Este domingo es un día histórico para Eslovenia, un país de dos millones de habitantes que sueña con lograr la medalla de oro. Enfrente, Serbia, un rival dificilísimo.

Y según se han hecho eco varios medios europeos como ‘Eurohoops’, se espera que 6.000 eslovenos se desplacen a Turquía para disfrutar de la gran final en el Sinan Erdem. Así pues, de confirmarse, el pabellón tendrá un colorido verde claro.

Los de Kokoskov sueñan con batir a la Serbia de Djordjevic y conquistar el Eurobasket. Dragic, Doncic, Vidmar, Randolph o Prepelic quieren inscribir sus nombres en los libros de historia. Apoyo no les faltará, claro está.

Tras vivir un campeonato un poco insulso en las gradas, la gran final parece que sí tendrá un ambiente digno de lo que merece ser. En Fullbasket no podemos hacer otra cosa que desear suerte a ambas selecciones. ¡Que gane la mejor!