 28 años. Silver, en un comunicado, ha expresado que, en la ciudad “decenas de familias han acudido a partidos, y aficionados de distintos orígenes se han unido para compartir la pasión por un equipo que ejerce de nexo de unión en la comunidad”.

Recordemos que el All-Star de la temporada que viene se celebrará en Los Ángeles durante el habitual mes de febrero.