Ilusiones renovadas para conseguir el Larry O’Brien

Temporada para desatar toda la ilusión contenida en Houston. Después de una campaña de MVP de James Harden, únicamente superada por Russell Westbrook, el equipo que entrena Mike D’Antoni ha conseguido a uno de los mejores bases de toda la NBA: Chris Paul. Un traspaso que sorprendió a todo el mundo y que no dejó a nadie indiferente, en el que los Rockets enviaron a Patrick Beverley, Lou Williams, Sam Dekker, Montrezl Harrell, Darrun Hilliard, DeAndre Liggins, Kyle Wiltjer y una primera ronda protegida.

La pasada temporada, la franquicia de Texas acabó en la tercera posición del Oeste, con un récord de 55 victorias y 27 derrotas, desplegando el juego ofensivo que siempre ha intentado inculcar Mike D’Antoni en todos sus equipos. Con James Harden como principal baza en ataque, los Rockets llegaron hasta semifinales de conferencia, donde no pudieron superar a los San Antonio Spurs de Gregg Popovich, cayendo en el total por 4-2. No obstante, en Houston tienen las ilusiones renovadas, y van a por todas…

Chris Paul y James Harden formarán el mejor backcourt de la NBA | FOTO: NBA.com

Como siempre, Daryl Morey ha sacado sus grandes cualidades como general manager para fabricar un equipo de muchísima calidad. Con Chris Paul como principal incorporación, y luchando hasta el final por Carmelo Anthony (que finalmente se ha ido a Oklahoma City), los Rockets han retocado su quinteto titular, donde han perdido la presencia defensiva de Patrick Beverley, pero han ganado la calidad de CP3. Además, también han llegado, aunque en este lado desde el mercado de agentes libres, jugadores para reforzar el banquillo, como PJ Tucker, Mbah a Moute o Tarik Black, además de renovar a Nene Hilario. De este modo, en Houston han conseguido confeccionar un grandísimo quinteto, contando también con un banquillo con muchos puntos en sus manos, en especial de Eric Gordon, mejor sexto hombre de la temporada pasada.

Aunque, eso sí, Mike D’Antoni no ha terminado de tener el equipo que esperaba, puesto que durante todo el verano han intentado traspasar a Ryan Anderson y su importante contrato de prácticamente 20 millones de dólares por campaña. El ‘4’ abierto ha entrado en muchas quinielas, pero las demás franquicias no han querido hacerse con sus derechos.

Lo cierto es que la franquicia, que casualmente ha cambiado de dueño durante este verano, previo pago de 2200 millones de dólares -casi nada-, aunque tiene una gran pinta, también hay muchas dudas detrás. James Harden realizó el rol de base la pasada temporada, formando una gran pareja con Patrick Beverley, que cubría sus carencias defensivas y le daba el balón siempre que lo quería, pero esta temporada tendrá que convivir con Chris Paul, otro jugador al que le gusta amasar el esférico y moverlo a su antojo. D’Antoni deberá realizar malabares para que ambos acaben felices sobre el parqué, pero siendo dos superestrellas del baloncesto, seguramente, no tendrán ninguna dificultad para entenderse.

¿Conseguirá James Harden (y Houston) acabar con la ‘maldición’ de Chris Paul de no haber llegado nunca a una final de la NBA? ¿Convivirán ambas estrellas en este importante proyecto? Estas preguntas tendremos la suerte de ir contestándolas durante el transcurso de la campaña, donde pugnarán en el complicado Oeste por estar en los puestos más altos de la clasificación. ¡Dudas a un lado, seguro que nos divertiremos (y mucho) con estos Rockets!

OBJETIVO DE LA TEMPORADA: Este no es otro que conseguir el anillo. Con Chris Paul y James Harden comandando el barco nada es imposible, y seguro que estarán en la terna para conseguir el ansiado Larry O’Brien.

JUGADOR ESTRELLA:

James Harden viene de hacer su mejor temporada, y a sus 28 años quiere convertirse en el mejor jugador de la NBA. El escolta ‘volverá’ a su posición natural para comandar el equipo junto a Chris Paul, pero todo el mundo sabe que él es la estrella de Houston y que nada ni nadie podrá quitarle este merecido rol.

‘The Beard’ quiere seguir creciendo como jugador, y ya sabemos que nada es imposible para él.