Posarse para volar más alto

Plantilla Atlanta Hawks 2017/2018

Han sido diez años de maravilla en la ciudad de Atlanta. Desde aquel lejano 2007 hasta hoy ha transcurrido una década entrando en Playoffs, sorprendiendo a la Liga con un juego estelar al que solo frenaron los todopoderosos Cavaliers en la antesala de las Finales y una consistencia en los puestos de cabeza que ya quisieran muchas franquicias de más lustre. Desde que Joe Johnson llegó a los Hawks procedente de los mágicos Suns de Nash hasta que Millsap, el último reducto de un proyecto siempre sólido, se marchó rumbo a Denver, han transcurrido muchos partidos y muchas alegrías y algunos sinsabores (incluyendo demasiados atascos en primera ronda). Ahora, ambos se han ido y solo quedan los recuerdos.

¿O quizás no? Nadie apuesta por los de Atlanta para colarse en los Playoffs, ni muchísimo menos, pero sí para practicar un baloncesto entretenido y juntar a varios jóvenes con talento en una cancha para que vayan creciendo juntos. Schroder, esa bala que volvió loca a España en cuartos de final del Europeo, será el líder esta temporada tras haber ido asumiendo progresivamente más responsabilidad con el paso de los años. Ya no tendrá a su lado ni a Howard, alivio para la química del vestuario según algunas fuentes, ni a Tim Hardaway ni al decisivo Millsap, pero se espera que Taurean Prince dé un paso adelante, John Collins demuestre haber sido una buena elección y Bazemore (con un contrato a todas luces excesivo), Belinelli e Ilyasova den el toque veterano a un equipo necesitado de referentes espirituales.

Atlanta entra de lleno en el proceso de reconstrucción | FOTO: NBA.com

En el apartado de los refuerzos, han llegado jugadores como Miles Plumlee, con otro contrato bastante tóxico, y Dewayne Dedmon, que tras revalorizarse en los Spurs ha saltado a los Hawks en busca de seguir con su progresión en la Liga. Con la renovación de Muscala, parecen completar junto a Collins un juego interior no sobrado de calidad pero relativamente versátil y que mezcla juventud y veteranía. Probablemente sufran en la comparativa contra otros frontcourts, pero deberán aportar defensa y enseñanzas para el rookie, una de las grandes esperanzas del equipo.

Sin embargo, al final, todo pasará por las manos de Schroder, y pese a su buena voluntad y una campaña en la que probablemente exceda los 20 puntos por partido, lo cierto es que los Hawks no tienen talento para poder aspirar a algo más que unas 25 victorias y la esperanza de encontrarse con una elección alta en el Draft de 2018. Budenholzer ayudará a pilotar una nave dispuesta a alejarse de las aguas de la mediocridad y vagar un par de años por el desierto antes de recuperar las alas para enfrentarse a los grandes de la Liga. Que este año les sirva de primera gran pista de entrenamiento.

Predicción de balance 25-57

Jugador estrella

24 años y a punto de comenzar su quinta temporada en la NBA. Líder de la Alemania post-Nowitzki, esperanza para los Hawks y un jugador de gran calibre en la debilitada Conferencia Este. Schroder se enfrenta al año más decisivo de su corta y a la vez larga carrera, puesto que no tendrá a nadie a su alrededor para hacerle competencia. Anotó unos 18 puntos por partido el año pasado, pero en esta ocasión esa cifra va a tener que incrementarse mucho si quiere que los de Atlanta compitan lo más mínimo. Schroder es rápido, anotador compulsivo y un pasador bastante decente, pero sigue precipitándose demasiado en muchas ocasiones. Budenholzer tiene ahora una nueva misión: centrarlo, potenciarlo y ver si puede convertirse en el eje alrededor del que gire el futuro proyecto.

Esperen actuaciones de muchos puntos y un incremento sensible en sus baremos anotadores y de asistencias. El All-Star podría ser una posibilidad si no fuera por los negros augurios que pesan sobre los de Atlanta, y Dennis solo podrá demostrar su pertenencia en la Liga cuando vuelva a dirigir un equipo de Playoffs. Por ahora, tiempo de siembra para luego cosechar. Hablaremos en un par de años.