El Valencia Basket ha conseguido el triunfo en el cuarto partido de la serie tras superar a un irregular y resistente Baskonia por 85-77  y será su segunda final de la historia, 14 años después Fernando San Emeterio, 17 puntos y 29 de valroación y Pierre Oriola, 18 puntos y 20 de valoración desde el banquillo, claves.

Valencia y Real Madrid se enfrentaran en las Finales de la Liga Endesa 2016-2017. La serie empieza este viernes en el WiZink Center.

El cuarto partido de la serie comenzó como se esperaba, muchísima igualdad en ambos lados de la pista. Sin embargo, Romain Sato entró caliente y se convertía en el primer referente local con las 3 primeras canastas en juego (9-4). Baskonia seguía la estela, pero comenzó a sufrir problemas de transición y movimiento de balón que les hacía fallar muchas canastas fáciles y los locales seguían distanciando (15-4).

El Pick & Roll de Valencia Basket dañaba la estructura de los hombres de Sito Alonso. Shane Larkin no estaba, pero la aparición de Ricky Ledo y Tornike Shengelia cobraban vida pese al gran juego que demostraban los taronja (17-9). La agresividad vitoriana era insuficiente para que los de Pedro Martínez siguieran con la ventaja, y con dos 2+1 seguidos de Pierre Oriola, se ensanchaban, pero otra vez Ledo acechaba el marcador al acabar los 10 primeros minutos (23-17).

La agresividad de los dos equipos se vio presente entre el inicio del segundo cuarto. El carácter y la garra era presente y el juego interior se convirtió en la manera de anotar principal, y Valencia era quien aprovechaba sus pívots y sus penetraciones de los aleros para volver a irse (32-22). Los muchos errores defensivos baskonistas castigaban a los vascos, que no reaccionaban pese a que la diferencia era de -10 puntos (38-28).

Las manos se hicieron protagonistas en el cuarto y es que los despistes de ambos conjuntos y los ladrones Guillem Vives y Adam Hanga castigaban a sus rivales con sus robos (41-28). Las posesiones de Baskonia eran largas y llegaban hasta el final, para no infligir daño rápidamente, ya que el ritmo era altísimo desde los primeros minutos y las canastas entraban en el bando local para tener una cómoda distancia al llegar al descanso (43-32).

Y en la batalla de los últimos 10 minutos, comenzó muy fuerte los del Turia pero fue parado rápidamente por los vitorianos aunque la diferencia seguía siendo alta (65-56). Fue el momento de aparición de Shane Larkin, con dos jugadas muy bonitas para acercar a los suyos, y otra vez, Ricky Ledo, no habían dicho la última palabra y se habían convertido en un combo explosivo (71-63).

Cada canasta valenciana los acercaba más a su soñada final, y los errores de los vitorianos volvían a aparecer. Se agotaba el tiempo y el estrés se apoderó de los visitantes. La Fonteta rugió y pese a las acometidas finales de Adam Hanga y Larkin, fueron insuficientes por dos triples que sentenciaban Will Thomas (85-77). Valencia y Real Madrid se verán las caras el viernes en el primer partido de la gran final.

Foto: ACB Photo | M.A Polo