La selección española dirigida por Lucas Mondelo empezó el Eurobasket femenino 2017 con un trabajado triunfo ante Hungría. Torrens y Lyttle, las mejores.

Hay partidos que se ganan por talento. En otros hay que saber bajar el culo atrás. España tuvo que demostrar que en el segundo contexto también es capaz de mostrar un buen nivel.

España comenzó bien el encuentro, moviendo rápido el balón en ataque y abriendo una brecha inicial importante (4-12, min 5) gracias a la pareja Lyttle – Torrens, muy acertadas de cara al aro. Las húngaras, ahogadas, eran incapaces de elaborar jugadas con un patrón de juego definido. Y el primer periodo terminó con un dominio claro español (8-18).

Krivacevic y Simon se conjuraron para amenazar con una tímida reacción, poniendo a Hungría a tan sólo cuatro puntos (14-18), pero de nuevo Torrens, letal tras el primer bote y penetración, aumentó la diferencia. Al descanso, 21-30 para España, muy concentrada tácticamente.

No cambió el guión en la segunda mitad, con una España muy sólida en defensa, aunque con excesiva dependencia de Lyttle en ataque -sobre todo por la falta de acierto exterior-, inconmensurable debajo de los aros. Bajó el ritmo ofensivo del partido, algo que permitía a las españolas mantener la renta. Se entonó en los últimos compases del periodo Anna Cruz, disparando a la selección hasta los +12 antes del último cuarto (31-43).

Probó Mondelo con Leticia Romero y Laia Palau a la vez en pista, metiendo a Xargay de ‘4’, y las dos bases rompieron definitivamente el encuentro con un triple y una bandeja respectivamente (33-48, min 34).  Los últimos minutos no tuvieron historia y la férrea defensa española acabó decantando la balanza, con una Hungría incapaz de reducir diferencias y que bajó los brazos al verse sin opciones.

ESTADÍSTICAS

Sancho Lyttle, MVP

mvp-spain-1