Miguelo Betancor ya ha hecho oficial su salida del Herbalife Gran Canaria en una rueda de prensa en la que presentó un proyecto de cantera y, además, hizo un pequeño balance de temporada.

El ya ex presidente claretiano comentó varias cuestiones sobre esta salida de forma tajante, sincera, dejando algún recadito y señalando qué aspectos le han llevado a tomar esta decisión que ya tenía en la cabeza desde hace ya algunas semanas.

Su discurso: “No seguiré como presidente de este club. Ya he presentado la dimisión en todos los sentidos. En la carta que he enviado junto con mi dimisión dije que jamás me imaginé que terminaría dirigiendo el club donde jugué cuando era un chaval. Le doy las gracias al Cabildo por elegirme a mí para ese puesto porque me llenó de orgullo. Reconozco que nadie ha interferido en mi trabajo. He sido libre, no he tenido presiones… pero por razones muy personales yo creo que mi etapa ha terminado. Tengo una manera de ver el baloncesto; mi compromiso fue personal y no profesional. Creo que en estas dos temporadas he hecho las cosas como pensaba que tenía que hacerlas. Estos dos años se me han pasado rapidísimos, siempre con la cabeza trabajando. Estar en el club me ha enseñado muchísimo. Me ha dado la capacidad de saber que puedo recibir críticas, porque no soy perfecto. Me ha impactado una cosa: hay demasiados locos que quieren a este club. Yo veo como la gente habla, se apasiona, llora… me quedé loco de ver a la gente cuando volvimos de Vitoria con la Supercopa. Me he sentido querido, respetado y lo que quiero es dar las gracias, primero, a todos los empleados del club y a los aficionados. Me voy estrictamente por razones personales, creo que hay cosas que se podrían hacer mejor, pero para mí es muy importante sentirme bien emocionalmente, y ya no tengo las mismas motivaciones. El club puede crecer muchísimo y donde yo no me veo, no estoy. Nunca quise estar aquí toda la vida y no me quiero agarrar al puesto. Me voy tranquilo y le he dicho al club que pueden seguir contando conmigo como persona del baloncesto que soy”.

El principal motivo de su marcha: “He dejado un plan estratégico junto con mi dimisión. Lógicamente, como yo veo que no se va a llevar a cabo, pues decido dar un paso hacia el costado. No soy el dueño del club. Yo lo dejo escrito y pueden llevar a cabo si quieren. Tengo una forma de ser y no voy a esperar para llevar a cabo este plan. Había temas sobre gestión, la marca grancanaria, el tema de jugar en Europa, ampliación de la partida privada, cambiar el accionariado… Me molestan mucho los comentarios que dicen que deberíamos de dejar de recibir dinero por parte del Cabildo, pero nadie ha pensado en hacer un estudio sobre la repercusión que este club tiene para la entidad. La marca Gran Canaria la conocen en todo el mundo y eso también que valorarlo en su justa medida. Lo que quiero dejar claro es que no me he enfrentado con nadie de ningún estamento en todo este tiempo”.

Los candidatos a sustituirle: “Candidatos hay muchos, y que saben mucho de baloncesto. Que tenga cuidado Luis (Casimiro) que alguna hasta le querrá quitar el puesto. Hay mucha gente que ha querido entrar en el club, pero ahora será decisión de otros decidir quién va a ser la persona que coja el testigo. Lo que más me preocupa de esto es no tener claro hacia dónde queremos ir como club. El club necesita un plan para eso”.

El objetivo de jugar Euroleague: “Querer, queremos, pero el querer no hay que confundirlo con el buen hacer. Y el club no tiene la estructura para hacer un equipo de Euroleague. Las ganas sí que las tienen. En el panorama actual del baloncesto europeo nos encontramos con las ventanas FIBA, con un nuevo formato de Euroleague, la Champions de no sé qué… ¿Ustedes ven al Gran Canaria el domingo en Moscú, el viernes en Estambul y el domingo en Murcia? Eso sería como hacerle el harakiri al club. ¿Qué le pasó al Bilbao? Están pagando una deuda todavía por tirarse a la piscina y jugar Euroleague. Deportivamente hay ganas; la razón y las emociones hay que coordinarlas para poder cumplir con todo lo que conlleva competir en Euroleague”.

¿Quiso ser presidente ejecutivo?: “A mí me lo ofrecieron, pero no quise. Yo he podido tomar decisiones libremente y eso tiene más valor que lo económico. En el plan estratégico está la estructura que debe tener el club con la visión que yo creo que necesita, tratando incluso el tema de contratar un director general que sepa capaz de gestionar el apartado económico y el deportivo sin ningún tipo de problemas. No encontré a nadie y no propuse a nadie, aunque hace un mes di con la persona que yo creía que era la ideal, pero no me parecía bien irme y meter a alguien en el club que, además, tuviera poder de decisión en el mismo”.

La figura de Manolo Hussein: “Manolo ha venido por un compromiso personal conmigo. En un momento determinado, Berdi me comentó una cosa sobre Manolo que me cuadraba en el proyecto para la cantera. Yo me voy, pero él tiene que seguir en el club para seguir demostrando que grancanaria ha sacado un gran talento como entrenador. Sé que hay gente que en algún momento ha hablado con la prensa y han querido sacar cosas. En ese sentido, es normal, pero Manolo me ha reportado muchas cosas. Creo que sin buenos entrenadores, no hay buenos jugadores. Estoy muy contento con la labor de Manolo y eso ha servido para que mucha gente cambie el chip. Es una de las grandes decisiones de las que puedo presumir”.