La modalidad del 3×3 en baloncesto será olímpica en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La FIBA intentó que lo fuera en 2016 en Río, pero no fue posible.

«Estamos muy optimistas y confiados en que vamos a obtener la codiciada designación por el Comité Olímpico Internacional (COI) para que el 3×3 sea incluido en los Juegos Olímpicos. Cuando esto suceda, será una confirmación y celebración de nuestros esfuerzos. Hay una solo FIBA y un solo baloncesto, pero es una nueva fórmula que nos permitirá incorporar a la familia del baloncesto todas aquellas personas que estaban fuera de nuestra estructura y separadas del juego», apuntaba el presidente de la FIBA, Horacio Muratore, en 2014.

La FIBA ya hace tiempo que está involucrada en la modalidad del 3×3. En 2007 comenzó la difusión y se empezaron a organizar los primeros campeonatos. Ya en 2010 se incluyó el 3×3 en los Youth Olympic Games, en el 2012 se organizó el primer FIBA 3×3 World Tour y en junio de 14 se disputó el FIBA 3×3 World Championships en Moscú. Que la cosa iba en serio se vio cuando se creó un ranking internacional de equipos.

Pero la mayor apuesta de la FIBA, tal y como apuntó Muratore, era que se aceptase el 3×3 como deporte olímpico. Algo que ocurrirá en la cita de 2020 después de que se haya confirmado este viernes en el COI. ¿El ejemplo? El del voley playa.

España va creciendo

España se está especializando cada vez más, ganando la medalla de bronce en el pasado Mundial U18 de Kazán y clasificándose para el Europeo hace unos meses en Andorra.

«El 3X3 es una disciplina que se caracteriza por la diferencia de ritmo con respecto al baloncesto a toda pista. Su reglamento condiciona mucho el juego y lo hace muy diferente al 5×5», explica Jaume Comas, el seleccionador de los chicos.

Las principales reglas del baloncesto 3×3 son las siguientes:

  • 1 canasta en media pista
  • 2 equipos de 3 jugadores con un suplente por equipo
  • 12 segundos para anotar
  • El primer equipo que alcance 21 puntos o más en 10 minutos gana