España cierra la primera fase del Eurobasket femenino con un balance de 2-1 y como primera de grupo. Perdió el tercer partido ante la anfitriona pero ya espera rival en cuartos.

Quizás porque no había nada en juego -España ya tenía la primera plaza asegurada-. Quizás porque las checas plantearon un partido duro y de contacto. Las de Mondelo les no pudieron doblegar a una correosa República Checa.

España comenzó bien el encuentro, mostrándose muy agresiva en defensa y encontrando espacios en ataque con Cruz y Lyttle, las más participativas en los primeros compases. Las de Mondelo abrieron las primeras brechas (6-12 y 8-15), pero las checas, con una inconmensurable Vaughn (18 puntos), encadenaron varios ataques seguidos anotados y pusieron el empate al término del primer periodo (17-17). España sufría en el rebote y así siempre es más difícil.

El segundo cuarto comenzó con muchos fallos y demasiadas trabas. Ninguno de los dos equipos encontraba fluidez en el juego. De hecho, España no podía salir en transición y sumaba uno de cada tres puntos desde la línea de tiro libre (10/18 al descanso). En ese contexto destacó Laura Nicholls, aprovechando los espacios que generaba Torrens o buscándose la vida bajo los aros para sumar en ataque. Leticia Romero imprimió algo de ritmo al juego y nos fuimos a los vestuarios con una ligera ventaja tras un tiro libre de Palau (28-29).

Los primeros compases de la segunda mitad del partido se jugaron al ritmo de Leticia Romero y Anna Cruz, que salieron enchufadas. Pero las checas aún querían otorgar una alegría a su afición tras las decepcionantes derrotas ante Ucrania y Hungría. Así, llegábamos al minuto 27 del encuentro con empate a 44 en el marcador. Las checas seguían planteando un partido muy duro y eso pasó factura tanto al juego coral de las españolas como a la anotación. Llegábamos a un decisivo último cuarto con las de Mondelo uno abajo en el marcador (45-44).

El entrenador español sabía de la importancia de acabar la fase de grupos con una victoria y buenas sensaciones y por eso salió a jugar los últimos diez minutos del encuentro con el quinteto de gala. Torrens, Nicholls y Lyttle marcaban la diferencia en la pista pero aún y así no conseguían doblegar a unas combativas checas y, sobretodo a una enchufadísima Elhotova que se alzaba hasta los 17 puntos con un 75% en triples (3/4). Llegábamos a los últimos minutos con España intentando darle la vuelta a un electrónico que dominaba la República Checa por una renta mínima que en ningún momento superó los 4 puntos. 61-61 en el minuto 38 y aún todo por decidirse.

Y entonces fue cuando Sancho Lyttle, por tercera vez en lo que llevamos de torneo cogió las rendas de la selección y mantuvo con opciones a las nuestras hasta el último suspiro. España dos abajo a treinta segundos del pitido final y los nervios a flor de piel. Posesión para las españolas y tanto Cruz como Torrens fallaron sus tiros. La victoria se complicaba mucho. Posesión para las anfitrionas pero Mondelo mandó hacer falta rápida a las suyas para que no pudieran lanzar. Tiros libres; anotó los dos Elhotova y toda opción de España se disipó. Victoria para una República Checa que, pese a despedirse de su torneo con victoria, se consolida como una de las decepciones del torneo tras no superar la fase de grupos.

Pese a esta derrota, España se mantiene como líder del grupo A y ya está clasificada para unos cuartos de final en los que espera rival del grupo C, aún por decidir. Las de Mondelo tienen ahora dos días enteros para preparar un encuentro que será mucho más trascendental que este.

ESTADÍSTICAS

Sancho Lyttle, MVP

MVP España 3 Eurobasket2017