Histórico cambio en la NBA y un ejemplo más de porque se llama global. La liga ha decidido terminar con los tradicionales All-Star entre Conferencia Este y Oeste, después del acuerdo con el sindicato de jugadores (NBPA). Se pone fin así a 66 años de partidos entre conferencias.

Los cambios se harán oficiales ya en el próximo All-Star de Los Angeles 2018 y consisten en los siguientes:

Dos jugadores (las dos más votados de sus respectivas conferencias) configurarán los equipos. Ellos elegirán cuatro titulares, sin importar el equipo, de entre los ocho más votados (cuatro del Oeste y cuatro del Este) y a siete reservas de los 14 nombrados por los entrenadores (siete de cada parte del país, al igual que en el pasado). Seguirán habiendo 12 miembros de cada una de las conferencias, pero mezclados.

No obstante, sigue el mismo proceso de selección donde el aficionado será el principal protagonista. Los diez titulares (cinco por conferencia) serán elegidos por aficionados (50% de peso en la elección), profesionales (25%) y periodistas (25%). En este caso, el proceso de votación servirá para elegir los dos capitanes, y dentro de esos titulares (los siguientes detrás de los mejores), los dos jugadores más votados elegirán su quinteto. Por su parte, los suplentes vendrán por las decisiones de los técnicos de cada una de las franquicias.

“Estoy entusiasmado con lo que tanto jugadores como la liga han hecho para mejorar el All-Star Game, algo que era una prioridad para nosotros. Estamos deseando presentar un gran espectáculo en Los Ángeles”, asegura Chris Paul, presidente del Sindicato de los Jugadores NBA.

Este nuevo sistema se crea con el fin de mejorar un All Star Game cada vez más aburrido, con resultados abultados, espectáculo y poca competitividad. Además, cada uno de los equipos representará a un organización caritativa a la destinarán un donativo.