La Selección Española pierde en el último suspiro su pase a la Final del Mundial U19 tras perder ante Italia por 63-66 y luchará por el bronce este domingo

El partido comenzó como una exhalación por parte de la Selección Española, muy inspirada y muy seria de inicio. Italia intentaba desplegar su juego pero una gran defensa inicial de los chicos de Luis Guil no dejaban hacer nada de nada. El optimismo estaba en el aire español y con unos buenos minutos de Eric Vila (6 puntos) daban mucha confianza ante unos italianos que se veían superados y no llegaban a la decena al final de los primeros 10 minutos (22-9).

Pero al comenzar el segundo cuarto, todo cambió. El gran juego que desplegaba la Selección U19 pasó al bando transalpino. Corrigieron los errores, la precipitación inicial y se pusieron a jugar como lo han hecho durante todo el torneo. Los papeles se habían intercambiado, los italianos dominaban (con Tomasso Oxilia y Davide Denigri como referentes) y jugaban, los españoles no podían hacer nada y anotaban poco hasta tal punto que los rivales casi les igualaban al llegar al descanso, solo 8 puntos en el cuarto para España (30-29).

Con la lección aprendida, España salió más metida, como en el inicio del choque, para coger una pequeña diferencia e ir un poco más tranquilos. El ritmo era bastante frenético por parte de los dos equipos: cuando Italia anotaba, España lo hacia. También la precipitación hacia mella en los dos equipos, pero de repente, los italianos pusieron todo de si y en dos minutos se pusieron por delante por primera vez. El partido se convirtió en un toma y daca, y el público disfrutaba antes del último cuarto que prometía y con los españoles poniéndose por delante de nuevo (46-45).

En la batalla de los últimos 10 minutos, este ritmo frenético que alcanzó la contienda no decaía, los dos conjuntos lo daban todo. Un canastón de Pol Molins y un triplazo de Alvaro Sanz Barrio aumentaba de nuevo a una diferencia de 5 puntos, pero era contrarrestado rápidamente por Lorenzo Bucarelli. Otra vez la rapidez de la ofensiva española hacia coger una bocanada de aire fresco e irse con un triple de Máxim Esteban.

En ese momento, la Selección puso todo su ímpetu y se marchó cuando quedaba poco más 3 minutos y medio. Pero cuando todo parecía ir bien, otra empujón italiano para ponerse a un punto. Al llegar al último minuto, todo estaba por decidir. Un tiro libre anotado por Joshua Tomaic ponia el +2, pero un 2+1 de Bucarelli ponia por delante a Italia en el momento preciso para ganar y clasificarse para la final.