Este domingo quedaron definidas las finales de la WNBA. Y los protagonistas serán los mismos equipos que en 2016. Las Minnesota Lynx se medirán a Los Ángeles Sparks, vigente campeón.

Las máximas candidatas al título no han decepcionado y superaron en semifinales a sus respectivos rivales con sendos 3-0. Por la vía rápida y sin miramientos.

Minnesota no tuvo problemas para deshacerse de las Washington Mystics por 3-0 con el tándem Sylvia Fowles –MVP de la temporada regular– y Maya Moore en estado de gracia.

Las Sparks superaron a las Phoenix Mercury de Diana Taurasi en un final de partido agónico que acabó decidiendo para la franquicia californiana Candace Parker, que firmó otra actuación estelar -21 puntos, 7 rebotes y 11 asistencias-.

El primer partido de las Finales empezará el 24 de septiembre. Como viene siendo habitual, las Finales son al mejor de cinco partidos con el habitual sistema 2-2-1. Minnesota tendrá factor cancha.

Estas Finales serán especiales para ambas franquicias. Tanto Minnesota como Los Angeles tienen tres anillos y la que gane empatará con la extinta Houston Comets, que logró cuatro anillos.

El precedente

Las Finales de 2016 tardarán en olvidarse, porque las Sparks se proclamaron campeonas en un quinto y definitivo partido vibrante. Fue Nneka Ogwumike, con una canasta para la eternidad, la que le dio el título a las angelinas. Anna Cruz se quedó, en esa ocasión, sin su segundo anillo en la WNBA.