Los campeonatos también se ganan en verano

Plantilla Golden State Warriors 2017/2018

Ganaron su segundo anillo en tres temporadas con superioridad, y los Warriors encaran la temporada 2017/2018 como claros favoritos para revalidar el título, quizás aún más que la temporada pasada. Han mantenido bloque, han reforzado el banquillo y su rival directo, los Cavs, se han debilitado. Pero vayamos por partes.

Kevin Durant, Stephen Curry, Shaun Livingston y Andre Iguodala terminaban contrato y entraban en la agencia libre. La continuidad de los dos primeros estaba prácticamente asegurada, mientras que la del base y alero estaba aún en el aire. En este aspecto, ha habido un enorme trabajo en los despachos de la Bahía y una espectacular ingeniería salarial para que todos los números cuadrasen. Curry firmó el contrato más alto de la historia del baloncesto, Kevin Durant renunció a una parte de su contrato para que las cuentas finales saliesen, Livingston renovó, y aunque Iguodala mantuvo varios contactos con otras franquicias, decidió quedarse en Oakland para poder seguir aspirando al título.

Además, aunque sean consideradas piezas secundarias, también continúan los tres interiores: Zaza Pachulia, JaVale McGee y David West. Y por parte de los exteriores que saldrán desde el banquillo, el nivel ha aumentado considerablemente, ya que Nick Young y el israelita Omri Casspi acompañarán a McCaw en la línea perimetral. Por último, se ha hecho un gran trabajo de scouting y de elección en el Draft, eligiendo a Jordan Bell, uno de los jugadores con más potencial de esta edición según los expertos.

Ha sido un verano exitoso para los Warriors, reteniendo jugadores importantes, eligiendo bien en el Draft, firmando jugadores que aportarán, y también porque han salido beneficiados en traspasos de su rival directo. Todo hacía indicar que los Cavs serían de nuevo los máximos rivales de los Warriors, pero los Celtics han resurgido gracias a una serie de movimientos excelentes.

Ya con la firma de Gordon Hayward por los Celtics las distancias entre los dos equipos que se enfrentaron en las finales del Este se redujeron, aunque los Cavs todavía tenían un amplio colchón. Sin embargo, el traspaso que envió a Irving a Boston a cambio de Isaiah Thomas, Crowder, Zizic y una primera ronda del Draft ha acercado mucho el equipo de Brad Stevens al de Tyronn Lue.

En mitad de los debates sobre qué franquicia ha salido ganando después del traspaso, lo único claro que tenemos en este momento, es que los Warriors salen ganando. Su rival más directo se ha debilitado con la salida del mejor jugador del equipo después de LeBron.

Pero los Warriors, antes de mirar al Este, deben concentrarse en su propia conferencia. Hay muchos equipos que se han reforzado muy bien, y que aunque quizás no lleguen al nivel de ellos, pueden poner en dificultades a los de Steve Kerr. Los Rockets han incorporado a Chris Paul, los Thunder a Paul George, y los Wolves han construido un bloque que aspira ya no solo a entrar en playoffs, sino a puestos de factor cancha a favor.

Objetivo de la temporada

 Ganar el anillo. Tienen la mejor plantilla de la liga, a dos de los mejores jugadores, y es el equipo que mejor baloncesto despliega sobre una cancha de la NBA noche tras noche. Como viene siendo habitual las últimas temporadas, pocos partidos se van a escapar en el Oracle Arena, y el número de derrotas seguramente esté rondando los 15 partidos perdidos en toda la temporada. Si las lesiones respetan a la plantilla, los Warriors son los claros favoritos para acabar en primera posición la liga regular, llegar a las finales de NBA, y ganarlas.

En un equipo de tantos buenos jugadores y de más de una estrella, es difícil escoger un solo jugador, pero el ejemplo de sacrificio por el grupo que ha mostrado Kevin Durant este verano se merece un apartado especial. KD ha firmado por dos temporadas y alrededor de 53 millones de dólares, 25,9 millones de dólares por temporada. Esto quiere decir que cobrará menos que la temporada pasada (26,5M$) y ha dejado de ganar el máximo al que podía aspirar, que era de 34 millones por año. Se ha recortado en nueve millones su salario para que la franquicia pudiese mantener a gran parte del bloque que fue campeón en 2017.

La estrella del equipo

En su segunda temporada como jugador de los Warriors, Durant seguro que subirá una marcha más para estar entre los candidatos al MVP. La temporada pasada hizo un gran año, pero aquella lesión de rodilla y una temporada extraterrestre de Westbrook y Harden le privó de optar al premio. Al menos, fue nombrado el mejor jugador de las finales después de ganar su primer anillo de la NBA.