Una noticia sorprendente y que, sin duda, ha golpeado al baloncesto europeo. Martynas Pocius cuelga las botas con 31 años por culpa de las lesiones.

Pocius lo anunció este viernes con un mensaje en su Instagram, mostrando una foto suya en un vestuario cabizbajo y con las rodillas rodeadas de hielo. Ese ha sido su gran drama, las lesiones.

Formado en Duke, su historia tiene mérito. Con apenas 13 años se seccionó tres dedos de la mano izquierda con una fresadora en el colegio, y tras una larga y delicada operación pudo salvar dos dedos, pero perdió el dedo corazón. Pudo hacer carrera en Kaunas, jugó en Madrid y Murcia y estuvo un año en el Galatasaray.

El lituano se va, eso sí, con la cabeza bien alta: logró dos ligas en su país con el Zalgiris y en el Real Madrid consiguió tres títulos: Liga, Copa y Supercopa. Además, con su selección nacional logró un bronce mundialista y una plata europea.

Su mensaje en Instagram

“Esto es todo. Es hora de dejarlo. Es el momento de escuchar a mi cuerpo. No más calmantes, no más operaciones, no más problemas para levantarme de la cama por las mañanas. Siempre me he dicho que cuando ya no te lo pasas bien con algo, cuando ya no es una pasión, es hora de dejarlo atrás. Amo el baloncesto y he amado practicar este deporte. Es genial lo mucho que el baloncesto me ha dado, a cuántos lugares me ha llevado, cuántas relaciones ha formado y cuántos amigos me ha dado, y estoy muy agradecido por ello. Creo que todos los finales van seguidos de nuevos comienzos y estoy emocionado por ver que toca ahora”

Sus 10 mejores jugadas