Lauri Markkanen quiere ser el nuevo Rey en el Norte

De niño a hombre en un partido. De lobito a lobo con prórroga incluida. Lauri Markkanen ha confirmado que no llega al Eurobasket de paseo. Su primera toma de contacto con el torneo no ha podido ser mejor; vencer a la vergüenza y la terneza que muchos debutantes pueden sentir momentos antes de saltar a pista no suele ser tarea sencilla. Esas mariposas en el estómago no existieron en ningún momento y el jugador del Bulls se desató ante el delirio de una afición, la finesa, enferma por el basket.

Markkanen no sitió el vértigo de jugar en casa, tampoco se le pasó por la cabeza que es la gran esperanza de su país y mucho menos llegó a plantearse la magnitud del partido que tenía delante. Prueba de ello fue su primera acción del encuentro: un alley opp que levantó a la afición de sus asientos. Con el paso de los minutos fue calentando una muñeca que no estaba encogida y eso le llevó a soltarse el pelo. El ex de Arizona quería el balón y éste no le quemaba; personalidad a raudales.

En ese sentido, que el partido estuviese igualado tampoco pareció intimidarle y continuó asumiendo tiros con naturalidad, peleando junto a sus compañeros ante una Francia con la que la selección finlandesa tenía cuentas pendientes. Esa pequeña dosis de venganza también contagió a un Markkanen dispuesto a convertirse en ejecutor de la misma, apoyando a los Salin, Koponen y compañía.

Lo cierto es que la victoria del combinado de Henrik Dettmann no fue obra única y exclusivamente del ’23’ finés, ya que Jamar Wilson llamó a la puerta del clutch hasta en dos ocasiones, pero sí que se convirtió en pieza clave de un triunfo muy importante en la pelea por alcanzar la fase final del torneo que se va a celebrar en Estambul con 22 puntos y 7 rebotes que son una inmejorable carta de presentación.

Con este encuentro, Markkanen deja bastante claro que es un jugador que puede crecer muchísimo y ser muy importante en los próximos años. Su capacidad para jugar tanto por fuera como por dentro y su facilidad para mover su cuerpo le convierten en un espécimen que parece haber llegado en una máquina del tiempo procedente del futuro.

Ante de iniciarse el Eurobasket era uno de los hombres a seguir, pero después de su actuación ante Francia habrá que aumentar el grado de atención sobre su figura porque Lauri Markkanen quiere ser el nuevo Rey en el Norte.