A algunos nos sienta un poco mal el verano, y es que, después de tanto tiempo sin sentarse frente al ordenador para estos quehaceres, a uno le cuesta ponerse a juntar palabras de forma que el resultado aporte algo a quien lo lea. Cuesta porque, no nos engañemos, esto se me da regular, pero también porque a orillas del Arlanzón aún no estamos acostumbrados a hablar de la élite del baloncesto nacional en primera persona del plural.

Burgos es ACB, sí. Ya no a modo de reivindicación, sino con plenos derechos. Somos ACB y eso ilusiona. Mola, y mucho. Pero también asusta, en cierta medida. Ser por fin de ACB supone un desafío enorme y totalmente nuevo, tanto para un club pequeño que trata de adaptarse a su nueva condición, y que va a hacer frente al mayor reto deportivo de su corta historia; como para la afición, que acostumbrada a ganar que tendrá que dejarse la garganta para sufrir entre los grandes (no me cabe duda que así será), como también para la ciudad, que deberá demostrar que está preparada para respaldar un proyecto deportivo en la élite.

Dicho esto, vamos con este primer artículo, de un total de tres, en los que analizaremos lo acontecido durante este verano en el San Pablo Burgos: renovaciones, fichajes, campaña de abonados y crecimiento de la estructura del club.

ASALTO A LA ACB CON CINCO HEROES DEL ASCENSO

Cuando un club pequeño se pone manos a la obra en la labor de confeccionar su plantilla, más aun cuando es el “novato” de la clase, sabe que va a tener que tratar de hacer maravillas para poder competir con presupuestos mayores. En esta tesitura, Burgos ha decidido apostar por dar continuidad a buena parte del bloque que logró el ascenso. Hasta cinco jugadores repetirán con el San Pablo; seis si contamos a Jules Akodo, pues el joven base internacional con Gran Bretaña alternará el primer equipo con el filial de Liga EBA.

La continuidad de la pareja interior parecía la más clara, como también la más justa. Ambos contaban con la oferta de renovación si se producía el ascenso. Y ambos han decidido continuar su camino de la mano del San Pablo Burgos. Javi Vega y Goran Huskic, una dupla que ha sido capaz de dominar en la LEB Oro y para la que la ACB no es algo nuevo:

  • Javi Vega: El Ala-Pívot madrileño tuvo un papel notable en la rotación durante sus cuatro últimas temporadas en Fuenlabrada, equipo con el que disputó 139 partidos en la máxima competición nacional. En su última campaña con los fuenlabreños, la 14/15, atesoró unos promedios de 3,8 puntos y 2,6 rebotes por encuentro. Líder cuando el balón quema en las manos y referente durante la última temporada en ambos lados de la cancha, su gran temporada como capitán del San Pablo Inmobiliaria Burgos (12,7 puntos, 5 rebotes y 1,5 asistencias) fue premiada con la preselección para el europeo de baloncesto.
  • Goran Huskic: El joven pívot serbio volverá a la ACB en la que, durante sus dos temporadas en GBC promedió 1,5 puntos y 1,4 rebotes durante los 6 minutos de media que estuvo en pista. Tras demostrar que la LEB Oro se le queda pequeña (13 puntos y 8 rebotes esta temporada) y que desprende talento a raudales, el de Belgrado tiene ante sí el reto de demostrar que es un jugador válido para la élite.

Las otras tres renovaciones llegan en el perímetro. Se trata de Édu Martínez, Alex Barrera y Alex López:

  • Alex Barrera: De los tres, es quien cuenta con un mayor bagaje en la liga ACB. Un total de 108 partidos en 5 temporadas entre la Penya y Manresa, en las cuales no acabó de consolidarse. Tras dar un paso atrás fichando por Burgos en LEB Oro, el escolta catalán fue de menos a más y acabó siendo una pieza fundamental del ascenso, dando un paso al frente en los Playoffs, donde atesoró unos promedios de 11 puntos, 2,7 rebotes y 1,2 asistencias.
  • Edu Martínez: También con presencia en ACB, pero en este caso más testimonial, ya que el riojano llegó a disputar hasta 15 partidos con el Estudiantes, pero su participación fue mínima. Ahora, tras 5 temporadas en la LEB Oro, las dos últimas en Burgos, Edu ha crecido como jugador y se ha convertido en uno de los ídolos de la marea azul. Su buena mano desde el perímetro (esta temporada ha anotado un 47% de los triples que ha lanzado) y su intensidad en defensa han sido dos de los detonantes de su renovación.
  • Alex Lopez: El escolta tinerfeño es quien completa este “Quinteto” de renovados. Se ha ganado su primera oportunidad en la ACB gracias a una temporada más que notable, en la que al igual que Barrera, también creció en el tramo final de competición. No me cabe duda de que su esfuerzo diario y sus ganas de mejorar constantemente han llevado al club burgalés a apostar por su renovación.