Cuando coinciden una generación de jugadores tan superlativa, la figura del entrenador -seleccionador en este caso- parece que queda en un segundo plano. Y es totalmente injusto. Porque sin un gestor es imposible alcanzar la gloria -aunque cometa errores, como todo ser humano-. Sergio Scariolo sumó este domingo su cuarta medalla en su cuarto Eurobasket.

Las tres primeras fueron de oro y la de este 2017 de bronce. Con estos 4 metales iguala en la clasificación histórica a otros mitos continentales como Stepan Spandarian, Aleksandar Nikolic y Dusan Ivkovic.

No es el único éxito estadístico de Scariolo en este campeonato. Como explica la ‘FEB’, en los 9 partidos que ha dirigido se ha convertido en el segundo entrenador con más partidos en campeonato europeo (38) superando a Lolo Sainz, aunque aún lejos de los 93 de Antonio Díaz Miguel.

En lo que sí ha superado Scariolo a su legendario antecesor es en podios: Díaz Miguel ‘sólo’ subió en tres ocasiones (plata 1973, plata 1983 y bronce 1991).

Así pues, el italiano sigue haciendo historia y ahora tendrá el complicado reto de gestionar las ventanas FIBA y conseguir que la transición -veremos si vemos más a Pau Gasol en el grupo- sea lo menos traumática posible. Equipo hay.